Compartir
Publicidad

BlackShades: el malware protagoniza un nuevo caso de espionaje sexual

BlackShades: el malware protagoniza un nuevo caso de espionaje sexual
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que los cibercriminales pueden espiarnos a través de la webcam de nuestros dispositivos si no tomamos ciertas precauciones no es nada nuevo que entrañe misterio ni sorpresa alguna. De hecho, aunque se consiga condenar a los responsables de este tipo de malware, no siempre los delitos acaban ahí.

Esto es, precisamente, lo que ha pasado con BlackShades que, según informa Hackread acaba de protagonizar un nuevo caso de espionaje sexual.

El caso en cuestión

Así y a pesar de que el creador de este software malintencionado –el sueco Alex Yücel- fue condenado a prisión en junio de este mismo año-, el programa ya había infectado más de medio millón de dispositivos de todo el mundo; pero no solo eso, sino que había sido adquirido por varios miles de clientes de más de 100 países distintos.

Una popularidad que consiguió gracias a su facilidad de uso (los atacantes no necesitaban contar con conocimientos avanzados) y que le reportó unas ventas de más de 350 mil dólares entre septiembre de 2010 y abril del 2014.

Programming 593312 640

Uno de ellos fue Stefan Rigo, un joven de 33 años - protagonista del delito que nos atañe y que ya ha sido detenido- que, tras descargar el sistema en la computadora de su ex novia, empezó a pasar una media de entre 5 y 12 horas frente al ordenador acechando a distintas personas; un acoso que, tal y como indica la Agencia Nacional de Delincuencia de Reino Unido (NCA por sus siglas en inglés), constituye una auténtica adicción.

Rigo, asimismo, sentía preferencia por recabar las imágenes de aquellos usuarios que realizaban sexo a distancia con sus parejas a través de Skype. Lo peor del caso, sin embargo, es que el programa es lo suficientemente potente como para controlar cualquier webcam, acceder a la información personal y financiera de la víctima, robar sus credenciales bancarios, etcétera.

Rigo sentía preferencia por recabar las imágenes de aquellos usuarios que realizaban sexo a distancia con sus parejas a través de Skype

Al margen de una solución mejor, desde aquí solo podemos recomendaros que cubráis vuestras cámaras cuando no las estéis utilizando y que, en cuanto percibáis cualquier síntoma fuera de lo común de que estáis siendo espiados, informéis a las autoridades policiales correspondientes.

Via | Hackread

Imagen | Pixabay

En Genbeta | Un tercio de las adolescentes se ha visto obligado a bloquear a un acosador online, pero parece que el problema va más allá

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio