Compartir
Publicidad
Más allá de Android: así puede afectar el bloqueo de EEUU a Huawei en sus ordenadores
Actualidad

Más allá de Android: así puede afectar el bloqueo de EEUU a Huawei en sus ordenadores

Publicidad
Publicidad

La orden ejecutiva firmada por Donald Trump en Estados Unidos el pasado jueves ha precipitado lo que se venía esperando desde hace algún tiempo y que en este momento es de las noticias tecnológicas del año: según Reuters, Google dejará de colaborar con Huawei, lo que tiene implicaciones gigantescas sobre los futuros terminales de la compañía china, que a falta de conocer más detalles, perderán el soporte y la compatibilidad con los servicios de Google (Maps, Gmail, Play Store) y no tendrán nuevas actualizaciones de Android aprobadas por los de Mountain View (aunque en este caso hay que confirmar que no afecta también a las actualizaciones a terminales presentes en el mercado, pues Android Q está a la vuelta de la esquina).

En principio, el cambio de políticas, según recoge Google en su cuenta de Android en Twitter, no afecta a los terminales actuales, lo que da a entender que los grandes efectos de esta acción tendrá lugar en nuevos terminales que Huawei lance al mercado. Además de Google, Huawei tiene relación con muchas otras compañías norteamericanas de las que depende, y en este artículo veremos cómo puede afectar fuera del móvil, en ordenadores de escritorio.

Intel, Qualcomm y otros fabricantes se han unido al bloqueo a Huawei, según Bloomberg

Intel

Tras orden ejecutiva de Donald Trump, el Gobierno colocó a Huawei en la Entity List de compañías con las que empresas estadounidenses tienen prohibido mantener relaciones comerciales. Con Google se ha producido el pistoletazo de salida, porque su reacción ha sido la primera en filtrarse, pero según Bloomberg, Intel, Qualcomm o Broadcom también tomarán medidas similares a las de Google, es decir, romper relaciones comerciales, hecho con lo que llegaría el fin del soporte de sus productos y un corte de suministro.

Aunque el caso de Google es de suma importancia, pues todos los terminales Huawei vendidos fuera de China dependen casi por completo de los servicios de la compañía del buscador, que Intel deje de suministrar chips y otros componentes es igualmente grave. Huawei se estaba haciendo un hueco entre los fabricantes de ordenadores portátiles, con mucho acierto además, y depende de procesadores i3, i5, i7 e i9 para darles vida. El otro gran fabricante del que utilizan chips es AMD, pero también es estadounidense y el destino debería ser el mismo con el veto en vigor.

Además de estos componentes para portátiles, Intel también provee de chips para servidores, con lo que la infraestructura y el soporte del negocio y de las aplicaciones y servicios de Huawei que la compañía ejecute en ellos también está en grave riesgo de tener que buscar grandes alternativas.

Con el cumplimiento de la orden ejecutiva por parte de Qualcomm, la consecuencia en ordenadores de momento parece menos grave, pero igualmente lo sería de cara al futuro, pues Huawei presentó en abril el Matebook E 2019, que está equipado con un Snapdragon 850 y con un módem LTE X20. Se trata, por tanto, de un equipo que podría no conocer la llegada al mercado.

Windows puede ser la próxima gran pérdida de Huawei, junto a Dolby o NVIDIA

Image

Si Google ha decidido acatar la orden del Gobierno estadounidense, nada hacer pensar que Microsoft no sea la próxima, aunque de momento no se ha pronunciado. Además de los fabricantes de componentes, la dependencia de Huawei respecto a los de Redmond es enorme, pues hasta ahora han estado utilizando su sistema operativo en escritorio. El símil aquí podría ser que los ordenadores actuales continuaran funcionando con actualizaciones por parte de Microsoft, que son menos problemáticas que las de Android, pero que Huawei se quedara sin poder adquirir licencias de Windows para nuevos lanzamientos, lo que le llevaría a tener que optar por otra opción.

Si Microsoft acata las órdenes del Gobierno, las licencias de Windows podrían las próximas en restringirse

Haberlas las hay, y el mundo linuxero está muy abierto a ser adoptado, pero sus equipos perderían mucha popularidad comercial sin Windows. Además, Huawei también tendría que buscar aliados que proporcionen nuevas herramientas equivalentes a las que hasta ahora proporcionaban Dolby en cuanto a sonido, Synaptics en paneles táctiles o NVIDIA en cuanto a chips gráficos dedicados. Hay que esperar para confirmar cuál es el alcance real, pero la perspectiva fuera de smartphones tampoco es nada halagüeña para la compañía china.

Para Huawei hay vida más allá de Android y Windows: el plan B con sistema propio

Huawei Logo

Que la situación del veto comercial podía llegar, como decíamos, era una opción con muchas probabilidades de ocurrir. Por ello, según unas declaraciones de Richard Yu, CEO de Huawei, la compañía ya estaba preparada para un escenario como el actual, tanto en smartphones como en ordenadores:

"Hemos preparado nuestro propio sistema operativo. Si alguna vez ocurriera que ya no podemos usar estos sistemas (Android y Windows), estaríamos preparados. Ese es nuestro plan B. Pero, por supuesto, preferimos trabajar con los ecosistemas de Google y Microsoft".

Al igual que Samsung en su día hizo con Tizen, Huawei ya tendría lista una alternativa a Android y Windows, lo cual sería una gran noticia para la compañía, pero sobre la que pesarían dudas hasta que mostrase de qué es capaz. Hemos llegado a un punto en software en que ya no importa tanto lo bueno que sea un producto, sino las compatibilidades que ofrece, y al igual que la Tienda de Windows 10 no ha demostrado ser esencial, la Play Store en Android y el resto de servicios sí son imprescindibles para los miles de millones de usuarios del ecosistema.

Aun así, en Android es relativamente sencillo utilizar la parte de código abierto, Android Open Source Project (AOSP), y modificarla al gusto manteniendo compatibilidad con aplicaciones Android, algo con lo que Huawei podría intentar sobreponerse al más que probable batacazo. Sin embargo, en ordenadores no hay mucha alternativa a Windows, aunque el gran problema, como hemos repasado, es que quizá no haya ni procesadores para mover esa alternativa. Todo pasaría por garantizar compatibilidad con ARM y utilizar sus chips propios Kirin, en vez de los de Intel o Qualcomm.

Desde Genbeta nos hemos puesto en contacto con Microsoft, Dolby y Nvidia para conocer próximos pasos de estas compañías al respecto de Huawei, y actualizaremos conforme conozcamos más detalles por su parte

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio