Compartir
Publicidad
Publicidad

Eric Schmidt (Google) interrogado en el Senado de los EE.UU.

Eric Schmidt (Google) interrogado en el Senado de los EE.UU.
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El presidente de Google, Eric Schmidt, defendió ayer a su compañía, ante el subcomité antimonopolio del Senado, de las acusaciones de alterar los resultados de las búsquedas y de las veladas amenazas de los senadores que se referían a Google como un "conglomerado de internet" que quizás no deba compatibilizar su servicio de búsquedas con tener una gran cartera de productos y servicios especializados.

El presidente del subcomité, el demócrata Herb Kohl, explicaba al "auditorio" que "a medida que la búsqueda en Internet se ha convertido en un importante canal de comercio electrónico, Google se ha vuelto más dominante y poderoso, y parece que su misión puede haber cambiado". Su misión, la de los legisladores, venía a decir el senador Kohl es "asegurarnos de que pueda surgir el próximo Google", defender la competencia, atacar los monopolios.

Fue el senador republicano, Mike Lee, quien, hizo las acusaciones más concretas ante un gráfico que mostraba resultados de búsqueda, indicando que era "obvio" que la compañía había "alterado" el algoritmo de búsqueda para favorecer a sus productos, servicios y empresas adquiridas.

Preguntado por los detalles sobre cómo funciona el algoritmo de búsqueda de Google, el directivo se limitó a señalar que la compañía lo cambia "cientos" de veces cada año, y que en ocasiones, la mejor respuesta a una pregunta no es una página web, sino un mapa - como los de Google Maps - o un vídeo -como los de Youtube".

Eric Schmidt enfadó a los senadores, incluso a los que se declaran "enamorados de Google", aunque recelosos del poder de las grandes compañías, como el siempre incisivo senador Al Franken, cuando dijo desconocer - apeló a la falta de detalles técnicos para dar una respuesta - porque aparecen productos de su empresa tan bien posicionadas en las búsquedas de prueba realizadas por el propio comité del Senado. Eric Schmidt se limitó a responder:

"Google no hace nada para bloquear a ninguno de sus competidores ni a otras fuentes de información. Nos dedicamos a elaborar búsquedas para usuarios, no para páginas web y, hagamos lo que hagamos, siempre habrá algunos portales que queden insatisfechos con su posición en la lista" en búsquedas de internet", se defendía Schmidt.

Lo mejor de la apertura de internet es que si a los consumidores no les gusta lo que les ofrece un sitio de la red, pueden cambiar con rapidez a otros servicios. Los consumidores tienen un amplísimo abanico de opciones desde las que acceder a la información.

Algo que no compartían las empresas que sostienen que Google muestra en los primeros resultados de búsqueda sus propios productos en detrimento de la competencia y que también comparecieron ante el Comité Anti-Trust del Senado. Es el caso de Yelp, NexTag o Expedia.

Como un mazazo sonaron las palabras de Jeffrey Katz, director ejecutivo de la empresa NexTag, que explicó a los senadores que Google fue "un excelente socio para nosotros durante muchos años", pero que la relación se había vuelto muy tensa por el asunto de las búsquedas:

Hoy en día, Google no juega limpio. Google sesga los resultados a favor de sí mismo y en contra de los competidores como nosotros

Como recuerda Greg Sandoval, dos meses después de que Bill Gates compareciese ante el mismo subcomité del Senado, su compañía fue demandada por el gobierno en aplicación de la Ley AntiTrust.

Foto | jolieodell

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos