Elon Musk ha lanzado a sus abogados contra Twitter por las cuentas falsas, y la justicia también va a investigar a la compañía

Elon Musk ha lanzado a sus abogados contra Twitter por las cuentas falsas, y la justicia también va a investigar a la compañía
Sin comentarios

La venta de Twitter se ha convertido en un auténtico show. Tras anunciarse por todo lo alto un acuerdo de fusión, todo quedó en pausa tras afirmar Twitter que sus cuentas falsas o de spam rondaban el 5% del total. Tras unos días sin noticias al respecto, ahora Elon Musk vuelve a meter más presión sobre la red social para que le ofrezca toda la información referente a estos usuarios, siendo ahora un ultimátum que parece definitivo. Y a esto se suma también la investigación que va a comenzar el Fiscal General de Texas, Ken Paxton, sobre las cuentas falsas y bots en Twitter.

Tras hacer un desembolso de 44.000 millones de dólares, el magnate estadounidense ha querido desinflar la compra con la solicitud de información relevante para saber si va a seguir adelante o no con la operación. En esta ocasión no lo ha hecho a través de su propia cuenta de Twitter, sino que lo ha dejado en las manos de sus abogados.

Elon Musk sigue presionando a Twitter

El ultimátum que ha lanzado Elon Musk ha sido claro: si no se proporcionan datos sobre los bots y los perfiles falsos de Twitter, la operación quedará cancelada. Así lo han explicado sus propios abogados en una carta que ha sido remitida en su nombre al director legal de Twitter. Esta dice lo siguiente:

El Sr. Musk cree que la empresa se está resistiendo activamente y frustrando sus derechos de información (y las correspondientes obligaciones de la empresa). Se trata de un claro incumplimiento material de las obligaciones de Twitter en virtud del acuerdo de compra y el Sr. Musk se reserva todos los derechos resultantes, incluido su derecho a no consumar la transacción y su derecho a rescindir el acuerdo. [...] Como futuro propietario de Twitter, el Sr. Musk tiene claramente derecho a los datos solicitados para poder preparar la transición del negocio de Twitter a su propiedad y para facilitar la financiación de la transacción. Para hacer ambas cosas, debe tener un conocimiento completo y preciso del núcleo del modelo de negocio de Twitter: su base de usuarios activos

Elon Musk

Se deja claro, que Musk no ha tenido suficiente con los datos que ha proporcionado la red social. Quieren acceder a toda la información, con el objetivo de que se haga una valoración independiente. Esto haría que Twitter tuviera que extraer toda esta información para ser revisada, y parece que no lo tienen demasiado claro. En este caso se ha entrado en un juego de tira y afloja, en el que nada está saliendo como estaba planificado en un primer momento.

De momento, Twitter afirma que ellos han compartido toda la información corporativa con Musk para que se pueda llevar a cabo el proceso de fusión. Pero en este caso, parece que algo se están dejando en el tintero y que no quieren ofrecer por miedo a terminar perdiendo del todo el acuerdo. El problema que se presenta ahora, es que si no ofrecen los datos necesarios en los próximos días, el acuerdo quede completamente zanjado y la fusión no se lleve a cabo. El hecho de tener este ultimátum encima, hace que tengan que pensar muy bien los siguientes movimientos y sobre todo ser rápidos.

En definitiva, desde que se anunció el acuerdo entre Twitter y Elon Musk, lo único que se ha podido visualizar en el horizonte son problemas. El hecho de que el CEO de Tesla haya puesto en duda estas cifras, lo único que ha provocado es una bajada astronómica del valor de las acciones de Twitter. Esto ha derivado en fuertes demandas por parte de los inversores que lo ven como una jugada de Musk para hacerse con una mayor cantidad de acciones a un precio reducido.

La justicia también comienza a presionar a Twitter

Como comentábamos, se va a abrir en Texas una investigación contra Twitter y la información que está arrojando en los últimos meses. Para el fiscal Ken Paxton, los informes que está haciendo públicos la red social parece que no le está convenciendo demasiado. Es por ello que abre ahora una investigación civil en la que se exigen todos los datos de las cuentas de Twitter que no han sido auténtica desde el año 2017 hasta el día de hoy. Además, exige que toda esta información esté organizada en meses.

De esta manera, para Twitter se abre dos frentes completamente diferentes. Por un lado, tiene a posible futuro dueño exigiendo datos, pero también la justicia se la reclama para realizar una investigación. Esto quiere decir que van a tener que arrojar datos de manera obligatoria y no esconder absolutamente nada. Igualmente, según varios expertos en legislación destacan que esto puede llegar a ser extraño que se coordine a nivel estatal y no federal. Deberemos estar a la espera de cómo se resuelve, y el plazo que le ha sido concendido para ofrecer toda esta documentación detallada.

Vía | WSJ

Temas
Inicio