Compartir
Publicidad
Publicidad

De la #ACTA a la #CETA: el plan B de Gallo y De Gucht

De la #ACTA a la #CETA: el plan B de Gallo y De Gucht
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras el rechazo espectacular del pleno del Parlamento Europeo al tratado bazofia ACTA, sus defensores no se han dado por vencidos y ya han vuelto a la carga. Y como viene siendo tan lamentable como tradicional, lo hacen a espaldas de todos, por la puerta de atrás, con veranidad, alevosía y mala, muy mala idea.

Como no han conseguido que se apruebe ACTA en su totalidad, los interesados intentan ahora colar algunas de sus secciones mediante un acuerdo comercial bilateral entre la Unión Europea y Canadá.

En dicho acuerdo, de nombre CETA (Canada – EU Trade Agreement), aparecen cláusulas de ACTA como la que fuerza a los ISP a entregar los datos de cualquier sospechoso de haber cometido el crimen de infringir el copyright de algo o de alguien.

El acuerdo CETA se encuentra en la fase final de negociación y, según la opinión de Michael Geist, profesor de derecho en la universidad de Ottawa y la persona que ha desvelado todo el asunto, la intención de los defensores de ACTA es, concluir el acuerdo con Canadá incluyendo las cláusulas más perniciosas de ACTA.

Una vez se apruebe, la intención de la Comisión Europea es volver al Parlamento a decir a sus señorías que, habiendo aprobado un tratado comercial con esas cláusulas, no pueden bloquear un tratado, ACTA, que contiene exactamente lo mismo.

Posiblemente ACTA se usó como una plantilla inocente cuando era aceptado en los círculos políticos. El hecho que su contenido continúe vivo aún cuando ha sido rechazado en Europa sugiere que estamos ante un intento deliberado de tirar adelante todo este tema.

Ya lo avisaba la Comisaria Gallo, la que considera terroristas a los críticos con ACTA. Mientras el Comisario Karel de Gucht, acusado de ocultar más de un millón de euros a Hacienda, seguía con sus artimañas y triquiñuelas, Gallo, que no solo tenía un Plan B sino que se jactaba de tener todo el alfabeto, incluso comentó que igual cabía cambiar el nombre a algo que, según ella, nadie conoce a fondo pero que todos están en contra.

Así funciona el lobby del copyright. De buenas, nadie en su sano juicio aprueba sus propuestas, así que las intentan colar de tapadillo, por la puerta de atrás y a la fuerza, sin importarles qué ni quien se lleven por delante.

Via | The Independent Foto | Wikipedia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos