Compartir
Publicidad
Publicidad

Paga tus facturas con dinero electrónico en 41 países

Paga tus facturas con dinero electrónico en 41 países
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los diferentes tipos de divisas electrónicas o e-currencies, hace años que corren por la red. Tantos como Internet misma. Los más famosos como PayPal, Money Bookers o Paysafe Card limitan su actuación a intermediarios que proporcionan una forma fácil y segura de realizar o recibir pagos, puntuales o periódicos, añadiendo una posibilidad más al comercio electrónico.

Otros, sin embargo, llegan más arriba, llegando a convertirse en divisas con cuerpo y basandose en patrones estables como el oro. Sería el caso de e-gold, GoldMoney, Pecunix, o de los múltiples servicios de compra-venta de metales que permiten pagar directamente mediante fracciones o unidades del metal dorado, por cualquier producto o servicio.

Luego existen una gran cantidad de 'brokers' de las diferentes divisas electrónicas, que permiten 'mover' el dinero electrónico entre cuentas y convertirlo, por una módica comisión, a la divisa que nos interese, ya que por lo general, todos los servicios están aislados los unos de los otros y no se puede 'mandar' dinero entre dos servicios diferentes, como por ejemplo de PayPal a e-gold o viceversa.

Uno de estos servicios que si que permite diferentes divisas es Web Money. Creado en 1998 e inicialmente destinado a satisfacer solamente a clientes de la Comunidad de Estados Independientes surgida de la caída de la URSS, Web Money es uno de los servicios pioneros y se ha convertido en uno de los más usados por todo el mundo, con más de 14 millones de registros y un movimiento de unos 95 millones de dólares americanos.

El sistema permite mantener cuentas, denominadas 'monederos', en 'derechos de propiedad sobre' dólares americanos, euros, rublos rusos, rublos bielorrusos electrónicos, grivnas ucranianas y certificados de oro. Cada una de las 'divisas' está controlada y gestionada por unos 'garantes', empresas que se encargan de convertir, por ejemplo, un billete de 20 euros en un cheque electrónico con un valor nominal de 20 euros. Cuando un usuario desea pagar por un servicio o producto, técnicamente 'traspasa' sus derechos de propiedad sobre cierta cantidad de esos e-cheques.

Aún teniendo varias cuentas, el usuario no puede 'mover' ninguna cantidad desde una hacia otra, a menos que sea mediante uno de los sistemas de intercambio que comentábamos antes. Sin embargo, lo que si que puede hacer un usuario de Web Money es realizar pagos a servicios diarios, así como añadir fondos a sus diferentes cuentas, en más de 41 países. Y no solamente se trata de países de la CEI o países lejanos como Malaysia, Emiratos Árabes, Arabia Saudí, Egipto, Marruecos, India, Jordania o Algeria, donde sus habitantes pueden realizar pagos de telefonía móvil (entre otros a Movistar México) o televisión por satélite. En Nueva Zelanda, Francia, Holanda y el Reino Unido, los usuarios de Web Money pueden realizar transferencias desde bancos locales gracias a las colaboraciones entre WM y servicios de nuevos medios de pago como Fasterpay o <a href="http://paywithpoli.com/Poli.

Los últimos a atreverse a proporcionar estas nuevas formas de pago han sido los operadores de telefonía móvil en Israel Goodline, Cellcom, Mirs, Orange y Pelephone.

Las nuevas economías surgidas desde y para Internet van a promover más que nunca todo tipo de nuevas divisas electrónicas y medios de pago. Resulta curioso ver como en países como Nepal, supuestamente 'muy por detrás' tecnológicamente hablando, éstos medios hace tiempo que están más que asentados y operativos mientras que en Europa y el mundo occidental permanecen en el 'underground'.

Puede que sea por las suspicacias que levantan los múltiples casos de fraude, o que simplemente la oferta financiera del sistema bancario, con el añadido de los sistemas clásicos como PayPal, sea más que suficiente. O quizá sea que la penetración de estas nuevas filosofías será mucho más lenta en países como España, en los que, a veces, uno se encuentra con más de un sorprendido al escuchar palabras como 'dinero electrónico' o 'nuevos medios de pago'.

Sea como sea, las monedas electrónicas van a traer mucha cola cuando empiecen a popularizarse... eso si las nuevas leyes de 'ayuda' a la economía lo permiten...

Imagen | Kahle

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos