La Justicia absuelve al cómico David Suárez por su polémico chiste sobre síndrome de Down: gana la libertad de expresión

La Justicia absuelve al cómico David Suárez por su polémico chiste sobre síndrome de Down: gana la libertad de expresión
22 comentarios

Uno de los casos judiciales más peliagudos del lustro en lo que se refiere a libertad de expresión lo ha protagonizado el cómico David Suárez. La Fiscalía le acusaba de incurrir en un delito de odio por las palabras vertidas en un polémico tuit, llegando a pedir cárcel. Sin embargo, la Audiencia Provincial de Madrid le ha absuelto, al considerar que su chiste sobre personas con síndrome de Down encaja en la libertad de expresión.

Este fue el contenido del tuit por el que se ha llegado a juicio, y que ha podido costarle a Suárez un año y 10 meses de cárcel: "El otro día me hicieron la mejor mamada de mi vida. El secreto fue que la chica usó muchas babas. Alguna ventaja tenía que tener el síndrome de Down".

"Contar un chiste no es delito en España"

David Suárez ha celebrado su absolución en Twitter, mencionando que "Contar un chiste no es delito en España", y dando "Gracias a todos por el apoyo". Desde que se conoció el punto de vista de la Fiscalía, las redes sociales se llenaron de apoyo al cómico. También de muchas críticas, como es normal, y por ellas ya había pedido perdón.

De hecho, así los consideran los jueces: "El tuit enjuiciado ha causado dolor, ha generado un daño gratuito, sin que por otro lado entendamos que el acusado se haya disculpado". La sentencia también recoge que "en el presente caso nos encontramos ante un tuit que puede ser calificado como obra de ficción. Y dichas creaciones artísticas no pretenden reproducir ni reflejar la realidad, de ahí que no pueda ser juzgada con los mismos cánones que los textos y discursos de intervención en el debate público, aunque contentan un mensaje".

Aunque hablan de que el tuit puede ser dañino, la sentencia recoge que para que algo sea considerado delito de odio "requiere algo más que un sentimiento de rechazo". En cualquier caso, tal y como señala el abogado David Bravo, el hecho de que se haya llegado a juicio, de por sí, reviste gravedad, con todas las garantías previas que existen en el proceso.

Es grave que un fiscal haya pedido prisión por hechos que no son delito, y es grave que se considere que el humor, por negro que sea, es ilegal y debe ser castigado con casi dos años de cárcel.

Vía | eldiario.es

Temas
Inicio