Compartir
Publicidad

Sistemas operativos: los viejos rockeros nunca mueren

Sistemas operativos: los viejos rockeros nunca mueren
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy en día, palabras como Android, iOS, Linux o Windows forman parte del lenguaje popular. Se pueden escuchar en el patio de un colegio o en una reunión de amigos en el bar. No siempre ha sido así, los sistemas operativos tienen una larga historia. Han salido del ámbito del laboratorio y se han instalado en la vida de millones de personas.

En este artículo vamos a repasar parte de esa historia, aunque centrada en aquellos sistemas operativos que aún se emplean, a pesar de los muchos años que llevan circulando por las tuberías binarias. Algunos de ellos en un estado casi puro desde su concepción original. Otros han evolucionado sin perder personalidad. Los protagonistas son: Unix, QNX, MS-DOS, OS/2, GNU/Linux y Windows XP. Los elegidos forman parte de una muestra que pone de manifiesto como algunas tecnologías han superado con dignidad el paso de los años.

Nacimiento de los sistemas operativos

El tratamiento automático de información por medio de máquinas surgió como necesidad en el curso de la II Guerra Mundial. Con anterioridad al conflicto bélico habían aparecido propuestas como el Z1 (funcionamiento mecánico), del ingeniero alemán Konrad Suze.

John Atanasoff, norteamericano de origen búlgaro, fue el primero en construir un computador electrónico y digital: ABC (Atanasoff Berry Computer). En medio de la Gran Guerra, el británico Alan Turing desarrolló Colossus, con el propósito de descifrar los mensajes del ejército alemán creados con el sistema Enigma. Contemporáneo a Colossus fue el ENIAC de Mauchly y Eckert.

Colossus Mark II
Colossus Mark II (1944)

Imagen | Wikimedia Commons

A estos pioneros les siguieron otros más, con el denominador común de que cada programa se concebía para una máquina concreta. No existía aún el concepto de sistema operativo, que no llegó como tal hasta la década de los 50.

Hasta la aparición de los sistemas operativos, los programadores debían conocer cómo funcionaba el hardware y programar directamente en código binario, tanto la parte física como la lógica. Una tarea muy complicada.

No fue hasta 1956 cuando Robert Patric, de General Motors, concibió GM-NAA I/O (General Motors North American Aviation Input/Output), el primer sistema operativo de la historia, para un computador IBM 701. Si pensáis que Spherical Cow o Trusty Tahr son nombres friquis, tomad nota de cómo se las gastaban los abuelos.

La década de los 60 supuso una revolución en el campo de los sistemas operativos. De repente, todo fue “multi”: multitarea, multiprocesador, multiusuario y sistemas en tiempo real. En esta época aparece uno de los protagonistas de este artículo: UNIX.

UNIX

Ken Thompson Dennis Ritchie trabajando en el PDP-11
Ken Thompson (sentado) y Dennis Ritchie trabajando en el PDP-11

Imagen | Wikipedia

Este sistema operativo tiene una curiosa historia detrás, que empieza con la alianza de General Electric, Laboratorios Bell (AT&T) y el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), para la creación de un sistema operativo: MULTICS (Multiplexed Information and Computing Service), que funcionaba en un mainframe General Electric GE-645.

La idea que perseguía el proyecto era construir un sistema operativo interactivo que incorporase políticas de seguridad robustas. Estamos a finales de los 60 y por entonces la seguridad se basaba en que había muy pocos ordenadores y el acceso a estos estaba reservado al escaso personal técnico capaz de entender esas máquinas. El proyecto tuvo cierto éxito y se realizaron contadas versiones de producción, pero resultó lento y AT&T se desmarcó de la iniciativa.

El sistema UNIX debe en parte su existencia a un juego: Space Travel

Dentro del equipo de los Laboratorios Bell, estaba Ken Thompson, que entre otros programas para el GE-635, había escrito un juego: Space Travel (como veis, esto de hacer “ñapas” en la oficina hace tiempo que está inventado). El “viaje espacial” resultó ser muy lento en el “súper-ordenador”, por lo que Thompson decidió escribir el programa de nuevo en lenguaje ensamblador, para un equipo más barato: DEC PDP-7. En la tarea participó su amigo Dennis Ritchie.

De esta experiencia surgió el formar un equipo para seguir trabajando en un sistema operativo derivado de la experiencia de MULTICS. La nueva criatura adoptó inicialmente el nombre de UNICS, que finalmente se convirtió en UNIX.

A partir de ahí la vida de UNIX ha seguido un camino tortuoso: AT&T se lo vendió a Novell, quien se lo vendió en 1995 a Santa Cruz Operation, que lo revendió a Caldera Software en 2001 (actual grupo SCO). Entre tanto cambio de manos surgió un problema, Novell sólo había vendido los derechos de uso, manteniendo la propiedad de la marca UNIX. Tras una batalla legal de casi una década, la marca UNIX volvió a manos de Novell.

A pesar de los más de 40 años del nacimiento de UNIX, de su evolución para adaptarse a las distintas generaciones de hardware, del cambio de manos y de la pelea por los derechos de marca, UNIX se sigue usando y vendiendo, lo comercializa SCO.

QNX

QNX en acción

De los muchos hijos pródigos que ha tenido UNIX, QNX es un buen exponente de sistema operativo basado en microkernel. Nacido a principios de los 80 de la mano de Quantum Software Systems, fue uno de los primeros en tener éxito con este concepto.

Aunque el campo donde QNX ha triunfado ha sido el de aparatos pequeños (routers, dispositivos de control de navegación aérea o destinados a trenes de alta velocidad, sistemas de información, etc.), también hizo su incursión en el escritorio.

Descubrí este sistema operativo cuando se lanzó en 2001, gracias a una revista especializada que ofrecía una versión de prueba de QNX Neutrino RTOS. Recuerdo que lo instalé en un Pentium 400 con 512 MB de RAM. Cuando lo vi funcionando --perdonad la expresión--, aluciné.

QNX fue el primer derivado de UNIX basado en microkernel que triunfó

Pensad que en aquella época Debian había lanzado la versión 2.2 "Potato", que era complicada de instalar, Red Hat andaba por la serie 7.x, aunque era algo más civilizada, y el producto estrella de Microsoft era Windows 2000.

Tener un derivado de UNIX tan fácil de instalar y que movía aquella máquina a una velocidad impropia para la época, fue toda una experiencia. En la imagen podéis ver una captura de la última versión de escritorio disponible, QNX 6.5.0, publicada en 2012. Tiene un aire retro, pero sigue siendo elegante.

QNX fue adquirido por BlackBerry en 2010 y es la base de su sistema operativo BlackBerry 10. Además de las tabletas y teléfonos de esta compañía, QNX está presente en múltiples dispositivos empleados en medicina, navegadores para automóviles, y una lista bastante larga, 32 años después de su nacimiento.

MS-DOS

En esta historia sobre sistemas operativos “abuelos” no podía faltar MS-DOS, el sistema operativo de Microsoft nacido a principios de los 80. En Genbeta publicamos su historia en el especial “Clásicos del software”, por lo que no es de recibo repetir una historia que no ha cambiado; sólo tiene un año y “pico” más..

DOSSHELL

El viejo MS-DOS ha sido todo un éxito comercial para Microsoft, a pesar de ser el único de esta reseña que no es “multi”. Su enfoque hacia la informática de consumo ha sido su gran baza, como lo es también su sencillez en todos los aspectos: tamaño, facilidad de instalación y manejo, y recursos necesarios.

A pesar de no haber evolucionado desde mitad de los 90, este viejo sistema aún sigue dando guerra por ahí, animando dispositivos que no requieren grandes funciones, y sigue vivo como un producto para dispositivos embebidos dentro del catálogo de la compañía de Redmond, con algo más de tres décadas a sus espaldas.

OS/2

OS/2 nació como proyecto conjunto de Microsoft e IBM para reemplazar a MS-DOS a finales de la década de los 80. La versión 1.0 apareció en 1987 y estaba destinada al procesador 80286 de Intel. El gestor de ventanas llegó con la versión 1.1, y cuando alcanzaron la 1.3, el matrimonio terminó en divorcio; Microsoft siguió por la senda de Windows con su 3.0 e IBM continuó desarrollando OS/2.

OS/2 Warp

Imagen | Wikimedia Commons

En 1992 IBM lanzó su primera versión en solitario: IBM OS/2 2.0, la primera de 32 bits para aprovechar al máximo el procesador Intel 80386. Esta entrega era capaz de ejecutar aplicaciones DOS y Windows. IBM OS/2 2.0 podía haber sido una gran alternativa a Windows, pero se colocó el cartel de "inestable" y ahí perdió la batalla, entre otras razones.

Durante 1994 apareció OS/2 3.0, conocido como OS/2 Warp, que realmente era revolucionario al incorporar capacidades multitarea y la posibilidad de conexión a Internet. Esta versión supuso mi primera experiencia con el sistema operativo. Como en el caso de QNX, el "descubrimiento" fue a través de una revista que lo distribuyó en CD-ROM (la alternativa era una veintena de discos de 3,5" y mucha paciencia para instalar).

Esta versión tampoco triunfó en el mercado de consumo a pesar de sus ventajas. Necesitaba cuatro megas de RAM para funcionar, despropósito de memoria que muchos equipos no tenían, los lectores de CD eran 1X, la mayoría SCSI, y con un precio prohibitivo. Internet no era un bien muy preciado por su coste, baja velocidad de conexión (lo normal eran 2 Kbit/sg los días que había suerte) y los módem resultaban caros.

Cajero automático con OS/2 Warp

Imagen | Wikipedia

Otra batalla perdida frente a Microsoft, que ya tenía en el mercado Windows 3.1. Además estaba el problema del software. Por "culpa" de OS/2 Warp compré el primer lector de CD-ROM. Llegué a instalar el sistema en un 486 con 4 MB de RAM. El sistema era bueno, el aspecto gráfico también, pero los programas que utilizaba entonces no eran compatibles. Ahí se terminó la aventura.

La última versión de OS/2 Warp (4.52) se publicó a finales de 2001. A pesar del tiempo transcurrido, OS/2 sigue vivo. ¿Dónde? En cajeros automáticos de algún que otro banco, uno de ellos español.

GNU/Linux

GNU/Linux

Imagen | Mdosch

GNU/Linux es el derivado de UNIX que más trascendencia ha tenido en el curso de los años. De su historia también nos ocupamos en el especial Clásicos del Software, además de haber recogido sus principales hitos con motivo de su vigésimo aniversario. Esos aspectos no los vamos a repetir ahora.

En lo que respecta a este artículo, destacar que el mal llamado "Linux", a secas, es el fruto de dos proyectos inicialmente diferentes: GNU (acrónimo recursivo de GNU's Not Unix!) de Richard Stallman, y el núcleo Linux, derivado de otro enfoque microkernel, Minix, desarrollado por Linus Torvalds en 1991. GNU necesitaba un núcleo y el de Torvalds le vino como anillo al dedo.

La esencia de GNU/Linux, eliminando el software que no pertenece al concepto de sistema operativo, no ha cambiado "mucho" con el tiempo (entiéndase la expresión). El núcleo ha engordado cual cebón en buen año, para albergar soporte a las piezas de hardware que han ido apareciendo. Sí, las líneas de código han pasado de medirse en miles a millones, pero el corazón es casi el mismo, y lleva latiendo 22 años. En el escritorio no ha triunfado, pero en el mundo de los servidores es O rei do carro.

Windows XP

El último de los ilustres veteranos es Windows XP, el sistema operativo de Microsoft para el mercado de consumo que más éxito ha tenido, tanto por número de usuarios como por años en la brecha. Para dolor de muchos, Windows XP dejará de recibir soporte en abril de este año.

Windows XP ha sido el sucesor, desde el punto de vista del éxito, de otro sistema operativo mítico para la firma de Redmond: Windows 95, que vino al mundo envuelto en los acordes del "Start Me Up" de los Rolling Stones.

Nacido como Whistler por su nombre en clave, Windows XP ha sido el primer sistema operativo destinado al gran público con versiones de 32 y 64 bits, construido con el núcleo y arquitectura de Windows NT. Windows XP combinó y mejoró el cuidado diseño de Windows ME con la sólida base de Windows 2000.

Microsoft Windows XP

Tras tres service pack y multitud de actualizaciones, incluido el reciente arreglo de un problema tan viejo como el excesivo consumo de recursos del proceso svchost.exe, este veterano del escritorio nacido en octubre de 2001, sigue prestando servicio en redes de cajeros automáticos, PCs de cadenas de grandes superficies y muchas empresas.

Siempre me he preguntado, supongo que al igual que vosotros, qué hubiera sido de Windows XP si su sucesor hubiera sido Windows 7 y Vista no hubiera existido. Nos vamos a quedar con la duda, me temo.

Si hay una conclusión que se puede sacar de esta parte de la historia de los sistemas operativos, es que los aquí vistos hacen buena la frase, "lo bien hecho, bien parece". También, como dice la canción de Miguel Ríos, que los viejos rockeros nunca mueren.

Imagen | Marco Lazzaroni

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio