Compartir
Publicidad

La #formularubalcaba no va con Rubalcaba

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Rubalcaba quiere mirarse en el espejo de Obama - ABC

Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato socialista a la presidencia del Gobierno, se ha estrenado en las redes sociales de una manera peculiar y es que sus asesores, cuesta creerlo, se han decantado por un formato televisivo para la jornada inaugural.

Los "tuits" del candidato son esas respuestas "a viva voz" y mirando a la presentadora del acto, María González Veracruz, secretaria de Nuevas Tecnologías del partido, que le rebotaba, también "a viva voz", algunas preguntas que le hacían al candidato a través de Twitter un grupo de usuarios que encima, no pocos, eran conocidos periodistas. Como diseñado por un ememigo de Obama. ;-)

Queda lo mejor. Un grupo de expertos en redes sociales y voluntarios sintetizaban las respuestas de Pérez Rubalcaba para convertirlas al formato Twitter. Son los escribanos o negros del perfil @conRubalcaba. Pero ellos no necesitan escuchar al candidato. Cuando ya se había marchado han seguido respondiendo preguntas en su nombre. Para ellos no era su primera vez. Dicen que son Ferraz 2.0. Los puedes intuir detrás del cristal (transparencia) en el vídeo del peculiar acto.

A Rubalcaba le han tomado el pelo. ¿Le deberían haber sugerido traspasar el cristal para contestar a las 16 preguntas con transparente naturalidad? No, el error es de raíz. El candidato no es un hombre de este tiempo ni se ha reciclado. Es como Rajoy, un candidato de antes de Google. Por eso forzar a Rubalcaba a saltar a una arena que no es la suya es contraproducente pues queda como el bombero-torero o Don Tancredo pero dando saltitos.

A Rubalcaba, los que le quieran como candidato de éxito, le deberían haber puesto sobre la mesa de su despacho una campaña creíble y honesta. Rubalcaba es alguien que no ha pasado por unas primarias (clave Obama/Ségolène) - más bien las ha liquidado - ni despertará la ilusión para llenar el call center del voluntariado civil (no militante) como aquello de la Obamanía y la Ségosphère.

Un genio que siempre hace la misma web fue capaz de vislumbrar una identidad política fuerte en el déficit "primario y digital" de Sarkozy. Alguien que no dependía de las modas ni participaba en mascaradas pero que tampoco despreciaba el potencial de internet. El perfil Rubalcaba habría encajado el lo que fue Sarkozy.fr.

La carpeta azul de un candidato consecuentemente conservador, hiperactivo vs. Mariano y con el Estado como responsabilidad. Distante de las modas, cercano al pueblo (color). Emotivo y fuerte. La agenda y plataforma de un Presidente. El relato.

Aquella multiplataforma audiovisual, muy trabajada, pero de estructura tradicional (vulgar para los "modelnos" que hundirán a Rubalcaba), respiraba credibilidad presidencial por no inventarse un político 2.0. Nada parecía forzado y toda la campaña (y el proyecto político) estaba allí. François de la Brosse hizo un gran trabajo. Poco después renovaría la web oficial de la Presidencia de Francia para Sarkozy y ya puedes imaginar lo que recordaba.

En el "relato de las emociones" colaboró, como había pedido François de la Brosse, alguien que conocía muy bien al candidato, José Freches, leal de Sarko, desde que se conocieron en 1983, cuando ganó las elecciones a la alcaldía de Neuilly-Sur-Seine. Estos dos hombres y su magnífico equipo de 50 personas no entenderían nada de lo de ayer. Ni el verdadero equipo de Obama. El relato falla si el marco que le construyen al candidato no es veraz ni aporta credibilidad.

El candidato debería consultar a uno del Consejo de Sabios que asesoraba a Sarkozy y que viene mucho por Madrid a ver a amigos comunes. Como en el caso del hoy presidente francés es probable que le sugiera rectificar toda la campaña digital, pero por eso es un sabio.

El .net debería ser .es y la farsa del "tuit-tv" una invitación a abandonar el minimalismo que no va con su enorme potencial como candidato conservador que huye de la impostura snob. Sinceridad y a triangular. La carpeta de la campaña de Obama o Ségolène Royal, en su caso, es una estafa a sí mismo. El Twitter para Valenciano. Rubalcaba debería sacar partido de lo que es. Lo contrario de aquel Obama.

Vídeo | europapress (YouTube)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos