Compartir
Publicidad
Publicidad

El por qué, el cuándo y el cómo traicionar los intereses de tu país en favor de una potencia extranjera

El por qué, el cuándo y el cómo traicionar los intereses de tu país en favor de una potencia extranjera
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


De izquierda a derecha: Bob Pisano (Presidente MPA), Pedro Pérez (Presidente de FAPAE), Miguel Ángel Benzal (Director General EGEDA), Inocencio Arias (Cónsul General de España en Los Ángeles), Enrique Cerezo (Presidente de EGEDA)

Se nos dijo que la Ley ‘Sinde’ era una ley antidescargas que buscaba proteger a los autores. Se nos dijo —a los ciudadanos de éste país— que pertenecíamos a la peor calaña de piratas de entre todos los países. Nosotros con afán de extraer la Verdad de toda está maraña nos hemos dado a la tarea de entender lo que ocurre, ¿Qué hay detrás de la Ley Sinde? Síguenos en este viaje en el que conocerás con nombres y apellidos el Cómo, el cuándo, y el por qué una pléyade de abogados y gestores traicionan los intereses de su país en favor de una potencia extranjera.

Después de muchas sospechas los cables de la Embajada Norteamericana en España revelaron la auténtica motivación del gobierno, que no ha sido otra que ceder a las presiones del amigo americano: EEUU, que, defendiendo los intereses de los grandes estudios en Hollywood trazó un plan movilizando a sus embajadas para que cada país rehiciera su legislación local a la medida de los intereses de su industria cinematográfica. Es más, el PSOE fue más papista que el Papa y no sólo cedió a las presiones, sino que solicitó más presión por parte de EEUU contra otros partidos.

Y es que hay un dato bastante revelador que está en la base de todo. La cuota de mercado del cine Español en nuestras salas ronda siempre entre el 13% y el 16%, el año pasado fue de un 15,55%, todo un record, según los datos del mismo Ministerio de Cultura (léase pág. 73). En cambio, el cine Made In USA posee más del 70%.
Esta ley está hecha para proteger al cine americano, no al cine Español como pretenden vendernos, la academia del cine no es más que un corre-ve-y-dile en manos de agentes más poderosos y más influyentes. Eso es lo que no quieren que veamos.

¿Pues, de dónde salen todos los movimientos desde España para levantar esta Ley? ¿Quién está detrás? Aquí hay muchos actores y muchos nombres pero un hilo conductor que los une a todos, una cadena de mando, que empieza en los Estudios de Hollywood y termina en el Congreso de los Diputados que es donde se sancionan las leyes en nuestro país.

Buceando en el organigrama del consejo directivo de EGEDA, presidida por Enrique Cerezo; Entidad que creó, organizó, y que ahora gestiona y cobra el Canon Digital, nos encontramos con un nombre que nos resulta familiar: Chris Marcich. Investigando un poco más descubrimos su procedencia: el tal Chris para los amigos, se trata nada más y nada menos que de Christopher P. Marcich, el Presidente y Director General de la MPAA para Europa.

MPAA - La Mano que mueve los Hilos class=

La MPAA (Motion Pictures Asociation of America) es una asociación muy influyente que se encargada de representar los intereses de, a ver si os suenan estos nombres: Warner Brothers, 20 Century FOX, Universal Studios, Paramount, Sony Pictures y Disney.

¿Qué hace el alto representante de los estudios norteamericanos en el seno de una asociación (EGEDA) que se supone defiende los intereses de “nuestro” cine?
¿No se supone que son “competencia”?
Al menos en la práctica lo son, porque los cineastas españoles no dejan de quejarse de que el predominio de cine norteamericano hace que el español no tenga salida en la distribución y exhibición. Entonces, ¿qué está pasando aquí?

Ya que nos pica la curiosidad vamos a seguir escarbando.

Enrique Cerezo, gerente de EGEDA, junto con el resto de entidades de gestión de derechos como SGAE, Promusicae, FAPAE,... etc. formaron hace dos años una asociación para la defensa de “sus” intereses llamada La Coalición, presidida por un tal Aldo Olcese, viejo conocido de Nacion Red.

Esa Coalición se ha dedicado a falsear estadísticas, comprar voluntades y presionar al poder político tratando de frenar el avance de la sociedad de la información. ¿Pero cómo es posible que las ganancias del canon den para tanto? la EGEDA, con Enrique Cerezo a la cabeza, se queda con ése dinero que sale de nuestros bolsillos y gran parte de ello se diluye en el camino, así que, ¿de dónde sacan tanto monto para encargar estudios, movilizar a la prensa?... Bueno, investiguemos las fuentes de financiación de nuestra castiza Coalición: Y, una vez más surge nuestra amiga la MPAA, a través de la IIPA, quien elaboró el Informe 301, un gran conglomerado que une al cine americano (MPAA) con las discográficas americanas (RIAA).

Y toda esta madeja de abogados, administradores, lobbys y gestorías de derechos que pertenecen a otras aún más grandes, una tras otra como si de una muñeca rusa se tratase, no han publicado un disco en su vida, no han dirigido nunca una película, no son autores de nada. Pero eso sí, tienen muchos intereses en este asunto. Vamos a tirar del hilo:

Enrique Cerezo, cuya cara nos es conocida gracias a que se trata del presidente del Atlético de Madrid, fue colaborador necesario, según la sentencia del Tribunal Supremo y también sucesor de nuestro amigo Jesús Gil y Gil. Es también el directivo a la cabeza de EGEDA y dueño de gran parte del patrimonio cinematográfico español. Él es quien en última instancia gestiona el Canon. ¿Quién fue el primero que dijo que no se devolvería el dinero del canon mal cobrado?. Es muy fácil ver la correlación. EGEDA, y Cerezo, sin el Canon no son nada.

Otro personaje en liza es Pedro Perez, el presidente de la FAPAE, una asociación que integra a la práctica totalidad de la empresas de cine, televisión y publicidad en España (Ya no hablamos sólo de el cine, sino las Teles y toda la Publicidad en España). Es uno de los hombres con más poder y más intereses en este asunto. Se trata de un antiguo constructor, vicepresidente de la Constructora San José, que con su ayuda ha conseguido grandes operaciones urbanísticas en Madrid debido a sus buenas relaciones con Esperanza Aguirre y Zaplana. Él es, quien junto con Eduardo Campoy, los que han recibido a los Internautas esta mañana en la Academia del Cine.

¿Unimos los puntos?

Ante la Verdad no cabe el cinismo, ni el “todos son iguales”; estamos hablando del derecho a ser juzgado por un juez, con ciertas garantías democráticas. Y con los derechos no se negocia, con los derechos no se puede ceder. Precisamente lo que ellos quieren es que el pueblo piense que “es inevitable”.

¡Defendamos al Cine Español!
Resulta que si el más dañado por la piratería es el cine americano que es el que no te deja vivir… ¿Por qué ésa defensa a ultranza? ¿por qué no crear canales para mostrar la producción propia, hecha en España? ¿Por que no crear otro modelo pensado para nuestro público donde sí podamos competir?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos