Compartir
Publicidad

Pasar de Linux a Mac (I)

Pasar de Linux a Mac (I)
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mes pasado se dio una coincidencia muy curiosa: Diego y yo nos compramos el mismo portátil Macbook, siendo además el primer paso en serio en el mundo Mac para nosotros (más o menos). La diferencia entre Diego y yo es que mientras él era un usuario avanzado de Windows, yo era/soy/seré usuario de Linux desde hace ya algunos años. Así que desde esta semana podréis disfrutar tanto de "Las Crónicas de Riddick":https://www.genbeta.com/2007/12/15-pasar-de-windows-a-mac-i como de las mías.

Así, esta es la primera de varias entradas en las que relataré las peripecias al pasar de Linux a Mac. Como Diego, no voy a decir qué sistema es mejor, pero no porque esté tan claro que no haga falta (ejem), sino porque realmente se trata de dos sistemas muy competitivos entre sí, y con ventajas y desventajas en ambos bandos. Sin embargo, sí que me gustaría puntuar cada sistema en esos puntos fuertes, sin dejar de contar la historia principal del cambio. Por último, quizás habría que añadir que voy a hacerlo un poco más técnico y entrar en algunos más detalles, aunque me he recatado para no hacer de estas entradas un amplio reportaje sobre el MacBook.

El sistema, como ya os digo, es el mismo portátil Macbook con casi la misma configuración, a esperas de que me llegue el primer módulo RAM de 2 Gigas que está en camino. Dicho esto, vayamos con el Hardware:

Empaquetado y momento inicial boca abierta

El empaquetado de portátil, como cualquier cosa que vende Apple, es muy cuidado, minimalista y sencillo, poco hay que decir que no se haya dicho ya. Y el Macbook tanto abierto como cerrado está para comérselo. Simplemente es impecable y como de cualquier forma no es lo más interesante no me voy a extender en este punto. Como os imagináis, solo hay que abrir el portátil, introducir tu nombre y ya tenemos un sistema corriendo.

A esto no estamos acostumbrados en el mundo Linux, sobre todo en España, donde encontrar un ordenador (y más un portátil) competente con Linux instalado es casi una odisea.

Batería

Aunque Apple establezca 6 horas como máximo, en realidad la media, usándolo activamente, con Wifi activado y un brillo en la pantalla aceptable, se queda en unas 4 horas y media con MacOS X, que no está mal para un portátil así. Con Linux, si bien es cierto que con Compiz Fusion activado, baja un poco este tiempo, lo que indica que no está 100% optimizado para el sistema, como es normal. Aunque ya he echado un ojo a ciertos programas que espero me ayuden a controlar un poco más el consumo.

Componentes

Si por algo se caracteriza este portátil, es por la cantidad de pequeñas chorradas técnicas que incluye (Cámara, micrófono, acelerómetro, trackpad multipunto, bluetooth, infrarrojos más un mando, etc...), lo que te asegura unas horas de diversión descubriendo usos extraños, desde utilizarlo como sable láser, utilizarlo como sismógrafo, instarle un sistema antirrobos, cambiar de escritorio virtual a golpe limpio, manejarlo desde el móvil o hasta enlazar el mando de la Wii al portátil para, evidentemente, usarlo como sable láser.

En la parte izquierda tenemos la conexión a la corriente, una ethernet, una mini-dvi, una firewire, dos usb's, entrada y salida de sonido. La conexión a la corriente también incluye otra pequeña chorradilla muy útil, y es que se fija mediante imanes. Como punto negativo, seguro que los dos puertos usb se os quedan cortos, aunque yo todavía no he necesitado más de dos puertos a la vez de manera obligatoria.

Como al fin y al cabo MacOS es un sistema BSD/Unix, tanto las interfaces como los componentes externos se tratan de manera casi calcada. Por defecto cualquier cosa que enchufemos se monta por defecto, y es muy rápido: en menos de un segundo puedes usar el teclado/ratón que le conectes, y en menos de 5 cualquier disco duro. En este punto está más o menos al nivel de Linux, tanto para lo bueno como para lo malo. Aunque volvemos a lo anterior: evidentemente en MacOS X todo funciona, en cualquier distribución de Linux es probable que varios de estos componentes os den problemas o directamente ni se reconozcan.

Wifi

Como dice Diego, la red WIFI es extremadamente sencilla de configurar, y una vez configurado el cambio de redes en diferentes localizaciones (por ejemplo, de casa al trabajo/universidad) es automático. Aunque Linux ha avanzado mucho en este campo, todavía no llega a este nivel de sofisticación, aceptémoslo. De hecho, al probar una distro live, la única pieza hardware importante que no me reconocía era la tarjeta WIFI, ya sabemos todos quién tiene la culpa, pero aún así es un punto a favor para MacOS.

Teclado y trackpad

No coincido para nada con la opinión de Diego: para mí es un teclado cuasi perfecto, y la ligera separación de las teclas a mí me parece mejor opción que cortarme las yemas de los dedos en dos. Evidentemente tiene fallos, pero a todas personas que se lo he enseñado una de las primeras cosas que piden, sin que diga yo nada es: déjame escribir en ese teclado, que tiene un tacto estupendo. La distribución del teclado es el Querty común, cambiando solo unas pocas teclas:

  • Las teclas de función están fijadas a diversas acciones (ajustar brillo, abrir exposé, controlar volumen, etc...) y para usar de verdad F1..F12 tendremos que pulsarlas presionando también la tecla Función.
  • El símbolo ~, muy usado si utilizas la terminal, se escribe con ALT+Ñ en vez de ALT+4. Por cierto, en MacOS las teclas ALT son iguales, no hay diferencia entre ALT y ALT GR.
  • Otras teclas nuevas si nunca has usado un teclado Apple son las de Comando (a izquierda y derecha), que seguro que usarás mucho, ya que casi todos las combinaciones de tecla usan esta tecla en vez de Control. Esto facilita el trabajo con ciertas aplicaciones, sobre todo la terminal: con Control+C mandamos una señal y con Comando+C copiamos.
  • Desaparece la tecla Control derecha, lo que puede hacer más difícil usar ciertas aplicaciones multiplataforma que quieras compilar (las compiladas seguro que usarán Comando en vez de Control).

Por contra, hay ciertos obstáculos que superar: la falta de teclas que dice Diego (Suprimir, Fin, etc...), que si estás acostumbrado a usarlas (lo estás) las vas a echar de menos. Otra cosa que me pasa es que a mis dedos de morcilla les cuesta pulsar la letra ele, pero ya digo, supongo que seré torpe.

Como complemento al teclado, el trackpad es bastante competente, es grande para el tamaño de portátil y su sensibilidad es buena. Se echa en falta que haya dos botones en vez de uno, pero de todas formas se puede configurar para que dando simplemente golpecitos con uno o dos dedos, sin utilizar el botón, realice más funciones (click, click derecho, arrastrar y soltar, hacer scroll...). En Linux, la configuración del trackback es más rica de opciones en algunos puntos, aunque en general MacOS gana.

Por último en este apartado, se echa mucho en falta la técnica de Copiar/Pegar típica de Linux: seleccionando un texto lo copias al portapapeles, y pulsando el botón central lo pegas. En MacOS X no he encontrado una forma sencilla de emular este comportamiento, y he tenido que dar un paso atrás y volver al típico CMD+C y CMD+V...

Conclusiones

En este apartado, donde he contado las diferencias entre MacOS y Linux a la hora de tratar el Hardware, ha salido claramente vencedor MacOS. Pero claro, el truco está en que el creador del SO es el mismo que el que ha montado el portátil, así que otro resultado sería como poco curioso.

En la siguiente entrega hablaré de las aplicaciones software, y seguro que esa batalla tendrá diferente resultado que la primera.

En Genbeta | "Pasar de Windows a Mac I":https://www.genbeta.com/2007/12/15-pasar-de-windows-a-mac-i

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos