Compartir
Publicidad
Publicidad

La RIAA consigue 105 millones de LimeWire

La RIAA consigue 105 millones de LimeWire
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Agosto de 2006, la RIAA, la'M' de MAFIAA, demandó a los responsables del programa de intercambio de ficheros LimeWire por 'infracción de copyright'.

El pasado Mayo, un juez norteamericano le dió la razón, encontrando culpables a LimeWire y su creador, Mark Gorton, no solo de 'infracción de copyright' si no también de inducir a otros a infringirlo y de llevar a cabo prácticas de, atención a esto, competencia desleal.

Tras esa sentencia, la RIAA reclamó el pago de 75 trillones por daños, cosa que el juez declaró una absurdez, ya que esa cifra, un 75 seguido de 12 (doce) ceros es mucho más dinero que el que ha ganado la industria desde que Edison patentó el fonógrafo.

La avaricia rompe el saco, pero la RIAA puede estar muy muy contenta, porque ha conseguido pactar con LimeWire que la indemnización sea de unos 105 millones de dólares, lo que no está nada mal.

Los abogados de la industria del ocio y el entretenimiento tienen un largo historial de peticiones absurdamente grandes. La cifra reclamada puede ir entre los 750 y los 30.000 dólares por canción que haya sufrido una infracción de copyright, y casi siempre tiran hacia arriba.

El director de la RIAA ha asegurado que éste es un nuevo hito para que el negocio de la música online se convierta en un modelo que sirva para compensar a los autores y artistas.

Lo que se le olvidó al Señor Portavoz es que ni autores ni artistas, ni tampoco la "clase media americana que trabaja en el sector" verán un solo centavo.

Nadie ha dicho nada de a qué o quien van a ir destinados los 105 millones de dólares, una vez se haya pagado la factura de los abogados, pero el portavoz ya dijo en otro caso que éstos dineros van siempre destinados a financiar más campañas contra la piratería.

¡Por la boca muere el pez! Primero se escudan en que los pobres artistas se mueren de hambre. Cuando ya no cuela, sacan el espantajo de la pérdida de empleos entre la 'clase media americana' asociada al sector, como los conductores o peluqueros... Pero una vez tienen el saco de dineros, lo gastan en otras campañas 'educativas' y los que deberían cobrar, siguen a dos velas.

El mundo de la música tiene un problema, y es que los músicos, interpretes, artistas y autores, lo mismo que todos los sectores asociados, no trabajan para ellos mismos, si no que lo hacen para la MAFIAA. Y el que parte y reparte, se queda con la mejor parte... o con todo.

Por cierto, tras el cierre de LimeWire, se experimentó un aumento sustancial de otros programas de intercambio de ficheros p2p... cosas de la vida...

Foto | Andrew Magill

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos