Compartir
Publicidad
Publicidad

Netflix y sus problemas para entrar en Europa

Netflix y sus problemas para entrar en Europa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Netflix sigue con sus problemas para llegar a Europa, pero no por regulaciones y leyes, si no porque tiene poco que ofrecer, y es que las negociaciones con los productores del contenido que interesa a Netflix no acaban de ir del todo bien.

Por ejemplo, Netflix ha llegado a un acuerdo con la British Broadcasting Corporation, la BBC, para ofrecer algunas de sus series y programas como Top Gear, que tiene unos 350 millones de espectadores semanales, repartidos en 170 países.

El problema es que la BBC sólo permite que Netflix incluya los episodios seis meses después de haber sido emitidos en la BBC. Obviamente, al tratarse de un programa semanal, ver hoy los episodios de hace seis meses tiene poco o ningún interés para los espectadores (a menos que se busque tal o cual programa concreto).

Y así con todas las cadenas y productoras, que quieren mantener para si mismas los derechos exclusivos de emisión por mucho tiempo, antes de venderlos a terceros como Vevo, la plataforma de distribución por streaming de Vivendi, Universal y Sony. Su Director de Operaciones en el Reino Unido, Rio Caraeff, lo explica:

Las emisoras controlan la mayoría del negocio de emisión bajo demanda por Internet en el Reino Unido. Protegen su negocio de televisión mezclándolo con su negocio online.

En el Reino Unido, los consumidores tienen un abanico de posibilidades de streaming que incluye Lovefilm de Amazon (que tiene un acuerdo con Universal y Warner Bros para ofrecer sus producciones en las islas), el Canal 4, la BBC, British Sky Broadcasting (el mayor proveedor local de televisión de pago, que tiene derechos exclusivos con gran parte de las majors de Hollywood y una investigación pendiente por monopolio) e ITV.

Para poder entrar ahí, Netflix tiene que negociar con ellos para que les venda los derechos de emisión, pero eso 'choca' con los negocios de las emisoras, que sólamente le ceden los derechos de programas antiguos o de archivo.

Si no ofrece contenido actual, Netflix no tiene razón de ser, a pesar de haber llegado a acuerdos con Lions Gate, Miramar y la Metro Goldwyn-Mayer para distribuir en exclusiva sus películas en el Reino Unido e Irlanda.

En España, Netflix estaba negociando con Antena 3 y Mediaset, pero el acuerdo no llega y por eso decidió concentrar sus esfuerzos para hacerse un hueco en el mercado Británico.

Otro de los grandes grupos mediáticos europeos, RTL Group, que produce franquícias como "Tienes talento" o "Granjero busca esposa", anunció a sus inversores que no vendería licencias de emision a Neetflix a menos que les permitieran poner publicidad en los programas.

Y así es como se bloquea el acceso de los distribuidores de contenido, por parte de los productores del mismo. Manteniendo para si mismos los derechos de emisión, pretenden proteger sus sectores de negocio tanto de televisión 'normal' como la distribución por Internet.

No se dan cuenta que si tienen más vías de distribución, por las cuales van a cobrar (y mucho), aumentan su mercado y sus programas pueden verse en más lugares que hasta ahora. Vender licencias para emitir programas pasados seis meses de la emisión original es absurdo, ya que aquí si que están perdiendo ventas.

Vía | Wall Street Cheat Sheet Foto | Mike Petrucci

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos