Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando la trama Gürtel daba brillo y esplendor al PP más digital

Cuando la trama Gürtel daba brillo y esplendor al PP más digital
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde el Consell de la Presidencia de la Generalitat Valenciana que dirigía Esteban González Pons y desde la Conselleria de Cultura, Educación y Deporte se adjudicaron diversos contratos a empresas relacionadas con la trama Gürtel. La realización de la Guía de la Comunicación del año 2005 y la celebración del congreso de software libre en Castellón se ejecutaron por el procedimiento habitual: adjudicación sin concurso a sociedades de la trama de Correa, Crespo y El Bigotes mediante el "manual de fragmentación de contratos" (fraccionar el objeto del contrato en varios contratos menores para evitar el procedimiento concursal y la publicidad).

Según el sumario del Caso Gúrtel desde 2004 a 2009 la Generalitat Valenciana contrató mediante este tipo de procedimientos con nueve empresas de la trama, principalmente Orange Market, Special Events, Diseño Asimétrico, Down Town Consulting (DTC) y Bomerangdrive. Organizaban eventos para ensalzar la imagen 2.0 del PP y además cobraban por ello. Años después el sueño del linuxero del PP quedaba en nada por los acuerdos entre Microsoft y Camps.

El congreso de software libre en Castellón, planteado a nivel interno, visto lo visto, como una operación de imagen, se adjudicó en su totalidad a Orange Market. El PSOE ha señalado a Esteban González Pons como el primer introductor de Orange Market en los actos institucionales de la Generalitat.

En concreto fue la Consejería de Cultura, Educación y Deporte que dirigía entonces Alejandro Font de Mora, la que pagó cuatro contratos de 12.020 euros (48.080 euros) a la empresa Orange Market para la cartelería del congreso de software libre celebrado en el Palacio de Congresos de Castellón los días 5 y 6 de mayo de 2005 y que había promovido e inaugurado en 2004 Esteban González Pons cuando pasaba por un "heterodoxo" digital que al final ha acabado votando la Ley Sinde.

A esos 48.080 euros de la cartelería, que ya es cartelería, hay que añadir otros 64.403 correspondientes a una factura por montaje de stands que, sin concurso, pagó directamente un ente público llamado Proyecto Cultural de Castellón. Según el portavoz del PSPV-PSOE en Les Corts Valencianes, Ángel Luna, "se aprovechó de esta manera la mayor opacidad de la facturación a través de las empresas públicas vulnerando la imposibilidad de adjudicar directamente un contrato por ese importe". Por aquel congreso la trama corrupta que extiende su red de negocios a la sombra del PP en toda España (Mónaco, Suiza y otros paraísos fiscales) cobró un total de 112.484 euros.

En el sumario hay más. También detalles "tecnológicos" como el regalo navideño del presidente Camps a la prensa en 2005, una memoria USB envuelta en papel de seda dentro de una caja de cartón que se adjudica a la trama corrupta eludiendo concurso alguno y las normas de publicidad y concurrencia. Lo habitual. Era otro regalo de empresa 2.0 para Gürtel.

Una empresa, Down Town Consulting, se dedicaba a sacar las memorias USB de su caja y otra a meterlas en otra caja. Eso justificaba dos facturas para El Bigotes. Una por el "montaje en caja de cartón; extracción de productos del blister; manipulado y envoltorio en papel seda e introducción en caja; empaquetado y la distribución de 1.200 unidades de memoria USB". Otra, Boomerangdrive, empresa vinculada a la trama, se justificaba por la "creatividad" o lo que es lo mismo "el serigrafiado de 1.200 unidades de USB, manipulado y extracción de manual de disco duro y demás componentes del blíster, dice el sumario. En total 22.520 euros por las memorias USB en dos facturas de 10.500 euros y 12.020 euros.

También digitales era los vídeos de ocho y tres minutos de la campaña para fomentar el uso del contenedor amarillo que mediante un proceso negociado y sin publicidad, un procedimiento de adjudicación por el que se invita a una terna de empresas a que remitan sus ofertas. Aquí el procedimiento era remitir tres ofertas desde distintas sociedades pero las tres de la trama. Precisamente además de Orange Market las concurrentes eran las dos "empresas" de las memorias USB.

En el caso de la campaña de los contenedores la oferta de la empresa que gestionaba El Bigotes llegaba a los 119.500 euros por los 140.000 y 160.000 de sus dos "competidoras". El 9 de noviembre de 2004, todo en el mismo día, Vaersa, empresa pública de la Generalitat realizaba la propuesta de adjudicación a la trama, rubricada por un director general, y la hoja de encargo a pesar de que, hasta dos días después, Orange Market no presentó el historial de experiencia en el que se debe especificar los trabajos que había realizado con anterioridad a su primera adjudicación desde la Generalitat.

Pero es obvio que se lo llevó El Bigotes. Lo recordarás llegando a la boda de la hija de Aznar con el inquietante hombre de negocios Alejandro Agag, el amigo de Gadafi y Berlusconi. No recordarás, porque casi nadie lo publicó, que ya entonces un ex secretario de Aznar le vendía bombas de racimo a Gadafi cuya eficacia asesina han podido comprobar los que se oponen al dictador.

De la Gürtel a la Sinde

Pero más allá de los innumerables contratros que de una u otra forma puedan estar relacionados con lo digital o hayan servido para "campañas de imagen 2.0", lo que llama la atención al enfrentarte a lo que se conoce de la Gürtel es la multimillonaria bola de nieve que se va haciendo gigante según se profundiza en la trama y que envuelve toda España (y medio mundo no sólo Mónaco, Suiza o Marruecos y las Islas Man y Caimán) en lo que parece una maquinaria de financiación ilegal del PP a lo Filesa pero con curiosas "apariciones" de alguno del lobby del cine que es también el del ladrillo y el chiringuito audiovisual de la Comunidad de Madrid.

Los que presionaron al PP para aprobar la Ley Sinde aparecen por las esquinas sobre todo para que se las hagan edificables. Por eso alguno está en los papeles de Gürtel que señalan a Madrid. Lo de Gürtel son millones y millones estafados a los ciudadanos, factura a factura, recalificación a recalificación, evento a evento, paraíso fiscal a paraíso fiscal.

En definitiva dinero público o comisiones para beneficiar a empresas desde el poder y transferidas a las sociedades de la trama. El Caso Gürtel ha sido señalado en la página de NoLesVotes junto a otros escandalos que perfilan con trazo desalentador el tinglado de la política en manos de los partidos instalados que es mucho peor de lo que nos están contando.

Para redondear no falta en la trama Gürtel el eterno responsable digital del PP, Álvaro de la Cruz Gil, Director de Innovación Tecnológica del PP y Secretario de Comunicación del PP durante muchos años, así como Secretario General de la Federación de Municipios y Provincias con Rita Barberá. El responsable de internet y nuevas tecnologías del PP que también ha dirigido la S.L Ciudad 21 que facturaba el desarrollo de portales a municipios (ayuntamientos), administraba Internet XXI Soluciones Tecnológicas Avanzadas S.L. y Alium Seguridad (después Serygur S.L) también beneficiada con adjudicaciones por los dos gobiernos habituales. El digital del PP ahora anda en el negocio de los resorts y los campos de Golf para la gente bien. Ana Mato y familia, invitada por la trama, viene a la memoria.

Un personaje multidisciplinar, Álvaro de la Cruz, que también hacía encuestas a través de una de sus sociedades que luego se publicaban en la prensa y en las que imaginamos que el resultado no tendría nada que ver con la estrategia del PP. El caballero, por cierto, ha vuelto a la actualidad al conocerse que registró el dominio del partido asturiano de Álvarez Cascos al que ya sirvió como jefe de gabinete en el Ministerio de Fomento.

Es la derecha digital. Una careta que intentó esconder su cara más dura.

Foto | ppcv

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos