Compartir
Publicidad

Un empleado público miró tanto porno en el trabajo que terminó infectando una red del gobierno con malware

Un empleado público miró tanto porno en el trabajo que terminó infectando una red del gobierno con malware
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Gracias a su costumbre de mirar pornografía en el trabajo, un empleado público infectó con malware la red de estudios geológicos de Estados Unidos en el Centro EROS, una instalación de imágenes satelitales ubicada en Dakota del Sur.

El reporte publicado tras una investigación llevada a cabo por el inspector general del Departamento del Interior de los Estados Unidos explica que el empleado "visitó miles de páginas porno que contenían malware".

Ese malware fue descargado en el ordenador portátil del empleado y terminó explotando la red de las instalaciones. Además de esto, mucho del contenido pornográfico fue almacenado en dispositivos USB no autorizados y además en un móvil Android que se conectó al ordenador emitido por el gobierno de ese empleado. El móvil también estaba infectado con malware.

Miraba porno en el ordenador del trabajo y lo descargaba a su móvil Android, que también se infectó con malware
Malware Android

El reporte no específica que tipo de malware infectó la red, solo que "ayuda a habilitar la exfiltración de datos y también está asociado con ataques de ransomware", y como explicaron a TechCrunch en un email, al menos las instalaciones de ese centro no operan con ningún tipo de documentos clasificados.

Aunque el empleado no fue identificado en el reporte ni se conoce cuál sería su futuro en el trabajo, su comportamiento sirvió para identificar dos vulnerabilidades en las políticas de seguridad informática del Centro EROS: el acceso a los sitios web y puertos USB abiertos.

Ahora es responsabilidad de la institución establecer políticas de seguridad más cerradas, especialmente bloqueando el acceso a sitios web peligrosos, regular su política de uso de dispositivos USB, y monitorizar regularmente el uso que le dan sus empleados a la web. Y quizás los empleados no deberían ir al trabajo a visitar miles de páginas porno.

Vía | TechCrunch

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio