Publicidad

Google ha lanzado 3.000 vídeos de deepfakes para que los investigadores puedan utilizarlos y combatirlos

Google ha lanzado 3.000 vídeos de deepfakes para que los investigadores puedan utilizarlos y combatirlos
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los deepfakes se han convertido en un grave problema para personas públicas como políticos y celebridades, y es un asunto que no deja de preocupar porque su perfeccionamiento avanza a un ritmo que hace pensar que en pocos años no vamos a poder distinguir realidad de "ficción".

En este sentido, Google también ha expresado su preocupación, y pasando a la práctica, ha anunciado el lanzamiento de una base de datos de 3.000 vídeos con deepfakes que ha creado específicamente para que los investigadores de la materia mejoren sus herramientas de detección, y así combatir usos maliciosos de este nuevo género de vídeos.

Para crear los 3.000 vídeos, Google ha pagado a actores para poder grabar su rostro y más tarde experimentar sobre sus caras con las de otras personas. Se suben ambas versiones para que los investigadores entiendan a fondo qué está produciendo el sistema. La base de datos puede descargarse de la página en GitHub de FaceForensics. Para descargarlo, eso sí, hace falta rellenar un formulario y que te den permiso.

Lo que el aprendizaje profundo te lo da, el aprendizaje profundo te lo quita

Faceforensics

Google comienza su comunicado destacando todo lo que el aprendizaje profundo ha posibilitado en los últimos tiempos, algo impensable pocos años atrás, y resalta el papel de los modelos generativos que han permitido que se creen imágenes hiperrealistas, composiciones musicales realizadas por máquinas o incluso que se escriban noticias completas con sentido que hacen pensar que el papel de los periodistas puede ser caduco.

Pero, la parte negativa de esto viene cuando la tecnología que permite lograr nuevas soluciones a problemas también los crea. Este es un temor respecto a la inteligencia artificial en general, y con los deepfakes ya estamos viendo su potencial de producir contenidos a una escala enorme que pueden usarse con fines maliciosos.

Para producir los 3.000 vídeos, Google ha colaborado con Jigsaw (una incubadora de Alphabet cuyo reto es mejorar la seguridad de cualquier tipo en Internet), y la base de datos ha sido incorporada en el benchmark FaceForensics con el que cuentan la Universidad Técnica de Munich y la Universidad Federico II de Nápoles, que es un proyecto en el que la propia compañía de Mountain View colabora. Se trata de un repositorio creado para medir los parámetros de los algoritmos y así aprender a identificar mejor cuándo un vídeo es falso. Google promete seguir actualizando la base de datos a medida que la tecnología vaya evolucionando.

Más información | Google AI

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir