Compartir
Publicidad
Publicidad

Ley Mordaza o cómo el Gobierno podría censurar la red

Ley Mordaza o cómo el Gobierno podría censurar la red
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Leire Pajín es capaz de descubrir desigualdad hasta en el PIB y claro, con el objetivo de salvarnos a todos de las garras de la discriminación se siguen lanzando normativas. La última es la “Ley para la Igualdad de Trato y la No Discriminación”; también acuñada como “Ley Mordaza“.

En principio el objetivo no es otro que proteger a las minorías, pero el anteproyecto presentado es tan caótico y contradictorio que acaba conviertiéndose en la coartada perfecta para el censor. Si la Ley Sinde era potencialmente peligrosa contra la libertad de expresión, aquí hablamos de cómo el Gobierno podría cerrar miles de blogs, quizás incluso el que leéis, si le viniera en gana.

Difícilmente podría evitarse ya que un repaso al texto revela cómo un órgano unipersonal elegido a dedo (mediante Real Decreto), sin pasar Congreso de los Diputados y elegido por el Gobierno será el encargado de acusar a bloggers, quienes tendrán que demostrar que no hicieron nada injusto ya que eso de la presunción de inocencia es cosa de otros tiempos. Sarkozy diría que esto propio de una dictadura.

Destripando la Ley Mordaza

censura

Las razones para sufrir el peso de una justicia que no veo por ningún lado es si en la moderación de comentarios existe alguna discriminación por “razón de nacimiento, origen racial o étnico, sexo, religión, convicción u opinión, edad, discapacidad, orientación o identidad sexual, enfermedad, lengua o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” (Art.2).

La mayoría de los puntos son razonables, pero indagando en el amplio concepto de “opinión” podríamos llevarnos una multa de entre 10.000 y 60.000 euros e incluso llegar al cierre del blog si algún usuario comienza a opinar de un tema irrelevante que no tiene nada que ver con la noticia original, por ejemplo, de fútbol.

Entonces es cuando se plantean las preguntas: ¿cómo distinguir cuando le discriminamos y cuando es un verdadero incordio para el desarrollo de la página que merece ser eliminado? ¿Y si hablo de política sin cesar en un blog de deportes molestando a otros usuarios? ¿Y si alguien escribe en un idioma que no puedo moderar? La respuesta es que no hay respuesta. Si no te ajustas a una norma más subjetiva que tu color favorito, abre la cartera.

En ese caso, abrumados por las duras penas que propone la Ley podríamos decidir no moderar, pero no es tan sencillo. Incluso aunque queramos ser estrictos también podríamos ser multados, ya que se nos puede acusar de un concepto aún más ambiguo y maleable a gusto del consumidor: la discriminación indirecta. ¿Cuándo discriminamos indirectamente?

“Cuando una disposición, criterio o práctica aparentemente neutros ocasiona o puede ocasionar a una o varias personas una desventaja particular con respecto a otras”.

La redacción de esa frase desde un punto e vista legal es tan interpretable que si naciera de una república bananera diríamos (con razón) que se trata de una aproximación al totalitarismo. Prácticamente aplicando unas normas u otras según convenga y con un poco de labia, podríamos justificar el cierre de cualquier blog con comentarios.

Con el pack conjunto de Sinde y Pajín tenemos la mezcla perfecta de las instituciones para controlar la red y que parezca un accidente en uno de esos países en donde nos las damos de demócratas. Eso sí, luego no contarán que Internet es el futuro, que hay que protegerlo para que sea libre, ya.

ACTUALIZACIÓN: La crítica no sea realiza al texto literal en cuanto a los hechos sobre los cuales se pretende evitar la discriminación, sino en cuanto a su posible aplicación en la web. Dada la naturaleza de la misma, el anonimato imposibilita la mayoría de las discriminaciones, siendo la de opinión y lengua las únicas posibles. Si tenemos en cuenta el comportamiento de los usuarios; una Ley redactada tal y como está este borrador es una muestra de incomprensión del mundo que se desarrolla en la red. Quizás para hace 15 años hubiera sido razonable, pero culpar al webmaster como si se tratase de un medio clásico con control absoluto resulta un potencial ataque a la libertad.

Más Info | Contando Estrelas
Foto | Gurusblog y Mónica Poncelas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos