Así se organizaba la banda que la Guardia Civil ha arrestado hoy: phishing bancario, mulas y uso de criptomonedas para esconderse

Así se organizaba la banda que la Guardia Civil ha arrestado hoy: phishing bancario, mulas y uso de criptomonedas para esconderse
1 comentario

En el marco de la bautizada como operación Chrimata, la Guardia Civil de España ha desarticulado en Alicante a una red dedicada a cometer estafas bancarias a nivel internacional y de forma masiva mediante el método del phising, en su modalidad de smishing.

Por lo que ha informado la Guardia Civil hasta el momento, se sabe que en primavera del año 2020, la banda llevó a cabo un ataque masivo: durante tres días consecutivos, enviaron SMS a los teléfonos móviles de un gran número de clientes de una entidad bancaria española. Consiguieron estafarles 600.000 euros a un total de 106 perjudicados de toda España, en una técnica que se llama smishing (es decir, phishing mediante SMS).

También se sabe que invertían el dinero sustraído de las cuentas de los perjudicados en criptomonedas, para así poder blanquearlo sin dejar rastro. Se ha detenido a 8 personas por los supuestos "delitos de estafa, falsificación de documentos de identidad, blanqueo de capitales y constitución de organización criminal", según la información aportada por la propia Guardia Civil.

Aunque la investigación arrancó con vistas hacia Alicante, los arrestos de los ocho miembros se han producido en las localidades de Málaga, Sevilla, Murcia, La Coruña, Zaragoza, Gerona, Valencia y Elche.

Un vistazo a…
ROBO DE DATOS y PAQUETES NO SOLICITADOS QUÉ es el BRUSHING

Cómo conseguían el dinero

smishing phishing

La banda enviaba a sus víctimas un mensaje de texto en nombre de su banco. Las víctimas que caían en la trampa acababan dando datos privados, que la banda recababa para luego acceder a las cuentas de los perjudicados. Los delincuentes se hacían con el control de las cuentas desde la plataforma online de la entidad, y modificaban la forma de acceso.

Tras tener el control de las cuentas, hacían transferencias masivas de unos 5.000 euros cada una, desde las de los perjudicados a cuentas de personas utilizadas como mulas, dadas de alta en empresas financieras en línea. Las personas conocidas como "mulas del dinero", transfieren dinero de origen ilegal recibido en su cuenta, y a cambio reciben una comisión.

Los investigadores localizaron hasta a 28 de estas personas llamadas mulas y han comprobado que por sus cuentas pasaron 462.000 euros del total del dinero estafado a los perjudicados. Otros 128.000 euros fueron estafados por una metodología similar que enviaba el dinero a comercios en París (Francia).

Según las fuerzas de seguridad del Estado, "los perjudicados son todos clientes de la misma entidad bancaria, con sede nacional", pero no han especificado cuál es la empresa.

El papel de las criptomonedas en esta estafa

Tras transferir el dinero a las cuentas de las mulas, los delincuentes lo invertían en la adquisición de criptomonedas, consiguiendo así, además de blanquear el dinero ilegal, "eludir el rastreo por parte de los investigadores, ya que la principal característica de la criptomoneda, es que los datos de origen y destino están cifrados haciendo muy difícil su seguimiento", según las propias palabras de la Guardia Civil.

Una vez adquiridas las monedas virtuales, eran transferidas a cuentas de los principales miembros de la banda, que lograban permanecer en el anonimato.

El uso de medios digitales facilita a los delincuentes operar desde o hacia cualquier punto geográfico, lo que supone un añadido al trabajo de investigación policial. Los agentes han podido identificar un complejo entramado criminal compuesto por 90 personas de nacionalidades letona, rusa, checa, kazaja, bielorrusa, francesa, alemana, camerunense y ucraniana, además de las arrestadas entre la que hay gente española.

Por otro lado, se ha solicitado a la autoridad judicial competente 43 órdenes internacionales de detención correspondientes a los principales integrantes del grupo criminal.

La investigación, donde hay la participación de fuerzas de seguridad de muchos países, incluida de la Europol, continúa abierta, por lo que no se descartan nuevas detenciones. Para más información, las posibles víctimas, tienen la posibilidad de contactar con la Oficina Periférica de Comunicación de la Guardia Civil de Alicante.

Temas
Inicio