Compartir
Publicidad
Publicidad

Propuesta para la nueva Ley de Copia Privada en Portugal

Propuesta para la nueva Ley de Copia Privada en Portugal
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Anteayer, lunes 2 de Mayo, la Ministra de Cultura portuguesa Gabriela Canavilhas, presentó en la sede de la Sociedade Portuguesa de Autores en Lisboa la propuesta de Ley de Copia Privada. En la presentación participó el presidente de la SPA.

El mero hecho de presentar una propuesta de Ley de la Copia Privada en la sede de la Sociedad Portuguesa de Autores dice bastante de las intenciones del gobierno progresista de José Sócrates, cosa que, como siempre, siembra la duda entre pensar si el gobierno no sabe lo que hace, o es que por el contrario lo tiene todo calculado al milímetro.

Resulta que el gobierno actual está "en funciones" hasta que lleguen las elecciones del próximo 5 de junio, y en Portugal, cualquier propuesta de ley 'muere' con la nueva legislatura. Así que, o bien se trata de pura propaganda ante algo o alguien no muy bien definido, o bien la Ley se aprobará en tan sólo un mes y dos días, o menos, si descontamos el proceso de campaña y disolución de cortes, lo que tampoco resulta demasiado descabellado si tenemos en cuenta que la mayoría de las leyes de copia privada se aprobaron mediante procesos de urgencia, en verano o directamente obviando a sus Señorías. Otra posibilidad, bastante más plausible, es que se vuelvan a presentar una vez se conforme el nuevo Gobierno.

Para hacerse una idea de la nueva propuesta, veamos las 'novedades', o usando la misma palabra que el Ministerio de Cultura, 'innovaciones' más jugosas:

  • Ampliación de impuestos a aparatos electrónicos y soportes digitales, acompañando la realidad del mercado tecnológico y garantizando una adaptación mucho mejor a las futuras evoluciones tecnológicas.
  • Establecimiento del carácter inalienable e irrenunciable de las compensaciones de autores y artistas.
  • Nuevo sistema de acuerdos entre empresarios y establecimientos dedicados a la reproducción y las entidades de gestión de compensaciones.
  • Nuevas obligaciones a la entidad gestora de compensaciones, principalmente revisando la aplicación de un régimen riguroso y de mayor transparencia en la gestión colectiva.

Canon Digital, hasta ahora inexistente... y derecho irrenunciable de aceptar compensación económica (y es de suponer que la recibirán de la SPA). Precisamente éste punto, el que un autor no pueda renunciar a ser compensado, es lo que ha levantado escalofríos, ya que de éste modo, gran parte de las licencias Creative Commons podrían quedar anuladas, ya que en ellas, el autor renuncia explícitamente a recibir cualquier tipo de compensación.

Aún así, tampoco está muy claro, ya que, por ejemplo, en una de las licencias más permisivas como es la de "Reconocimiento", el artículo 3 otorga el derecho de uso de la siguiente forma (traducción libre sin ninguna validez legal):

Sujeto a los términos y condiciones de ésta licencia, el Licenciatario le concede a Usted licencia mundial, libre de royalties, no-exclusiva, perpetua (para toda la duración del copyright aplicable) para ejercer los derechos sobre esta obra tal y como se define a continuación: [...] Para evitar dudas:: e. Esquemas de Licencia forzosamente no renunciable. En aquellas jurisdicciones en que el derecho a recaudar royalties a través de un esquema legal forzoso de licencias que no permite renunciar a ése derecho, el Licenciatario se reserva el derecho exclusivo de recaudar dichos royalties por cualquier ejercicio por parte de Usted de los derechos otorgados bajo esta licencia;

En teoría, la clausula 'e' del artículo 3 prevé situaciones como las que podrían darse en Portugal si se llegara a aprobar la propuesta, aunque como siempre, los jueces deberían tener la última palabra.

Con todo, habrá que seguir de cerca los trámites de la, aún por el momento, propuesta de ley, incluso ir echando un vistacito a los cables publicados por Wikileaks... por aquello de averiguar si la Lei da Cópia Privada portuguesa también viene promovida, pagada y dictada por la industria del ocio y el entretenimiento de los Estados Unidos. Y como en los créditos de alguna película, "esto no sería posible sin la inestimable ayuda del Departamento de Estado y las embajadas".

Imagen | Eduardo Barbero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos