Publicidad

Las mayores víctimas del cambio de Google Fotos tras años gratis no serán los usuarios, sino las startups asfixiadas por el camino

Las mayores víctimas del cambio de Google Fotos tras años gratis no serán los usuarios, sino las startups asfixiadas por el camino
5 comentarios

El adiós a la gratuidad del almacenamiento ilimitado de Google Fotos en 'Alta Calidad' es una de las noticias tecnológicas del año, por lo que supone para los millones de personas que Google ha presumido de tener en varios eventos. Millones de personas que, según la compañía, suben cada semana 28.000 millones de fotos y vídeos al servicio.

Google Photos es mucho más que un servicio gratuito de Google para mucha gente, es "una salvación". A diferencia de plataformas que usamos para consumir contenidos y a las que podemos contribuir, como YouTube o Instagram, Google Photos es un seguro de vida para muchas personas que no se quieren preocupar de conectar el móvil al PC a descargar las fotos, o que sabe que ante un smartphone averiado o robado todas sus fotos estarán ya subidas a la nube.

Más de 1.000 millones de usuarios después, Google afirma que para hacer mejor Google Fotos tiene que cobrar por el servicio

Google ha explicado poco las razones que le han llevado a este cambio de rumbo con Fotos, pero ha argumentado que todo se hace por poder mejorando el servicio. De fondo, deja entrever que tiene que ver con coste, en el sentido de que ya se suben demasiadas fotos como para que el servicio siga siendo gratuito. Sin embargo, en otro de sus grandes servicios aún no ha impuesto limitaciones.

Google seguirá permitiendo subir fotos gratis allá donde el usuario sigue creando valor

Google Maps

La noticia era totalmente inesperada, pero que Google dé el paso ahora mismo tiene cierto sentido. Google no acostumbra a perder dinero con sus servicios, y si son gratuitos es por algo. Durante estos cinco años de subidas gratuitas ilimitadas a Google Fotos, la compañía ha estado amasando cantidades ingentes de fotografías y metadados que probablemente le han servido para entrenar su inteligencia artificial en cuestiones de reconocimiento facial o de escenas mejor que cualquier otro dataset posible.

Gracias a ello, tiene uno de los mejores del servicios de búsqueda de fotos en base a caras u objetos del mercado, que eso sí, no llegó sin fallos graves, que fueron solucionados. Antes, todas las funciones de Fotos eran un añadido, pero ahora serán un reclamo para que paguemos por su almacenamiento en lugar de otras alternativas que sigan sin tener una capacidad similar en muchos apartados. Google Fotos ha ayudado tanto a Google como a los usuarios, y en el momento en que ya es lo suficientemente completo, cambia su modelo de negocio. Legítimo.

Allá donde el usuario continúa creando valor para servicios de Google, en Mountain View no hay cambios. Es algo que podemos ver en Google Maps, donde también se suben (y visualizan) millones de fotos, pero donde no se han anunciado cambios. Y la cosa podría estar equilibrada: Google puede cobrar de Google Photos y Docs pero pagar al usuario por aportar buen contenido a los mapas, sea del tipo que sea. En su lugar, dan unas recompensas que a día de hoy no pueden compensar el nuevo coste de sus servicios de almacenamiento y productividad.

La estrategia con Fotos y Google+ ha asfixiado a los competidores

Picturelife

Como hemos visto, la estrategia de Google con Fotos le ha podido dejar grandes beneficios a nivel técnico y de conocimiento de los usuarios. Pero, ¿qué ha pasado con sus competidores pequeños? Apple y Amazon van por otra parte, pero cuando Google+ comenzó a dar subida ilimitada con compresión había en el mercado más startups competidoras que ahora ya no existen.

Tras asfixiar a las startups con almacenamiento gratuito y restarles atractivo, ahora Google hará lo que hacían ellas desde antes: cobrar por un buen servicio en la nube

Picturelife es uno de los casos más conocidos. Se trataba de un servicio muy alabado, junto a otros como Everpix o Loom, que fue comprado y 18 meses más tarde decía adiós, en agosto de 2016. Tras cuatro años tratando de competir, logró 220.000 suscriptores, de los que almacenó 200 millones de fotos. Pero mirar de tú a tú a Google, Apple y Amazon (con subida de fotos ilimitada para usuarios Prime desde 2014) comenzó a ser imposible.

Jonathan Benassaya, creador de Picturelife, contó a The Verge en el momento del adiós lo dura que estaba siendo la situación en esos últimos meses. "Ya nadie está interesado en el almacenamiento en la nube", afirmaba en relación a la llegada de más inversores. Y cuando un gigante ofrece lo mismo (o mejor, gracias a su potencia computacional) que tú, resulta imposible plantar cara. Es la misma historia de las redes sociales. Facebook y sus apps han acabado con casi todo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios