Compartir
Publicidad
Publicidad
Chrome OS afronta su segunda y ambiciosa juventud tras insistir en que no se fusionará con Android
Sistemas Operativos

Chrome OS afronta su segunda y ambiciosa juventud tras insistir en que no se fusionará con Android

Publicidad
Publicidad

La de Chrome OS es una historia curiosa. En sus primeros cinco años evolucionó más bien poco, lo que hizo que muchos dudásemos de su futuro. Pero luego llegaron las aplicaciones de Android y todo cambió. Entonces aparecieron nuevos rumores que apuntaban a su muerte porque se iba a fusionar con Android, y en este CES 2017 los ha sobrevivido con nuevos productos.

Parece que por más que se ha intentado matar a Chrome OS, el sistema operativo de Google sigue vivito y coleando. Es más, en un CES 2017 en el que los fabricantes se están volcando con PCs y portátiles, el sistema operativo se ha adentrado en una segunda juventud abanderada por dos nuevos dispositivos de Samsung preparados para las aplicaciones de Android.

Por lo tanto, parece que al sistema basado en el navegador de Google aún le queda cuerda para rato. Por eso vamos a analizar cómo está siendo su evolución y qué podemos esperar de él en un futuro próximo. También analizaremos qué pasa entonces con el teórico Andromeda OS del que se decía que uniría Android con Chrome OS.

Su primera juventud buscaba los buenos precios

Chromeos 1

Chrome OS nació con el concepto de ser un sistema operativo en la nube. Su premisa era que el 95% del tiempo que un usuario utilizaba un ordenador portátil lo hacía únicamente para navegar por internet. Por eso vieron como una buena idea crear un sistema operativo que fuera únicamente para eso. No querían sustituir a Windows en la sobremesa, sino más bien buscar un dispositivo complementario para llevarnos de viaje o los pequeños momentos de ocio.

Sirviendo únicamente para navegar por la red, los primeros Chromebooks se podían permitir el lujo de venir con unas especificaciones más bien justas, lo que les sirvió para asaltar las gamas más bajas y ser una opción asequible para los bolsillos menos pudientes.

La parte negativa de este enfoque fue que lo que nos vendían eran equipos poco potentes, y que el sistema operativo, tras sus primeros años de evolución, era realmente incompleto y casi inutilizable en los momentos en los que no tuviéramos conexión. Además, las aplicaciones instalables se limitaban a ser las mismas que también podemos instalar en cualquier otro ordenador con Chrome.

Chrome OS consiguió hacerse fuerte en las aulas estadounidenses

Pero pese a todos estos inconvenientes, el factor precio fue lo suficientemente atractivo como para que los Chromebooks consiguieran ir asentándose en las aulas estadounidenses dejando atrás a Apple y Microsoft, lo que a principios del 2016 se acabó materializándose en que los Chromebooks consiguieron superar en ventas a los Mac por primera vez en su historia en Estados Unidos.

Google había experimentado con dispositivos de alta gama, pero su impacto no fue demasiado relevante. Por lo tanto, casi podemos decir que esta inesperada conquista del mercado la logró casi únicamente por tener dispositivos baratos y enfocados a la navegación, y todo a pesar de su pobre ecosistema de aplicaciones.

Su tesis, por lo tanto, acabó funcionando. Por fin dejó de hablarse del sistema operativo de Google como un fracaso, y hasta el propio Linus Torvalds, dado que Chrome OS utiliza su kernel, felicitó a su manera a Google diciendo que sus Chromebooks habían conseguido desterrar la eterna broma del año de Linux.

La base ya estaba preparada, la primera juventud de Chrome OS había sido casi una prueba de concepto, y había concluido exitosa. Ahora ya estaba todo listo para la segunda fase del sistema operativo, una segunda juventud que comenzó con el anuncio de que Google Play llegaba oficialmente a Chrome OS trayendo consigo la compatibilidad nativa de las aplicaciones de Android.

La segunda se enfoca en las apps de Android

Chromebook Pro

Una vez llegadas las aplicaciones de Android, a Google sólo le faltaba mejorar sus equipos de gama media. Estaba bien que los fabricantes se estuviesen centrando casi en exclusiva en dispositivos ultrabaratos, ahí estaba su público objetivo, pero para que Chrome OS aspirase a expandirse entre otros tipos de usuarios necesitaba equipos más capaces.

El primero en mostrar sus cartas fue Samsung. El Chromebook Pro que presentaron en octubre tenía el doble de RAM que la mayoría de Chromebooks, unos 4 gigas, un procesador más potente, e incluso un lápiz óptico para potenciar el uso de su pantalla táctil, todo manteniendo un precio bastante asequible de 500 dólares.

Tras sus pasos, a finales de diciembre Asus presentó el modelo C302CA de su Asus Flip, con un precio parecido, la misma cantidad de memoria RAM y un procesador Intel Core m3. Y esta madrugada, Samsung ha vuelto a contraatacar presentando un dos nuevos Chromebook Pro y Plus, el primero de los cuales mejoraba el procesador para igualar el de Asus. Antes que ellos, Acer ya había apostado en septiembre por un Chromebook R13 de características similares.

Los fabricantes por fin están apostando por la gama media

Por lo tanto, algo más de medio año después de que Google anunciase la nueva etapa de Chrome OS parece que los fabricantes lo están acogiendo bien atreviéndose con una gama media de dispositivos que el sistema operativo llevaba tiempo necesitando. Una gama con la que el sistema tratará de competir de tú a tú con la gama media de Windows.

Y es que, aunque Microsoft no da signos de flaqueza a la hora de dominar la sobremesa, hay que tener en cuenta que hay una transición en la que los usuarios cada vez utilizan más sus móviles para realizar varias de las tareas que antes hacían sólo con portátiles y PCs, por lo que el arma de Google de contar con las aplicaciones de Android puede ser una baza importante.

Ahora sólo queda lo más importante, que estos dispositivos empiecen a llegar a las tiendas y que Google y fabricantes como Samsung, Asus o Acer sepan explicarle a sus consumidores qué ofrece este sistema operativo. Será interesante ver cómo van evolucionando las ventas según vaya entrando el año y vayan llegando nuevos dispositivos.

¿Y dónde queda ahora Andromeda OS?

Andromeda

¿Pero no se iba a fusionar con Android? Esta es la pregunta que algunos de los que seguimos de cerca la rumorología alrededor de Andromeda OS nos hemos hecho esta semana sobre el proyecto. Y la respuesta parece ser la misma que tantas otras veces que se ha hablado de la posible unión de ambos sistemas: NO, Google no parece tener intención de fusionarlos.

El mes pasado, el SVP de Google Hiroshi Lockheimer se refirió en YouTube a los rumoers de fusión de ambos sistemas aclarando que esto no pasaría. "No tiene sentido unirlos, ambos son exitosos", dijo. "Sólo queremos asegurarnos de que ambas partes se beneficien mutuamente. Es por eso que trajimos las apps de Google Play de Android a Chrome OS y el sistema de actualizaciones de Chrome OS a Nougat".

Android y Chrome OS seguirán ayudándose a evolucionar, pero por separado

Lockheimer también dijo que esta especie de evolución conjunta pero por separado seguiríamos viéndola en el futuro con nuevos proyectos, confirmando que ambos sistemas operativos seguirían su propio camino influenciándose constantemente. Una convergencia entre plataformas sin necesidad de tener un único sistema operativo convergente.

¿Dónde queda entonces Andromeda OS? Hay que tener en cuenta que Andromeda es sólo un nombre en clave, y que Google no ha dado información oficial sobre el proyecto, por lo que aún podría ser cualquier cosa. De hecho, por poder podría incluso tratarse de esta influencia mutua entre sistemas operativos que ya estamos presenciando.

También cabe la posibilidad de que Andromeda no fuera más que la manera de llamar al nuevo Chrome OS, y que en ningún momento veamos un nuevo sistema operativo, sino la evolución del existente. Es de esperar que con las exigencias que supone el seguir el ritmo de Android para soportar sus aplicaciones Chrome OS pise el acelerador y empiece a evolucionar mucho más rápido de lo que lo ha hecho en los últimos años.

Hay dos posibilidades más. Puede ser por otra parte un tercer sistema operativo que se esté preparando para una nueva gama de dispositivos, o incluso como también se ha especulado, la manera de llamar a un próximo Android 8.0 con una interfaz específicamente preparada para tabletas y portátiles al más puro estilo de Remix OS.

Y claro, también queda la posibilidad de que no sea nada, de que únicamente fuese una prueba con la que decidieron no seguir. Todas las posibilidades siguen abiertas hasta que Google se pronuncie finalmente. Pero lo que sí que ha asegurado la empresa del buscador es que Chrome OS sigue adelante, por lo que vamos a tener que olvidarnos una vez más de enterrarlo.

En Genbeta | ¿Ha llegado la hora de tomarse en serio a Chrome OS?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos