Compartir
Publicidad

El Pentágono y su nueva estrategia para la seguridad de Internet (Segunda parte)

El Pentágono y su nueva estrategia para la seguridad de Internet (Segunda parte)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos con el repaso a la Estrategia para operar en el Ciberespacio, publicada el 14 de Julio por el Departamento de Defensa.

Tras ver la preparación del contexto y las dos primeras iniciativas estratégicas, en los que el Pentágono declara Internet como nuevo campo de operaciones y se reseñan nuevos conceptos de defensa, seguiremos con el tercero de los cinco pilares.

Cabe recordar que, por mucho que todo parezca sacado de un libro de espías, se trata de información pública y verídica, disponible directamente de la fuente original.

Iniciativa 3: intenciones del Departamento de Defensa para la cooperación con otras agencias del país

Así como con el sector privado. Recordemos que nadie está a salvo del terrorismo internacional de Internet.

Desde los Proveedores de Servicio (ISP) hasta las grandes cadenas de logística y distribución de mercancías, sobre los cuales el DdD no tiene ningún tipo de control.

Por eso se establece una estrecha colaboración con el Departamento de Seguridad Nacional (DSN en adelante), con el fin de compartir información e ideas al respecto "de los nuevos desafíos del ciberespacio".

La colaboración entre estos dos departamentos, dice el informe, provocará un aumento de la seguridad en tres vías. La primera reafirma los límites que marcan las leyes para la colaboración del DdD y el DSN (personalmente, me suena a falacia).

La segunda, con la colaboración de los departamentos, se aumentará la efectividad de las misiones de cada uno de ellos, especialmente aumentará la comprensión de las necesidades de ciberseguridad y asegurará la protección de la privacidad y las libertades civiles (se confirma la falacia).

En tercer lugar, dicha colaboración ayudará a conservar los recursos y presupuestos.

Con éste acuerdo, se asegura que el DSN podrá mejorar la protección de la rama del Gobierno Ejecutivo (el dominio .gov), trabajando en conjunto con los gobiernos de los estados, locales y tribales (si, ahora las naciones indias también cuentan), el sector privado y, así, coordinar una mejor defensa de las infraestructuras críticas.

Tres falacias completas ya que, primero, las leyes a las que están sujetas ambos departamentos nunca estuvieron claras y si lo estuvieron no se respetaron, y solamente cabe recordar el episodio de las escuchas ilegales por parte de la NSA a ciudadanos americanos dentro del país.

Segundo, es muy cínico asegurar que imponer unos sistemas de control y monitorización en tiempo real aumenta la privacidad y las libertades civiles.

Y en tercer lugar, el coste de esos sistemas de control asciende a cifras en billones de dólares.

También se comenta la creación y funcionamiento de la Base de datos de la Industria de Defensa, poniéndola como un "claro ejemplo" de las bondades de la "colaboración voluntaria" de compartir información privada en aras de la seguridad global.

Iniciativa 4: las alianzas internacionales "para reforzar la seguridad colectiva"

Logo de la OTAN

Básicamente, una réplica del plano físico ya que se trata de que todos los aliados adopten las medidas que dicten los ciber-paranoicos, como ya han hecho en Alemania, el Reino Unido y están a punto de hacer en Austria.

De ése modo, se podrá compartir información vital (para los intereses de la administración norteamericana). ¿Recuerdan la famosa Guerra de las Galaxias o el Escudo Anti-Misiles? Pues lo mismo, pero con Internet.

En los dos casos anteriores, especialmente en el segundo, se usó la amenaza de los "estados tiranos" para extender su aplicación en todo el planeta.

Ahora, con la amenaza de un enemigo invisible, se busca exactamente lo mismo, extender el miedo para que el resto de países y naciones adopten los esquemas de "cooperación voluntaria" diseñados por los ciber-paranoicos.

Otra vez se puede leer el cinismo imperante. En las páginas 9 y 10:

Las acciones internacionales del DdD apoyarán la Estrategia Internacional para el Ciberespacio de los Estados Unidos y el compromiso del Presidente para respetar los derechos fundamentales, la privacidad y la libre circulación de la información. El DdD asistirá los esfuerzos de los Estados Unidos en el avance del desarrollo y la promoción de normas internacionales sobre el ciberespacio que promuevan la apertura, la interoperabilidad, la seguridad y la fiabilidad.

Iniciativa 5: crear toda una red de soporte de empresas, personal, tecnología y conocimiento

Se pretende hacer con el fomento de nuevas empresas, competiciones de talentos en tanto a ciberseguridad con posibilidad de "disfrutar de las maravillas de la vida en el ejército" a los ganadores, más control en los desarrollos de tecnologías y sistemas destinados a Defensa...

En definitiva, asegurarse que todo sea un sistema auto-sostenible. Ya sea con la incorporación de genios de la computación, nuevas empresas tecnológicas que desarrollen nuevos productos, o la 'fidelización' o captación de las ya existentes, y todo con el objetivo de

desarrollar nuevas capacidades, y más seguras, capacidades para el ciberespacio que sean significativamente más resistentes a cualquier actividad maliciosa.

Para ello se prevén incentivos y bonificaciones para aquellas empresas que desarrollen esos nuevos productos, o directamente integrándolas en iniciativas como la Investigación e Innovación en las Pequeñas Empresas. En definitiva, 'ayudar' a la 'cooperación' del sector civil en las actividades militares del país.

Conclusiones finales

Ya para terminar, el documento incluye las conclusiones de los militares.

Mediante la realización de las actividades señaladas en ésta estrategia, el DdD capitalizará las oportunidades que se ofrecen al Departamento por el ciberespacio; defender las redes y los sistemas del DdD contra intrusos y actividad maliciosa; apoyar los esfuerzos para reforzar la ciber-seguridad en los aspectos inter-agencias, internacional y de los socios críticos de la industria; desarrollar capacidades robustas y nuevas asociaciones. Ésta estrategia guiará la defensa de los intereses de los Estados Unidos en el ciberespacio, de forma en que tanto los Estados Unidos como sus aliados puedan seguir beneficiándose de las innovaciones de la era de la información.

Curiosa forma de beneficiarse de la era de la información del Presidente de los Estados Unidos, que recordemos que es el responsable último por ser el Comandante en Jefe, que asegura que declarando la guerra a Internet, la administración Obama protegerá la libertad de expresión, la privacidad y el libre comercio.

El documento entero destila retórica ciber-paranoica. Enemigos invisibles, ataques por sorpresa, jerga militar, ataques, resistencia, operaciones tácticas...

Todo ello destinado para instaurar la terapia del miedo y provocar que todos aplaudan unas medidas que solamente buscan una cosa: el control de Internet.

¿Internet policial? No, Internet militarizada. Y no es ninguna teoría de la conspiración. Es negro sobre blanco en un documento público. Y tienen toda la intención de llevarlo a cabo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos