Compartir
Publicidad
Publicidad

La OSCE no logra adoptar una posición común en defensa de las libertades en internet

La OSCE no logra adoptar una posición común en defensa de las libertades en internet
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) ha celebrado en Dublín una cumbre de dos días en la que los 57 países miembros no han logrado adoptar una posición común respecto a los derechos humanos que incluía la defensa de las libertades en internet.

La ministra irlandesa para Asuntos Europeos, Lucinda Creighton, cuyo Gobierno ha ocupado durante este año la presidencia de turno de la OSCE, ha explicado que era "extremadamente importante" aprobar una declaración oficial en defensa de las libertades en internet.

También el vicepresidente y ministro de Asuntos Exteriores irlandés, Eamon Gilmore, se ha mostrado "decepcionado" por la ausencia de consenso respecto a las propuestas sobre derechos humanos y libertad de expresión en el ámbito digital. Las decisiones de la OSCE se toman por unanimidad, por lo que la oposición de un solo país (de los 57) supone el veto automático a una declaración oficial.

Los sospechosos habituales

Aunque la OSCE no identificó a los países que han vetado la declaración en defensa de los derechos humanos y las libertades en internet, fuentes cercanas a las negociaciones le han contado a la agencia EFE que se trata de "los sospechosos habituales".

Rusia, Bielorrusia y varias repúblicas centroasiáticas (Tayikistán, Uzbekistán...) ya bloquearon en la cumbre del año pasado, celebrada en Vilna, una declaración sobre "Libertades fundamentales en la era digital". Turquía también recelaba...

Al menos 50 países habían firmado el acuerdo de Dublín por el que se comprometen a asegurar que los nuevos medios y los blogueros, por ejemplo, disfrutan de las mismas normas que garantizan la "libertad de expresión" a los medios convencionales.

Nota: Hay que agradecer los esfuerzos de algunos países y funcionarios de las organizaciones internacionales (como la ONU, la OEA o la propia OSCE) en la defensa de internet, pero habría que plantearse avanzar hacia una organización mundial de las democracias como alternativa a las peculiaridades y el descrédito de las organizaciones de las democracias y las tiranías.

Vía | ABC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos