La Policía acaba con una red que vendía pasaportes Covid y PCR falsos a famosos: había sanitarios implicados, según El Español

La Policía acaba con una red que vendía pasaportes Covid y PCR falsos a famosos: había sanitarios implicados, según El Español
3 comentarios

La policía Nacional ha desarticulado la rama española de una red que falsificaba pasaportes covid y pruebas PCR. Entre sus clientes, según han contado fuentes de la investigación a EFE y Europa Press, se encontraban personajes famosos como Omar Montes. En total, hay 1.600 personas siendo investigadas y 7 detenidos pertenecientes a la trama.

En ese grupo también incluyen a delincuentes conocidos, como la narcotraficante A.M.C, a la que apodan 'La reina de la coca'. Según la Brigada Provincial de Información (BPI) en Madrid, se pagaba entre 50 y 1.000 euros por los pasaportes covid y las pruebas PCR falsas, que mostraban resultado negativo sin haberse realizado.

Así se desarticuló

En enero, la Policía detectó anuncios que ofrecían pruebas PCR falsas y pasaportes covid para personas no vacunadas. Para las pruebas pedían 50 euros, y para los certificados COVID con pauta completa entre 200 y 1000 euros. No salía barato, pero te evitaba tener que vacunarte, si ese era el objetivo. Como ocurre últimamente en la mayoría de operaciones fraudulentas, los miembros de la organización recibían estos importes en criptomonedas. De esta forma, se complica la labor policial de rastreo de los fondos.

No han desvelado cómo operaba a fondo, pero en El Español tienen información de fuentes de la investigación y cuentan que habrían captado a personal sanitario capaz de llevar a cabo la introducción de variables los sistemas de las distintas instituciones sanitarias que hayan utilizado para emitir los certificados.

Así, y a priori, no es que desde la trama hayan conseguido hackear el sistema para validar quién está vacunado y quién no, pues los clientes recibían un código QR de descarga que era verificable como auténtico en cuestión de dos días. La diferencia entre las cantidades, de 200 a 1000 euros, radicaba en el poder adquisitivo de los clientes, que la red había dividido en dos. Lo que se ha desarticulado es el brazo español de la trama, pero se extiende hasta el resto de la Unión Europea.

Vía | VozPopuli

Temas
Inicio