Qué fue de Ares Galaxy, el inesperado rival del eMule con casi tantos virus como MP3... que sigue conservando una legión de fans

Qué fue de Ares Galaxy, el inesperado rival del eMule con casi tantos virus como MP3... que sigue conservando una legión de fans
5 comentarios

Hubo un tiempo, para muchos ya lejano, en el que después de la muerte de Napster y antes de la llegada de Megaupload, Spotify y similares, las aplicaciones P2P se multiplicaron y llenaron la tierra... a un ritmo mucho mayor que aquel al que la industria audiovisual era capaz de sentar a sus creadores en el banquillo. Y los usuarios buscaban allí sus MP3s y sus AVIs y no vimos que fuera bueno, pero era lo que había.

Ya os hemos hablado de Kazaa (y Morpheus), del eMule (y el eDonkey), pero en medio de aquella galaxia de programas peer-to-peer destacaron otras muchas aplicaciones: Gnutella, Audiogalaxy, WinMX, Shareaza, LimeWire, BearShare, iMesh... y la que nos ocupa hoy: Ares Galaxy.

Un vistazo a…
BitTorrent: ¿qué es y cómo funcionan los torrents?

Ares, sacando la cabeza entre la marabunta P2P de comienzos de siglo

Ares (la mayoría de los que le conocíamos teníamos confianza con él y dejábamos el apellido de lado) desembarcó en 2002 con una propuesta basada en una instalación e interfaz sencillos, y en el uso de la red de Gnutella (una que, por aquel entonces, usaban varias de las aplicaciones mencionadas).

Seis meses más tarde, Ares lanzó su propia red (Galaxy) pero el cambio resultó transparente para el usuario: gracias a la popularidad del programa, la falta de acceso a los archivos de usuarios que usaban otros clientes ni se notó.

Tras una etapa en el que el uso de adware/spyware durante la instalación estuvo a punto de causar el rechazo de su comunidad de usuarios (como ya le había pasado a Kazaa), en 2005 llegó otro cambio notable para el programa: dejó de ser privativo y se convirtió en software libre (motivado, se comenta, por el riesgo de que sus creadores se vieran expuestos a una demanda como la que acabó con Napster).

Luego siguió mejorando: en 2006, la versión 1.9.0 incorporó capacidad de descargar detrás de cortafuegos, y en 2007 incorporaron a su versión 2.0.9 la compatibilidad con la red Torrent.

Se convirtió rápidamente en una herramienta de descargas muy popular, casi tanto (por aquella época) como Emule, que era mucho más potente pero también resultaba algo más intimidante para el usuario novato. Sin embargo, también se hizo famoso por la cantidad de archivos falsos y/o con virus que se terminó moviendo en su red.

El problema con los archivos falsos ayudaba a solventarlo con una funcionalidad poco habitual por aquel entonces: la previsualización de archivos a medio descargar. Aquellas escenas que ya se hubieran descargado, eran reproducibles en el reproductor integrado del programa.

Aunque eso no impedía que a veces se lanzaran masivas campañas de timos basados en archivos falsos como la que hace unos 9 años iniciaron los responsables de AresPublicidad.com:

Publi

Sí, hace sólo 9 años. Porque lo cierto es que, aunque claramente decreciente, Ares ha mantenido una cierta popularidad, hasta tiempos muy recientes, sobre todo en el ámbito hispanoparlante, tal como se recoge en este gráfico de Google Trends:

Trends Ares

"Pero, ¿la gente no dejó de buscar el programa en Google cuando lo cerraron?", te preguntarás. Bueno, aquí va la noticia: Ares sigue activo y funcionando. Su antigua web en Sourceforge ya no se actualiza desde la versión 2.4.6 lanzada en 2017 (van ya por la 2.5.8), pero aún sigue registrando casi 1000 descargas a la semana, que se suman a las que se vengan realizando desde su actual web oficial, más actualizada.

Pese a seguir siendo nominalmente software libre, ya no hay rastro en su web oficial del código fuente de la aplicación

Instalé Ares y sólo conseguí este estúpido MP3 de Shakira

Desde luego, Ares no está muerto, y lo hemos comprobado instalando la última versión. El proceso sigue siendo sencillo a más no poder, aunque seguimos teniendo que hacer clic en 'Decline' para evitar la instalación de software extra (eso sí, se trata del navegador Brave, podría ser peor). En unos segundos, lo tenemos instalado y funcionando:

Instalares

Aunque debo decir que, una vez que nos ponemos a buscar, la variedad de resultados no está muy allá, incluso si buscamos contenido muy popular ('Rosalía' y las siglas 'OST', de 'banda sonora original'):

Variedad
Ni medio centenar de resultados. Menos mal que no me dio por buscar nada de punkfolk post-yugoslavo.

La velocidad tampoco justifica usar este P2P en lugar de (qué se yo) YouTube, la verdad. Sobre todo porque la descarga del MP3 se quedó en pausa sin motivo aparente (finalizó tras darle a 'Reanudar') y el torrent tardó un par de horas al menos en bajarse:

Descargas2

Temas
Inicio