Compartir
Publicidad
Publicidad

No es que el PP haya ganado, es que el PSOE está hundido

No es que el PP haya ganado, es que el PSOE está hundido
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Debacle. Esa es la palabra que más suena hoy en todo el país. Desastre del PSOE. Poco se ha oído que el PP haya conseguido un enorme número de votos. Porque no ha sido así. No es que los populares hayan ganado, es que los socialistas están en hundidos. La ciudadanía ha ejercido una moción de censura popular a la gestión de la crisis de Zapatero, pero no ha premiado en exceso al PP.

La prueba más clara es que los populares han ganado donde son una alternativa seria de poder. Sin embargo, donde hay una formación política que no es el PP y que goza de un buen estado, los populares han perdido. Véase Barcelona, por ejemplo, donde Convergència i Unió ha conseguido hacer historia y dejar atrás 32 años de mandatos socialistas. Los ciudadanos han castigado al PSOE, pero no han dado un premio al PP.

Sin duda, además de la formación liderada por Mariano Rajoy, los grandes vencedores de esta jornada electoral han sido UPyD y Bildu. El partido de Rosa Díez ha logrado entrar con fuerza en el municipio de Madrid, donde ha obtenido cinco concejales. También en las autonómicas madrileñas ha tenido éxito, con ocho escaños. Bildu, por su parte, ha sido la gran beneficiada. Gracias a los pomposos titulares que el PP le ha otorgado, ha obtenido unos grandísimos resultados electorales en el Euskadi. Se puede decir que los conservadores les han hecho la campaña a los abertzale. En Guipúzcoa son primera fuerza, en Vizcaya segunda y en Álava tercera.

El caso de Izquierda Unida merece mención aparte. Con la pésima gestión del PSOE en el Gobierno, los de Cayo Lara deberían haberse perfilado como la gran alternativa a la izquierda española. No ha sido así, pues apenas han subido 200.000 votos en todo el país. Es un ejemplo más de que la izquierda debe encontrar un nuevo camino para ganarse la confianza de sus electores, tanto el sector más ecologista como el socialdemócrata.

Sin embargo, la hecatombe ha surgido en Andalucía. El PP ha conseguido un hito histórico: mandar en todas las capitales de provincia. Se ha posicionado como la mayor fuerza política en un territorio que históricamente ha sido socialista.

Deben comentarse aparte los casos de la Comunitat Valenciana, Illes Balears y Comunidad de Madrid. Los tres territorios donde el PP ha quedado al descubierto por la corrupción siguen confiando en los populares y les otorgan mayoría absoluta. Quizás tenemos los gobernantes que nos merecemos. Sin embargo, en Andalucía, los ciudadanos han castigado la corrupción del PSOE. ¿Son los votantes socialistas más críticos que los populares? Las estadísticas dicen que .

En estos momentos, la gran pregunta es si debe o no Zapatero adelantar las elecciones generales. Incluso dentro de su partido han sugerido la idea. Pero eso es decisión del PSOE y su ética. El PP probablemente no presente una moción de censura, no tendría suficientes votos a su favor en el Congreso y las demás formaciones saben que si se van los socialistas entran los populares, lo cual podría no beneficiarles.

Personalmente, considero que se debe dejar pasar unos meses para que la ciudadanía tenga unas primeras impresiones de cómo el PP administra su poder en los municipios y las comunidades autónomas. Hasta ahora, los conservadores se han limitado a hacer una oposición destructiva, sin propuestas ni programa. Ahora, con los votos a favor, deben demostrar que saben liderar la salida de la crisis, algo sumamente complicado.

En lo referente al PSOE, el seno del partido ya se ha lanzado a las primarias. El sábado se establecerá el calendario para optar a los comicios internos y la veda restará abierta. Suya es la decisión: pueden optar por abrir una guerra dentro de la formación o buscar un consenso a partir del cual intentar recobrar fuerzas.

Sin embargo, los socialistas se equivocan al poner el acento en las elecciones primarias. Dicen que son democráticas, que son buenas para la política. También son del siglo pasado, cuando el sistema político estaba dibujado de una forma radicalmente distinta a hoy en día. El PSOE debe ofrecer un cambio radical, recordar sus orígenes y reenfocarlos hacia una nueva dirección. Si bien es cierto que la socialdemocracia europea, en su conjunto, hace tiempo que atraviesa una grave crisis de identidad, los socialistas españoles tienen una oportunidad de oro: las recientes protestas en las plazas de decenas de ciudades españolas.

Es su ocasión de escuchar, de alargar la mano, de aceptar propuestas y ofrecerse como una alternativa de cara a las próximas elecciones generales. Si no lo hacen, si no escuchan ni dialogan, se hundirán en el pozo que han degustado este fin de semana. Está en sus manos.

Foto | Andrés Rueda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos