Compartir
Publicidad
Publicidad

Crece la avalancha de críticas al nuevo concepto de "neutralidad de la red" propuesto por Google

Crece la avalancha de críticas al nuevo concepto de "neutralidad de la red" propuesto por Google
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Accedemos a mantener los principios de la neutralidad de la red en la Internet de hoy, a cambio de vender nuestros principios en la Internet de mañana. Una auténtica hipoteca que permite a las operadoras vulnerar la neutralidad en los cada vez más populares servicios móviles, bloquear lo que deseen bloquear y privilegiar lo que les venga en gana privilegiar, así como desarrollar una “Internet para ricos” en la que este principio regulador y director de lo que ha sido la Red hasta ahora no tenga la menor importancia. Aplicando una cita de Groucho Marx, “estos son mis principios: si no le gustan, tengo otros“.
Hipotecar la Internet del futuro a cambio de un compromiso de las operadoras es, simplemente, una estupidez. La permanente innovación y las leyes del mercado han asegurado en todo momento que las supuestas capacidades limitadas de las redes móviles y la rentabilidad del negocio de las operadoras no estuviesen en ningún momento en peligro: están amenazando a los gobiernos con argumentos falsos, con faroles de jugador de poker. Que Google colabore en algo así no hace más que dar la razón a sus críticos. La historia dirá hasta qué punto tenía Google que haberse metido en un acuerdo así, y qué beneficios le ha reportado.

Enrique Dans, autor de estas líneas, es una de tantas “voces” que conforman una avalancha de críticas que crece y crece. En la indignación, nada contenida, aflora una “nueva” y radical determinación para defender la red. Una avalancha sobre Google, al que se le acaba la fiesta. Se ha hecho mayor.

Los titulares vienen contundentes. Público titula, “Google acepta tumbar la neutralidad de la red móvil”. Juan Varela en la prensa regional escribe sobre el “Internet de peaje, la red premium y la neutralidad (que) está sentenciada”. También en la revista de pensamiento de la Asociación de la Prensa de Madrid.

La utopía deviene en mazmorra
. Ya lo es para Camilo José Cela Conde, que apunta al debate de la “neutralidad de las búsquedas”, que no existe.

Y es que si algo ha tenido de bueno el acuerdo de inspiración oligopolista entre Google y Verizon (y sus “seguidores” en Europa) es que ha despertado conciencia, ¿de qué neutralidad de la red estabamos hablando?.

David Cuen en la web de la BBC, advierte sobre el precedete “para todo el mundo”... si la FCC acepta dejar fuera la “internet móvil” y otros “servicios” como proponen Verizon y Google.

Para Ricky Braginski (Clarín) “la discusión del momento” es si corre peligro la libertad en la Web. Él mismo adelanta la respuesta:

Nada debería permitir que el contenido más visto o demandado tenga mayor prioridad que el resto. Seguramente la red funcionará mejor, pero será un enorme retroceso para el espíritu democrático que dio vida a la red que nos está comunicando en este momento.

También en Banda Ancha, donde a Google le han salido cuernos, creen que su propuesta para la neutralidad de la red es papel mojado y esconde un huevo de pascua: el internet móvil:

La violaciones de la neutralidad se han multiplicado en los últimos años por parte de los operadores móviles. Son estos los que prohíben arbitrariamente la VoIP, el P2P o ralentizan el streaming de vídeo. Incluso te dicen desde qué dispositivos puedes o no utilizar el acceso de internet móvil, por ejemplo cuando prohíben hacer tethering para obligarte a que pagues otra tarifa adicional.
Por lo tanto, necesitamos una regulación para la neutralidad de la red, pero la necesitamos sobre todo para internet móvil. Se espera que en la próxima década, internet móvil sea el medio más utilizado para acceder a Internet.

También desde Argentina encontramos un buen artículo en Mercado, que apunta “a las diferencias internas en Google que habrían culminado con una derrota de los defensores de la verdadera neutralidad de la red… y la “traición” a los viejos principios de la compañía.

Para Google, el proceso es una traición a sus principios, pues el grupo californiano formaliza un profundo cambio de postura, históricamente ligada a “cielos abiertos” para todos los participantes y sus tecnologías. No por casualidad, el Wall Street Journal difundió este martes un documento reservado –fechado a fines de 2008- sobre divergencias internas alrededor de un tema muy riesgoso: el aprovechamiento comercial de datos personales que los usuarios suben a la Red.

En Chile, “único país en el mundo que ha aprobado un proyecto de ley que consagra la neutralidad de la red”, pesa ahora la incertidumbre.

La blogosfera, espontanea y libre, ofrece y comparte los mejores enlaces sobre lo que está pasando y sobre el concepto de neutralidad de la red que Google ha “actualizado”. Los defensores de Google también enriquecen el debate. Libre y abierto. Siga.

En Nación Red | Sarkozy también quiere “proteger” la neutralidad de la red como Google, exluyendo el Internet Móvil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos