Compartir
Publicidad
Publicidad

Sprint responde a la fusión de AT&T y T-Mobile aliándose con Google

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La absorción de T-Mobile a manos de AT&T ha supuesto un auténtico terremoto para el mercado de las operadoras en EE.UU. AT&T ya jugaba con ventaja al ser la más grande operadora de ése país y, tras ésta adquisición ,su liderazgo aumenta hasta alcanzar una cuota de mercado del 75% para redes GSM en EE.UU. Todo ésto sin que las autoridades en defensa de la competencia muevan un sólo dedo.

Ante éste panorama, las operadoras del mercado con mayor influencia del mundo, tienen que replantear sus estrategia. Y la primera en mover ficha ha sido Sprint. La tercera operadora norteamericana por número de clientes, tras AT&T (GSM) y Verizon (CDMA). Y el movimiento ha sido muy arriesgado.

Sprint ha decidido que para competir con el gigante que resulta de la fusión de AT&T y T-Mobile, la única forma es aliarse con Google, y su servicio Google Voice. Un servicio innovador que aporta un número “libre” a sus clientes, los cuales pueden redirigir y gestionar como deseen desde la nube. Éste acuerdo supone un espaldarazo para éste tipo de servicios que en España ofrecen empresas como fonYou. Que si tienen éxito suponen la emancipación completa de las compañías telefónicas.

CÓMO FUNCIONA Funciona como un número intermedio entre el usuario y la (o las) compañías telefónicas que tenga contratadas el cliente. La empresa (fonYou, Google Voice,... etc.) provee de un nuevo número que no está asociado a ningún terminal físico, y que funciona como una centralita totalmente gestionable por el usuario. Redirigiendo las llamadas a un número de móvil (el que sea), a un fijo, ó al buzón de voz filtrando incluso el mensaje de contestador.

Si el usuario está dispuesto a ofrecer éste nuevo número como propio, podría estar cambiando de número en sus terminales, consiguiendo las mejores ofertas sin que su número de contacto le pertenezca a ninguna operadora.

CONTEXTO e IMPLICACIONES Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas. Es lo que debe haber pensado Sprint al aliarse con Google, el “archi-enemigo” de las ISP; con un servicio que aunque útil para atraer clientes y fidelizar; supone dar un paso más en la indepencia del usuario. Cosa que a las operadoras, no les hace mucha gracia. Supone tomar la dirección contraria a las grandes del sector.

AT&T; y su equivalente en Europa, Telefónica, con el apoyo de Vodafone Group, France Telecom (Orange) y, atención, Apple, intentan acabar con la Tarifa Plana, chantajear al gobierno de Estados Unidos para que impida la Neutralidad de la Red, y crear un entorno de oligopolio en el que puedan imponer al gobierno una legislación a la medida de sus cuentas de resultados. Mientras tanto las operadoras alternativas como Sprint ó Three en Reino Unido, que apoya claramente Skype y la VozIP; realizan una labor de competencia y desequilibrio muy difícil contra gigantes que cada día más se mueven hacia un escenario de menos competencia, y más control.

Via Fortune

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos