Las cámaras de reconocimiento facial le cuestan a Mercadona una multa de 2,5 millones de euros

Las cámaras de reconocimiento facial le cuestan a Mercadona una multa de 2,5 millones de euros
15 comentarios

Parece que la historia de Mercadona y su experimento de sistema de reconocimiento facial, han llegado a su fin. La empresa ha optado por cerrar el procedimiento abierto por la Agencia Española de Protección de Datos y han pagado una sanción de 2.5 millones de euros.

Mercadona había anunciado hace un año que comenzaría a utilizar un sistema de reconocimiento facial en sus supermercados para detectar a las personas con sentencia firme y medida cautelar de orden de alejamiento a los establecimientos, es decir, aquellos condenados por hurtos y robos. Tras el anuncio, que no estuvo libre de críticas, la AEPD inició una investigación.

"Ahora lo más responsable y riguroso es dar por finalizada esta prueba piloto"

Mercadona

Ante la "indefinición y dudas legales" sobre el sistema de detección anticipada, Mercadona ha decidido dar por finalizado el procedimiento, y terminar su prueba piloto. La propia AEPD ha confirmado que la empresa ya ha abonado la sanción y que la resolución que detalla las casuas se publicará en los próximos días.

El sistema en cuestión funcionaba capturando rostros y comparando con los previamente cargados en una base de datos. Según Mercadona, el proceso duraba solo 0,3 segundos y no guardaba ningún tipo de información.

El pasado mes de junio, la Audiencia Provincial de Barcelona, había prohibido el uso del sistema en uno de sus supermercados por "vulnerar las garantías adecuadas en orden a la protección de los derechos y libertades de los interesados", no sólo de los que han sido penados y cuya prohibición de acceso les incumbe, sino del resto de personas que accedieran al supermercado.

Mercadona llegó a probar el proyecto piloto de reconocimiento facial por varios meses en 48 de sus 1.640 tiendas

Fuentes de Mercadona explicaron a Xataka, que en ese entonces el sistema de reconocimiento se había dejado de usar hace tiempo. La empresa afirmó que en todo momento se había pedido siempre autorización a los diferentes juzgados de las tiendas donde se ha implantado.

Desde el inicio del programa, los expertos ya se cuestionaban cuándo y de qué manera había obtenido Mercadona las fotografías que servían para detectar a las personas que no pueden acercarse a sus establecimientos o trabajadores, o con qué base legal captaban con una cámara de reconocimiento facial la imagen de todos los clientes que entran a uno de sus supermercados.

Y, especialmente, cuántas personas hay con sentencia firme y medida cautelar de orden de alejamiento en vigor para que compensara la inversión en este sistema y la captación de la imagen de todos los clientes.

Temas
Inicio