Compartir
Publicidad

Cayo Lara: 'Sin reforma electoral las elecciones son una estafa'

Cayo Lara: 'Sin reforma electoral las elecciones son una estafa'
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El coordinador de IU, Cayo Lara, no tiene un tertuliano que le escriba o le defienda como esos que abundan por las radios y televisiones (con licencia gubernamental) defendiendo al PPSOE (y CiU de comodín). Pero el líder de la tercera fuerza política española, en votos que no en escaños, tiene la virtud de no callarse como cuando exclamó alto y claro que “la Ley Sinde del PP y el PSOE es la de las multinacionales discográficas”.

Ahora ha asomado la cabeza, lo poco que le dejan, un 44% de los españoles, según el CIS, ni sabe de su existencia, para denunciar sin pelos en la lengua que unos comicios sin una reforma de la Ley Electoral suponen una “estafa para la democracia y los ciudadanos”.

Hace bien el político que plantó cara al Pocero en llamar a las cosas por su nombre antes de que el marketing bipartidista ocupe todo el espacio público para ningunear a los partidos minoritarios, que no lo son tanto como se refleja después en el reparto de los escaños.

Partidos minoritarios que a la izquierda del PSOE pueden confluir en una “gran coalición” como la que Joan Herrera, uno de los políticos que más y mejor ha defendido la red, viene defendiendo para presentar una alternativa que incluya a Iniciativa, los verdes que aglutina el ex presidente de Greenpeace y otros partidos del denominado “Espacio Plural” como la CHA.

Demostrado está que las coaliciones, casi obligadas con el actual sistema electoral, salvo para los exageradamente celosos de su identidad (antes sus siglas que los electores plurales), son bien recibidas por los ciudadanos que reclaman más apertura y unidad a la hora de limitar el bipartidismo en las urnas.

No es casualidad que en Italia su particular revolución (voto a voto) se haya decantado por políticos de la minoría (no quemada), de la misma forma que en Alemania los verdes ya han superado en todas las encuestas a una socialdemocracia conservadora que las nuevas generaciones ven con enorme distancia por su perfil de sindicato de cargos, escaso aprecio a la libertad en la red (el medio de comunicación de la gente) e incapacidad de regeneración.

Foto | Izquierda Unida

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos