Compartir
Publicidad
Publicidad

Ecos de una sentencia que inaugura la web miedosa

Ecos de una sentencia que inaugura la web miedosa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¡No tengáis miedo! - Juan Pablo II

Aunque el titular elegido por Ion Antolín Llorente dice “Teddy Bautista (SGAE) pone contra las cuerdas a Julio Alonso (Weblogs SL) y a la Web 2.0”, queda la decidida disposición a pelear del demandado y el próximo combate que se disputará en el Tribunal Supremo. Sobre el fondo “político” de la sentencia, el bloguero del siempre interesante Cuarto Poder, se posiciona claramente:

Condenar al propietario de un blog por el comentario que ha hecho un tercero en su bitácora es algo tan excesivo como peligroso. En primer lugar, el único responsable de la injuria debe ser el que la firma. Si esto último no existe, hay recursos tecnológicos suficientes para identificar al autor, y el ordenador desde el que introdujo el comentario denunciado. A partir de ahí, el que se haya sentido insultado ya tiene con quién dirimir su disputa en los tribunales. Nada más. Atacar por elevación al dueño de la bitácora tiene que ver con acotar espacios a la libertad de expresión.

Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas y candidato a la Asamblea de Madrid por Ciudadanos (C´s) nos enviaba una breve declaración en las que manifestaba que “con esta sentencia se confirma la ruptura con el artículo 17 de la LSSI, donde se exime de responsabilidades a los proveedores de servicios sobre los contenidos que albergan, justamente lo que las Sgaes querían (...) el “caso putasgae”, abrió esa tendencia en la que nuestra jurisprudencia apuesta por dar más importancia al lobbie del bussines cultural que al desarrollo de la Sociedad de la Información”.

En el ámbito político se ha demostrado, una vez más, que la SGAE es mucha SGAE y la blogosfera libre una pieza a batir que no encontrará defensores entre la casta. La excepción, además del chico del barrio de los internautas, la minoría liberal y el Partido Pirata. No busques más.

El pequeño partido liberal-libertario de Juan Pina ha sido el más contundente. Cuestión de principios. En un comunicado publicado en su web con el título ‘El P-Lib apoya a Julio Alonso’ expresa su solidaridad con el bloguero pero sobre todo hace una valoración sobre el fondo de la cuestión:

La jurisprudencia que puede sentar esta decisión es terrible para cuantas personas mantienen un blog, ya que les obliga a establecer unos controles y un nivel de moderación que, en primer lugar, exceden con frecuencia las capacidades de un medio de comunicación tan modesto como es un blog; y, en segundo lugar, coartan la libertad de expresión y refrenan la espontaneidad de los debates. Los blogs constituyen en conjunto el primer gran medio de comunicación distribuida y libre de la humanidad, carente del control insidioso del Estado o de otras instancias de poder. El orden espontáneo de la libre acción humana emplea la blogosfera sin las cortapisas de un Estado entrometido ni de una administración de Justicia indigna de tal nombre, incapaz de comprender la evolución social y tecnológica, y valedora, contra esa evolución, de los más caducos representantes de una sociedad y una economía constreñidas, centralizadas y controladas. La SGAE es una entidad que repugna a millones de españoles, y la expresión libre de esa repugnancia seguirá abriéndose camino en los blogs y en la calle por más que intenten impedirlo unos jueces tan obsoletos como los ropajes que visten. Las puñetas no podrán amordazarnos. El P-Lib brinda a Julio Alonso todo su apoyo y espera que prospere su recurso al Tribunal Supremo.

El Presidente del Partido Pirata, Ángel Vázquez, le dedica a Julio Alonso un original post de 147 links cuyo destinatario final es la SGAE.

En los diversos titulares de la noticia elegidos por los medios se adivinaba un cierto matiz editorial o interpretación de lo que se sustancia. Por ejemplo en el diario gratuito Qué se dice “Los comentarios vertidos por terceros en tu blog o página web te pueden salir muy caros”. Muy Computer, práctico e irónico, titula: “Estimado lector, no critiques en nuestro portal a la SGAE que nos multan”. “La Audiencia ratifica la condena a Julio Alonso por difamar a la SGAE” dice Telecinco. El País casi lo mismo: “La Audiencia ratifica la condena a Julio Alonso por difamar a la SGAE”.

‘Jueces españoles contra internet’, es el beligerante titular elegido por Antonio José Chinchetru. Al final del artículo el columnista de Libertad Digital hace saber a sus lectores que ha recuperado la petición que les hizo a finales de febrero:

Si tiene algo que decir, hágalo con suma educación y sin expresar nada que pueda parecer un insulto. Supongo que no quiere que este periódico y yo mismo nos veamos ante un tribunal por algo que usted ha escrito.

Quieren una web cerrada, servil, modosa y miedosa. Pero los internautas como los niños y los viejos filósofos se hacen preguntas.

En Nación Red | Confirmada la multa a Julio Alonso por los comentarios contra la SGAE que terceros publicaron en su blog

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos