Publicidad

YouTube ya permite editar vídeos publicados para recortar fragmentos concretos que violen el copyright

YouTube ya permite editar vídeos publicados para recortar fragmentos concretos que violen el copyright
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Es duro ser un creador de contenidos en YouTube y que encontrarte, tras una reclamación de copyright, con que muchas horas de documentación, grabación y edición de un vídeo terminan en la desmonetización (o la retirada) del mismo, incluso si dicha reclamación afectaba únicamente a una pequeño fragmento del total de la obra.

Y es que Youtube ha venido apostando por una combinación explosiva: garantismo con respecto a los derechos de autor (el presunto propietario del material con copyright suele tener la última palabra en caso de que el youtuber opte por disputar la reclamación) e incentivos para la presentación de reclamaciones espurias (dado que, en caso de dictaminarse que existía violación del copyright, todo el dinero generado por la publicidad del vídeo se desviaba del youtuber al denunciante).

Un difícil equilibrio para YouTube

Por eso era ya casi un clamor entre los mismos la petición de que YouTube habilitara alguna vía que permitiera eliminar únicamente la parte afectada al tiempo que se salvaguardaba el resto, manteniendo así el conjunto del vídeo online y reteniendo su monetización. Y eso es lo que ha concedido YouTube a sus usuarios en estos días.

Así, como parte de la última actualización de YouTube Studio, se ha habilitado una opción que permite a los generadores de contenido recortar, de forma sencilla, únicamente la parte de la obra sobre la que pesara una reclamación de copyright. Para ello, la herramienta selecciona y resalta automáticamente dicho fragmento y proporciona un botón para suprimirlo:

Copyright

Una vez completado ese paso, el vídeo queda libre de reclamaciones de copyright. Por supuesto, no es la solución ideal, pues obliga a generar un repentino hueco en el vídeo, pero YouTube ya avisa que está trabajando en ofrecer una herramienta más flexible que permita editar manualmente qué partes se recortan y cuáles no, para evitar perder información relevante.

Nunca lloverá a gusto de todos, pero cabe reconocerle a YouTube su intento de buscar un equilibrio en los múltiples intereses implicados en la generación de contenidos para su plataforma.

Además, YouTube avisa que esto sólo es un primer vistazo a lo que está por venir a lo largo de 2020, pues tiene varias medidas más preparadas con el fin de ayudar a sus usuarios a lidiar con las reclamaciones de copyright de las grandes empresas.

Vía | SocialMedia Today

Imagen | germany_photography (vía Pixabay.com)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios