Síguenos

Logo de Firefox

Mozilla acaba de anunciar oficialmente la versión 4 de Firefox en su blog, y como hicimos con Internet Explorer 9 en su día os traemos un análisis a fondo de todas las características de esta nueva versión de Firefox.

Firefox 4 es fruto de mucho tiempo de desarrollo: empezamos a ver los primeros mockups a finales del 2009, y un año y unos meses más tarde tenemos la versión final, con muchas características que se han caído pero con un rediseño total de la interfaz y un navegador muchísimo más moderno. Vamos a ver cuáles son esos cambios

Una interfaz totalmente rediseñada

La nueva interfaz de Firefox con el menú integrado

Lo primero que vemos al abrir Firefox es su nueva interfaz, muchísimo más compacta que en la versión 3.6. Las pestañas ahora son rectangulares y están colocadas en la parte superior. El menú puede eliminarse y se convierte en un botón en la esquina superior izquierda, al estilo de Opera.

Además, se elimina la barra de estado inferior, que sólo aparecerá cuando estemos cargando la página o tengamos el ratón sobre un link, de forma similar a lo que hace Chrome.

Otra novedad importante es la llamada In-Content UI de la que os hablamos hace un tiempo. Finalmente sólo ha sido adoptada en el menú de complementos, mientras que el resto de menús siguen apareciendo en una ventana aparte.

La interfaz In-Content en el menú de extensiones.

Podríamos resumir la nueva interfaz como una mezcla de interfaces del resto de navegadores. En realidad esto no es nada malo porque, aparte de que todos lo hacen (mirad por ejemplo la barra de pestañas de los navegadores: apenas se distinguen en unos pequeños cambios de forma o de color), Firefox ha conseguido tener una interfaz buena, bonita y funcional, que al final es lo que realmente importa al usuario.

Nuevas formas de gestionar las pestañas

Panorama, la nueva forma de gestionar las pestañas.

Con Firefox 4 llega un nuevo sistema de gestión de pestañas. Por un lado tenemos las pestañas de aplicación, también llamadas fijas o pinned tabs según el navegador que uséis. Podemos fijarlas pulsando en el botón derecho y después en “Fijar pestaña”. Resultan muy útiles cuando tenemos una pestaña siempre de fondo, como pueda ser la del correo o de alguna red social: siempre están en el mismo sitio y no se cierran si pulsamos “Cerrar todas las demás pestañas”.

También está Panorama (que empezó llamándose Tab Candy) que nos permite gestionar visualmente las pestañas agrupándolas a través de una interfaz visual muy llamativa. Personalmente, aunque es muy bonito y moderno no le encuentro demasiada utilidad: para agrupar pestañas es demasiado engorroso, y el hecho de ponerle nombres a las pestañas tampoco me aporta demasiado. Eso sí, seguro que alguien le puede sacar buen partido, de eso no me cabe ninguna duda.

Lo que sí encuentro útil es la nueva forma que han introducido para cambiar pestañas: en la barra de direcciones. Así, sólo con teclear el nombre de una pestaña en la barra podremos cambiar a ella pulsando intro, como veis en la siguiente imagen:

Firefox permite cambiar de pestaña a través de la barra de direcciones.

Firefox: navegación muy segura y privada

Aunque Firefox no es de los navegadores con más fallos de seguridad o privacidad graves, Mozilla se ha seguido preocupando para que Firefox proporcione una navegación privada y segura. Como muestra tenemos la implementación de Do Not Track, que podéis activar en Opciones -> Avanzado -> General y que le dice a los sitios web que no quieres ser rastreado.

También han incluido CSP y HSTS. Detrás de estas siglas se esconden dos sistemas de seguridad que tratan de evitar el clickjacking y ataques XSS, y los ataques man in the middle obligando a establecer conexiones seguras por el otro. Si tenéis curiosidad por saber cómo funcionan podéis mirar los documentos técnicos, en inglés, sobre CSP y HSTS.

Soporte total de HTML5

El logo de HTML5.

Aunque estos cambios no los veamos, también son bastante importantes. En la versión 4, los chicos de Mozilla se han preocupado por soportar a la perfección HTML5 y han incluido, entre otras cosas, los códecs de WebM para vídeo HD, los nuevos formularios HTML5, los gráficos 3D a través de WebGL y CSS3.

Han añadido la API de audio, que permite a los desarrolladores de webs leer y manipular los sonidos de las etiquetas audio. También han dado más control a los desarrolladores para manipular el tipo de fuente, y ahora permiten usar gráficos SVG como imágenes normales con el consiguiente aumento de velocidad (los gráficos SVG son muchísimo más ligeros que cualquier otro tipo de imagen) y de calidad.

Firefox 4, rápido como una bala

Tests de velocidad de Firefox

Una de las cosas que más se criticaban de Firefox era su lentitud y pesadez. Los chicos de Mozilla se han preocupado bastante por corregir esto, y como podéis ver en la imagen de arriba han conseguido unos resultados bastante buenos.

Han mejorado prácticamente todos los aspectos de Firefox para hacerlos más rápidos: XPCOM (complementos), scroll de páginas (ahora es realmente fluido), Javascript y gráficos (aceleración por hardware en Windows, Linux y Mac). La verdad es que el inicio aunque no sea instantáneo es bastante rápido, y en general el navegador va muy bien, sin problemas de rendimiento.

En cuanto al consumo de memoria no se dispara demasiado: ahora mismo consume 175MB con 7 pestañas, mientras que Chrome (por poner un ejemplo) con 8 pestañas pasa de 300MB. En realidad, si tenéis un ordenador moderno con memoria suficiente (yo tengo 2GB) el consumo de RAM ya no debería importaros demasiado, ya que entra en juego el concepto “Unused RAM is wasted RAM”.

Lo que viene a decir esto es que si el navegador consume más RAM es que tiene más elementos “en caché”. Desde esa “caché” puede acceder más rápidamente a los elementos. Si no los tuviese en la RAM tendría primero que acceder a los elementos en el disco, cargarlos en RAM y después usarlos. En resumen, que con un ordenador moderno lo mejor que podéis hacer es olvidaros del consumo de RAM.

Firefox Sync de serie, sincroniza datos entre todos tus Firefox

Logo de Firefox Sync

Otra de las características que trae Firefox es Sync. Aunque ya llevaba tiempo con el nombre de Weave y en forma de extensión, Mozilla lo incluye ahora de serie. Con él podemos sincronizar todos los datos del navegador: contraseñas, preferencias, marcadores, historial y pestañas; aunque se echa de menos la sincronización de extensiones.

Tenemos que crearnos una cuenta de Sync para poder usarlo, aunque esto no es demasiado inconveniente. Para sincronizar en móviles (Android o Firefox Home en iPhone) tendremos que introducir en el navegador del ordenador un código que aparece en el dispositivo y que vincula automáticamente el navegador a la cuenta.

Otros cambios: Consola Web, instalación de extensiones sin reiniciar y multitouch en Windows 7

Además de los cambios más llamativos, también hay algunos cambios menos llamativos para el usuario normal, pero que no dejan de ser importantes. Por ejemplo, ahora hay una nueva consola de errores, la Consola Web, que muestra en tiempo real toda la actividad de una página: registro de peticiones HTTP y errores en Javascript y CSS.

En relación con las extensiones, Firefox permite ahora instalarlas sin reiniciar, además de que han incluido la SDK de Jetpack para hacer el desarrollo más sencillo.

Otro cambio es la inclusión de soporte multitouch en Windows 7, de forma que las páginas pueden aprovechar la entrada con varios dedos, tal y como podéis ver en el vídeo de arriba.

Conclusiones: un buen trabajo, pero todavía le falta algún detalle

El cambio desde Firefox 3.6 es brutal, es un navegador totalmente nuevo. Es rápido, fluido, cómodo, seguro, moderno, potente… Sin embargo, para mí gusto todavía tiene que mejorar algún detalle. Por ejemplo, si sois usuarios de Linux lo veréis a la primera: la interfaz sigue siendo horrible en este sistema, sobre todo en KDE. En GNOME puede tener un pase, aunque sigue habiendo una diferencia gigantesca con la de Windows.

También le falta integrar todos los menús con el InContent-UI: al final resulta más cómodo que los menús tradicionales, y visualmente son más atractivos (al menos en los mockups que nos enseñaron).

Pero a pesar de estos detalles, y como digo arriba, Firefox 4 es un navegador muy bueno que ha conseguido recuperar todo el terreno que le llevaban el resto de navegadores, incluso ganando en algunos aspectos. Os animo a probarlo, si no habíais usado las versiones de desarrollo os vais a llevar una verdadera sorpresa.

Vía | Mozilla Blog
Vídeo | Vimeo
Descarga | Firefox 4

Bonus: ¿Queréis saber cómo van las descargas de Firefox? Mozilla ha desarrollado esta página que muestra las descargas de Firefox 4 en todo el mundo.


Bonus 2: Xallow nos avisa sobre la página de demos de Mozilla, donde podéis ver en funcionamiento (y probar) las nuevas características de Firefox 4.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios