Compartir
Publicidad

La armada estadounidense quiere hackear consolas usadas para analizar comportamientos de los jugadores

La armada estadounidense quiere hackear consolas usadas para analizar comportamientos de los jugadores
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las consolas serán el nuevo campo de batalla para cazar a terroristas. La armada estadounidense está creando un proyecto para hackear las consolas usadas fuera de sus fronteras y de esa manera controlar los hábitos de juego del jugador, así como el contenido de su disco duro.

El ‘Proyecto Synopsis’ será desarrollado por Obscure Technologies (nombre más que apropiado), y se tratará de “herramientas de análisis informático para analizar el tráfico de la red y la información almacenada durante el uso de sistemas de videojuegos”. El proyecto además, especifica:

El proyecto requiere la compra de consolas usadas fuera de EEUU, de manera que es probable que ese dispositivo contenga información relevante y sensible de jugadores anteriores.

La idea sería controlar consolas que hayan sido usadas. Primero para no entrar en conflictos con las empresas fabricantes (ya que son productos de segunda mano) y segundo para aumentar el control sobre los jugadores, ya que tendrían en sus manos los datos del jugador que ha vendido la consola y la del jugador que la está comprando.

Aunque pueda parecer un gran proyecto secreto del gobierno, es un asunto que ya se lleva discutiendo en diversas conferencias y foros. De hecho, el contrato que lleva a cabo la armada está a la vista de todos en su web.

El anuncio y desarrollo del proyecto es militar, pero eso no limita su uso tan solo al ejército, ya que también podría usarlo el Departamento de Seguridad Nacional. Esto sería simplemente una herramienta de control más de las miles que ya tiene EEUU y los gobiernos europeos en general. Por ejemplo, es habitual registrar partidas de Xbox, Wii y PS3 para localizar y cazar terroristas que usan estos juegos (según ellos) para comunicarse más fácilmente.

El periódico The Sun afirmaba que los terroristas podrían estar usando juegos de guerra para enmascarar sus conversaciones en un contexto bélico, como el caso del Call of Duty, Medal of Honor o Halo. Además, dice que los géneros preferidos (que los terroristas también tienen gustos) son los FPS (juego de disparos en primera persona) y los MMO (juego online multijugador). Es este mismo periódico el que cita a un experto de seguridad, cuyo nombre no se ha revelado:

Aquellos que luchan contra el crimen y el terrorismo se mantienen actualizados con los cambios tecnológicos.

La CIA advierte de la creciente amenaza desde hace casi cinco años, cuando en 2008 el director de esta organización mencionó el Proyecto Reynar, que consistía en recopilar información de los comportamientos de los jugadores para poder encontrar actitudes sospechosas y por lo tanto, terroristas, haciendo hincapié en el World of Warcraft y en Second Life.

La caza de brujas del siglo XXI se hará en contra de los ‘terroristas’ y en nombre de la ‘seguridad nacional’.

Vía | Networkworld
Foto | Jami3.org

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio