Compartir
Publicidad
Publicidad

El Queso Parmesano y las presiones de Sarkozy a la Comisión Europea retrasan la firma de ACTA

El Queso Parmesano y las presiones de Sarkozy a la Comisión Europea retrasan la firma de ACTA
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Acuerdo básico en las negociaciones sobre el ACTA pero no acuerdo total. Habrá que dejarlo para dentro de unas semanas. La Unión Europea y los Estados Unidos discrepan, por ejemplo y no suavemente, sobre el queso parmesano.

Real como la vida misma de las negociaciones internacionales. Ironías de la burocracia y el proteccionismo cebón y burgués. Europa quiere una amplia protección para sus "denominaciones" especialmente en relación con los alimentos tradicionales, como el queso parmesano. EE.UU teme ver sus variantes de "queso parmesado" Kraft como un producto ilegal. El cazador, cazado.

En Tokio, dicen, ha sido el tema estrella. Esperamos, sinceramente, que las informaciones que llegan al respecto no conviertan en real el rumor que señala a este escollo como el principal para no haber firmado ACTA. Repele pensar en que las discrepancias sobre el acceso a los medicamentos genéricos o la censura en la red sean nimias comparadas con el intenso debate sobre el Parmesano.

Lo que no es un rumor, más allá de su influencia en la firma del acuerdo, es que Europa realmente exige cita expresa en ACTA al Parmesano y otras delicatessen como el jamón de Jabugo, nuestro oloroso Jerez, el Oporto portugués y el Champagne francés, quizás última esperanza de que Sarkozy eche marcha atrás. Por seguir con la ironía parmesana, que no es tal.

Mientras que los Estados Unidos y algún gobierno títere que le hace el juego, quieren un acuerdo más protector y policial o imperial con duras sanciones pre-reguladas y de obligado cumplimento (competencias para el Comité ACTA) sobre derechos de autor, en especial, en relación con la industria del entretenimiento de EE.UU y por lo tanto Internet.

Quesos, vinos y jamones al margen. La Comisión Europea ha hecho valer en Tokio su posición, no tan extremista como la de Sarkozy y otros gobiernos europeos con mayoría en el Consejo. Según lo poco que ha trascendido los negociadores europeos han discrepado con la representación de EE.UU y Japón en aspectos relacionados con la criminalización global en la aplicación de las nuevas normas de propiedad intelectual.

Las conversaciones han enfrentado a los americanos con los negociadores europeos sobre el ámbito geográfico y judicial en el que las personas que violen la ley de patentes deben ser procesadas. Pero según interpretan medios de EE.UU los negociadores habían llegado al final de la semana a un principio de acuerdo. La prensa de EE.UU cita a un alto funcionario, que pidió no ser identificado.

El Comisario europeo de Comercio Karel De Gucht, proACTA, pero enfrentado con Sarkozy por su radicalidad e impaciencia, ha dado la bienvenida a los importantes progresos realizados en Tokio, según un portavoz de la UE.

Este mismo portavoz adelanta que el resto de "elementos pendientes" se trabajarán en las próximas semanas. Según periodistas, bien relacionados, que siguen la actividad de la Comisión Europea en Bruselas, el acuerdo es "inevitable" aunque en algún aspecto sea de mínimos y se deje a cada ámbito regional o nacional legislar en relación con las competencias que no tendrá ACTA, siempre sobre la idea de endurecer la legislación, pero estas mismas fuentes (o por eso mismo) dan por hecho que:

La disposición de Europa a firmar es total

El pasado mes de agosto después de una reunión "discreta" en Washington DC los negociadores dieron garantías de una firma inminente y probablemente en Tokyo. Pero no ha podido ser. Ahora se está a la espera de que sea publicado el texto del acuerdo o borrador como ha sucedido, muchas veces mediante filtración, después de finalizada cada ronda.

Funcionarios que han participado en las negociaciones han explicado que ahora la prioridad es que las grandes naciones comerciales que abandonaron las reuniones como China, la India y Brasil finalmente vuelvan a la mesa y se se unan al pacto que se firmaría antes de finalizar el año como espera el Consejo Europeo.

Hemos recorrido un largo camino pero todavía hay que cerrar algunas lagunas que quedan sin las que no habrá acuerdo

Esta es la advertencia de la Comisión Europea, que ha dejado notar el exceso de presión que contra ella se ha ejercido en distintos niveles y asuntos en los últimos días. Además algunos comisarios siguiendo el mandado del Parlamento Europeo quieren hacer partícipe a la sociedad del acuerdo antes de la firma y tratan de evitar que se establezca una normativa internacional vía ACTA que afecte a los medicamentos genéricos que llegan a los países más pobres. El actual borrador y las pretensiones de algunos países permite la incautación de estos productos en las aduanas.

Los países que promueven ACTA, un club de muy pocos países, tratarán a lo largo de este mes de ampliar el número de participantes y firmantes, además de a China, Brasil y la India, al resto de Asia y otras regiones, como Oriente Medio y África donde se celebrará, tal y como ha informado Nación Red una conferencia para vender las bondades del acuerdo.

Pero mientras no haya acuerdo hay esperanza. Conviene recordar que Miriam Sapiro, Embajadora Comercial de EE.UU se presentó en Tokyo a mitad de semana para anunciar que habría acuerdo. No ha sido así.

El hecho de no llegar a un acuerdo en Japón es visto por el profesor y activista anti-ACTA, Michael Geist, como un revés para los EE.UU. y el país anfitrión, Japón. Una declaración oficial presumiblemente se dará a conocer el lunes. La filtración del documento en cualquier momento.

Nación Red | El Manifiesto internacional contra ACTA advierte de una regresión social y civil sin precedentes Foto | Directo al Paladar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos