Compartir
Publicidad

Red Star OS, el sistema operativo del Querido Líder

Red Star OS, el sistema operativo del Querido Líder
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Distribuciones GNU/Linux hay muchas, desde las generalistas más populares hasta proyectos de comunidades pequeñas con poco interés mediático. La mayoría gira en torno al espíritu del código abierto. La distribución que os presentamos hoy entra en el ámbito de la pura curiosidad, por tratarse de un proyecto auspiciado por la República Popular Democrática de Corea: Red Star OS.

Corea del Norte, por abreviar, no es el primer país socialista que aprovecha la libertad que otorga GNU/Linux para crear su propia distribución, evitando la dependencia tecnológica capitalista; Cuba ha desarrollado Nova. En Corea del Norte han estado utilizando Windows XP. Con Red Star OS la RPDC dispone de su propio sistema operativo, adaptado a sus necesidades e idioma, y se puede desprender de un producto nacido en el seno de uno de sus "enemigos".

Red Star OS, lo que ha trascendido a la Red

Pantalla de inicio de Red Star 2.0

El aislamiento del país asiático ha hecho difícil que Red Star OS sea conocida en el resto del mundo. En la Red se ha filtrado la versión 2.0 (fecha aproximada de publicación 2009-2010, según qué fuentes), y con ella hemos realizado una pequeña prueba para este artículo. Con posterioridad se ha liberado la versión 3.0.

Red Star OS 2.0 apareció en Reddit con un enlace a un foro ruso (requiere registro). De Red Star OS 3.0 se han filtrado algunas imágenes en Google+, proporcionadas por un estudiante norteamericano, Will Scott, que afirma haber trabajado en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pyongyang (RPCD), y haber adquirido allí su copia.

Configuración de red en Red Star 2.0

De Red Star OS se dice que es un instrumento de seguimiento y control de la población del país asiático. La acusación ha partido de la publicación The Korea Times, en base a declaraciones de investigadores de South Korea's Science and Technology Policy Institute (STEPI). Esta afirmación se origina en Corea del Sur, tradicional enemigo, y puede tener su sesgo. Al no estar disponible el código, lo dejamos bajo el epígrafe de "duda razonable". Total, en el mundo "libre" también nos espían.

Parece ser que Red Star OS comenzó su desarrollo en el Centro de computación de Corea en la pasada década. Las primeras versiones (se conoce la existencia de una versión 1.1), han estado imitando el aspecto de Windows XP. En la tercera generación del sistema el diseño ha girado en torno al de Mac OS X.

Red Star OS 2.0

Escritorio de Red Star 2.0

Red Star OS 2.0, según la copia que hemos podido conseguir, se compone de dos imágenes ISO: la principal (726,7 MB), contiene el sistema de instalación y el núcleo de la distribución, y en la segunda (705,1 MB), se ofrece software.

Aunque la barrera del idioma me ha obligado a trabajar con el método de prueba y error (la distribución sólo contempola el idioma coreano, que desconozco), una vez que sabes para qué sirve cada pantalla, la distribución es muy fácil de instalar. Realmente no difiere de otros métodos de instalación; basta con realizar las particiones del disco duro, configurar el acceso a Internet y designar una contraseña, que inicialmente es la de administrador.

Pantalla de inicio de sesión en Red Star 2.0

El problema llega cuando ya está instalada y arrancas el sistema por primera vez. Reconozco que me ha costado encontrar la consola para saber la versión del Kernel (2.6.25)... Red Star OS 2.0 deriva de Red Hat Linux, emplea el entorno de escritorio KDE y tiene un navegador que parece ser Firefox (ha intentado conectase, sin éxito, a la red privada del país). El reproductor multimedia forma parte de la instalación por defecto.

En la segunda imagen ISO cuenta con una suite ofimática que pudiera derivar de OpenOffice, (instalada sin dificultad), algunos juegos, un cliente de correo, antivirus, software para grabar discos ópticos, un programa para Fax, Firewall, calculadora y alguna cosa más. Los requerimientos mínimos los he visto en Wikipedia: Pentium III 800 Mhz, 256 MB de RAM y 3 GB de espacio en disco.

Reproductor multimedia Red Star 2.0

Si bien el aspecto general resulta antiguo, la distribución está bien resuelta en mi opinión. La interfaz es agradable, bien diseñada (con sabor Windows), resulta fácil de instalar y añadir software, y funciona de forma impecable. Como anécdota comentar que he intentado apagar la máquina desde la consola y para mi sorpresa estaba escribiendo en coreano. Por alguna razón no ha entendido la orden, apareciendo un mensaje de error.

Red Star OS 3.0

Escritorio de Red Star 3.0

Imagen | Will Scott

La que en teoría es última versión de Red Star OS, como podéis aprecial en la imagen, está mucho más pulida, e imita el aspecto de Mac OS X. Las capturas publicadas por Will Scott muestran un instalador más elaborado, personalización del escritorio moderna, Wine para ejecutar aplicaciones Windows y una suite ofimática actualizada respecto de la versión 2.0. Tal vez el kernel haya saltado a la rama 3.x, pero es mera suposición.

No os puedo contar más sin tener acceso al producto. Comparando las capturas aprecio algunos elementos comunes, aunque actualizados, con la versión 2.0. El aspecto general es magnífico, con sinceridad.

Wine en Red Star 3.0
Wine está presente en Red Star 3.0

Imagen | Will Scott

Red Star OS, conclusiones

Con independencia de a quién imita y los supuestos fines oscuros de la distribución, lo cierto es que Red Star OS pone de manifisto una de las facetas más interesantes de GNU/Linux: ser la transferencia tecnológica gratuita más importante que han hecho los países ricos a los que están en vías de desarrollo.

Software en Red Star 2.0

Celebro, por los habitantes del país, que su gobierno haya invertido recursos en crear un sistema operativo adaptado a sus necesidades, y tal vez así los norcoreanos no pierdan en su aislamiento el tren de la tecnología.

En cuanto a vosotros, salvo que sepaís coreano o tengáis muchas ganas de experimentar con cosas nuevas, Red Start OS no deja de ser una pieza de museo. El software se quedará rápidamente obsoleto al no tener acceso a actualizaciones, si es que existen.

Imagen | Stephan

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio