Compartir
Publicidad
Publicidad

Iñaki Gabilondo: "Internet es la excusa perfecta para los manipuladores"

Iñaki Gabilondo: "Internet es la excusa perfecta para los manipuladores"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El periodista trata una mercancía delicada que ha de ser tratada con garantía. Ahora Internet es la excusa perfecta para los manipuladores. E Internet es tan solo un instrumento que necesita buenos cocineros que le den la cocción adecuada.

Iñaki Gabilondo ha almorzado con su amigo Juan Cruz, dos históricos del grupo PRISA, y le ha hecho confesiones tan exquisitas como la que encabeza este post antes de pagar 123,12 euros por una comida para dos. Buen retratro de El fin de una época, título del libro que está tarde ha presentado la cara más popular del grupo de Cebrián y la familia Polanco en el Círculo de Bellas Artes en compañía de su hermano Ángel, ministro de Educación.

No sería justo hacernos eco y modestamente replicar a otros representantes de la burguesía “progresista” española (o Rouco Varela) cuando han lanzando sus puyas contra internet y no destacar, al menos, las declaraciones de Gabilondo.

A Iñaki, en casa lo llamamos así, se le puede sugerir que la excusa y condición perfecta para los manipuladores era y es no tener competencia o vulnerarla con prebendas políticas (subvenciones, publicidad institucional, concesiones y licencias). Cuando en esa época que termina había que ser multimillonario o amigo del poderoso para ser editor de un periódico de papel o contar con la licencia o concesión gubernamental para tener una gran cadena de radio o televisión. Esa sí que era la excusa perfecta para los manipuladores al servicio de la partitocracia, todos los medios sin excepción.

Los medios de papel, las televisiones y las emisoras de radio han manipulado mucho en España. Antes de Google. Antes y después de Internet. Por eso los periodistas están muy mal valorados por la opinión pública, como los políticos, y eso es porque la gente no les distingue. En España los editorialistas, columnistas y tertulianos, como los jueces, son de partido. Es el estertor de una época que la gente asocia a la manipulación, precisamente. Mucho antes de internet.

Según Julian Assange lo han hecho en todo el mundo: “Los periodistas han dejado al Estado y a las grandes empresas salirse con la suya. Los medios de comunicación establecidos son parte del problema”.

La excusa perfecta y el territorio ideal para los manipuladores era no tener la competencia del periodismo-ciudadano que ha propiciado internet. Pero en esta nueva época cualquier ciudadano puede mantener un blog, un periódico, una revista, una radio y una televisión sin depender de la licencia gubernamental (y de la publicidad institucional). Es el revolucionario milagro de Internet.

Ya no hay que llamarse Lara, Godó, Polanco, Torcuato Luca de Tena o Berlusconi, que ese sí que ha manipulado mediante la excusa perfecta: la televisión. Proporcionalmente, yo creo, se manipulaba más en aquella época de libertad de expresión reservada para los del coto cerrado. Al comprar un periódico de papel, poner la tele o la radio se manifiestan los vestigios de aquella época.

Foto | Casa de América
Vía| El País

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos