Malestar entre los usuarios de Google Colab, que ven limitados sus recursos de computación tras un cambio en las opciones de pago

Malestar entre los usuarios de Google Colab, que ven limitados sus recursos de computación tras un cambio en las opciones de pago
2 comentarios

Google Colaboratory, más conocido como 'Google Colab' es un servicio gratuito en la nube, basado en Jupyter Notebook, que nos permite escribir y ejecutar código Python arbitrario en el navegador. Dicho así, no suena muy impresionante, pero cuando destacamos el hecho de que nos otorga acceso a la potencia de procesamiento (CPU/GPU/TPU) de las máquinas de Google Research, la cosa cambia.

Y es que, desde su lanzamiento en 2017, se ha convertido en una de las principales herramientas para tareas de análisis de datos y de machine learning. De modo que el reciente 'boom' de los modelos de inteligencia artificial enfocados a la generación de imágenes ha supuesto también que se hayan disparado tanto las horas de uso como los usuarios de esta plataforma.

Hasta ahora, existían tres modos de usar Colab: la opción gratuita, la Pro, y la Pro+. Optáramos por la que optáramos, Google nos advertía de que "los recursos de Colab no están garantizados ni son ilimitados, y los límites de uso a veces varían. Estas restricciones son necesarias para que Colab pueda ofrecer recursos sin coste adicional".

A los que optaban por las suscripciones Pro/Pro+, Google sólo les prometía "un acceso más fiable a mejores recursos", sin cuantificar éstos.

De modo que, cuando hace un par de semanas, Google se puso en contacto con los suscriptores de las opciones de pago de Colab avisándoles del primer cambio en éstas desde su introducción en 2020, y prometiendo más "transparencia", a muchos usuarios les sonó bien.

Efectivamente, Google iba a empezar a cuantificar qué les ofrecía exactamente a sus usuarios, midiendo su oferta en "unidades de cómputo". Además, iba a empezar a ofrecer también una opción de pago sin suscripción, 'pay as you go' ("paga sólo por lo que uses").

Sin embargo, cuando al comenzar octubre entró en vigor la nueva oferta de pago, ha cundido tanto la desinformación como la indignación. Veamos por qué.

Antes Ahora

Un vistazo a…
'Sgroogled.com': cuando MICROSOFT lanzaba anuncios ANTI-GOOGLE

No, no desaparece la opción de uso gratuito

Un vistazo rápido a los pantallazos de arriba hace pensar, sin duda, que la opción de uso gratuito de Google Colab desaparece y que se ve sustituida por 'Pay As You Go'. No es así, como se indica en el texto de la misma (y como han aclarado portavoces de la compañía), la opción gratuita va a seguir estando disponible.

Otra cosa es que muchos usuarios de la misma se estén quejando de que, en las últimas dos semanas, casualmente, su acceso a GPUs (necesaria para la mayoría de usos más frecuentes de Colab) se haya visto seriamente restringido. Pero recordemos que Google ni garantizaba ni garantiza ese recurso a los usuarios gratuitos.

"¿Paga por lo que usas?"

"Anteriormente", explican los responsables de Colab en su blog corporativo, "el servicio de pago de Colab limitaba el uso de tiempo de computación para suavizar el agotamiento de la cuota durante todo el mes de suscripción y garantizar así que un usuario de pago pudiera acceder a la computación de Colab tanto como fuera posible durante la suscripción de su mes: no queríamos que los usuarios agotaran completamente su cuota el primer día y pasaran el resto del mes frustrados por la falta de acceso a los tiempos de ejecución".

"Ahora, con Pay As You Go, estamos relajando la limitación de uso para todos los usuarios de pago (aunque ésta seguirá siendo el caso para los usuarios en nuestro nivel gratuito). Los usuarios de pago ahora tienen la flexibilidad de agotar la cuota de cómputo a cualquier velocidad que elijan. A medida que se agotan las unidades de cómputo, un usuario puede optar por comprar más con 'Pay As You Go' a su discreción. Una vez que un usuario haya agotado sus unidades de cómputo, su cuota de uso de Colab volverá a nuestros límites de nivel gratuito".

Pero, como habrás visto en la imagen, 'Pay As You Go' no permite exactamente un 'paga por lo que uses', sino paquetes extra de unidades de computación. Así, si un usuario de la versión Pro (100 unidades) sólo tiene pensado gastar 120 unidades de computación, se ve obligado a pagar un paquetes de 100 unidades extras (un total de 200, en resumen). Además, cada paquete equivale a una de las suscripciones disponibles, y están disponibles al mismo precio que aquellas.

Los usuarios de pago no salen ganando con el cambio

Google ha anunciado también que los usuarios de pago de Colab ahora podrán elegir entre GPUs estándar (GPU Nvidia T4 Tensor Core, en la mayoría de los casos) o "premium" (GPU Nvidia V100 o A100 Tensor Core), pero advierte de que obtener una u otra en un momento dado no está garantizado; y además, huelga decirlo, las GPU premium también agotarán las unidades de cómputo de Colab más rápido que las GPU estándar.

Pero, al margen de eso, el comentario generalizado entre los usuarios de pago de Colab es que, ahora que todo está cuantificado, lo que están percibiendo es que su suscripción les 'da para menos' que antes, pues el 'precio' de usar de determinadas GPUs les supondría menos horas de uso de las que venían disfrutando hasta ahora. A menos, claro, que compren paquetes 'Pay As You Go'.

Temas
Inicio