Compartir
Publicidad
Publicidad

WikiLeaks comienza la cuenta atrás. Objetivo: el mayor banco de EE.UU

WikiLeaks comienza la cuenta atrás. Objetivo: el mayor banco de EE.UU
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un equipo de entre 15 y 20 altos ejecutivos del Bank of America, el primer banco de EE.UU., se prepara para contrarrestar los posibles efectos de una nueva filtración de WikiLeaks, que pretende desvelar al mundo el funcionamiento real de la banca.

La primera alarma saltó el pasado 29 de noviembre cuando Julian Assange reveló que entre sus próximos objetivo había una gran entidad bancaria. La segunda alarma ya general saltó cuando el propio Assange recomendó vía twitter a todos aquellos ciudadanos que aman la libertad que cierren sus cuentas en Bank of America. Por amor a la libertad... y por seguridad:

¿Su empresa hace negocios con Bank of America? Nuestro consejo es que coloque sus fondos en un lugar más seguro.

Entonces, las acciones de Bank Of America cayeron en picado. Ahora The New York Times desvela que a raíz de la advertencia del fundador de WikiLeaks, el director gerente de riesgos de Bank of America, Bruce R. Thompson, formó una comisión especial compuesta por 15-20 representantes del banco, cuyo propósito es llevar a cabo una investigación interna para revisar miles de documentos en un intento de entender qué información podría poner en peligro la imagen de la entidad financiera y cómo se podría haber filtrado del banco.

Bank of America también ha contratado a la empresa de consultoría Booz Allen Hamilton y varias firmas jurídicas famosas para implementar la investigación. Al mismo tiempo, The New York Times precisa que Assange nunca ha mencionado que los materiales reveladores se relacionaran específicamente con las actividades de Bank of America. WikiLeaks dispone de un disco duro que contiene 5 gigabytes de datos sobre Bank of America y de un informe sobre movimientos sospechosos.

Por cierto que el embajador de EE.UU en Madrid, el fontanero de Bush, entró en Bank of America en 1977 y dejó la entidad en 2001, siendo presidente del Banco Privado Internacional.

Un día antes de llegar a Madrid enviado por Bush al que había financiado generosamente. Con la excepción del embajador en Roma el currículum de los embajadores de EE.UU destaca más por las cuantías entregadas al candidato presidencial que por su capacidad y lealtad a la democracia y los valores constitucionales. Se nota.

A mediados de diciembre Bank of America comunicó que se negaba a prestar servicios de los pagos y facturas relacionados con WikiLeaks. MasterCard, PayPal y Visa también cortaron los pagos a WikiLeaks a través de transferencias bancarias. Además la caja postal suiza bloquéo la cuenta que los abogados de Assange le habían abierto en una modesta sucursal para recaudar fondos destinados a su defensa y también para ayudarle a conseguir el estatuto de refugiado.

No sería la primera vez que WikiLeaks pone en aprietos a un banco. El Banco suizo Julius Baer y el banco más importante de Islandia (Kaupthing) han sufrido los ataques de Julian Assange. WikiLeaks publicó en 2008 documentos que detallaban operaciones de lavado de dinero y evasión de impuestos de los ejecutivos del Julius Baer. Incluso detalles de como escondían los fondos de sus clientes especiales en fideicomisos offshore (Islas Caimán).

El banco suizo demandó al portal por la publicación de esta información confidencial. Un juzgado de San Francisco atendió las peticiones del banco y ordenó el cierre de la dirección wikileaks.org. Posteriormente el banco retiró la demanda. Antes un portavoz de la organización de Julian Assange afirmó que la orden judicial era “claramente inconstitucional” y aseguró que WikiLeaks dará prioridad a la publicación de documentos que prueben “prácticas bancarias ilegales o poco éticas”.

El banco Kaupthing y sus clientes VIP

También en 2008, WikiLeaks publicó documentos confidenciales (+) que demuestran que el banco más importante de Islandia, Kaupthing, había prestado miles de millones de euros a sus accionistas principales, poco antes de estallar la gran crisis financiera.

Cuatro ex directivos del Banco Kaupthing fueron encarcelados (diez días) y la Interpol ha dictado una orden de arresto internacional contra su ex presidente, Sigurdur Einarsson, que desde Londres comentó “no tener intención de viajar a Islandia para que lo arresten”. Si bien hizo una extraña, rápida y sorpresiva visita a la Fiscalía. No se ha sabido más.

La noticia de las detenciones, salvo del ex presidente, han pasado bastante desapercibidas. La policía británica y la Fiscalía han dejado en paz al banquero. Pero WikiLeaks no se rinde.

Foto | seiuhealthcare775nw

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos