Compartir
Publicidad
¿Debemos regular el "branded content" para niños? YouTube Kids abre el debate en EEUU
Actualidad

¿Debemos regular el "branded content" para niños? YouTube Kids abre el debate en EEUU

Publicidad
Publicidad

Cuenta una leyenda urbana que fueron los cultivadores de espinaca de Estados Unidos los que mandaron hacer los dibujos de Popeye. Cierto o no, el consumo de espinacas entre niños creció un 33% tras la aparición del personaje, lo que salvó a la industria en los años 30.

Casi un siglo después, con el auge de las redes sociales y el vídeo en streaming, las marcas pudieron trasladar a Internet ese branded content que ya hacían en otros medios: vincular una historia o un contenido con sus valores y su imagen. Ocurre que la línea entre contenido de marca y publicidad es difusa, y lo que en la televisión está muy regulado —como lo anuncios para niños— en Internet es motivo de debate. Hoy mismo, grupos de apoyo a la infancia pedirán a la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos que investigue el caso de YouTube Kids.

YouTube, canales de marca y unboxing de juguetes

«Queremos que quiten todos los vídeos de unboxings»

Son diez organizaciones de consumidores y defensoras de la infancia las que harán llegar hoy a la FTC una carta formal, en la instan a este organismo público a investigar la publicidad en la aplicación de Google. YouTube Kids se lanzó hace poco más de un mes como una versión de YouTube para niños, con una interfaz infantil y un buscador que filtra el contenido inadecuado para ellos.

Según la queja, Google utiliza YouTube Kids para vender anuncios enfocados a los niños de manera injusta y engañosa. No se refieren sólo a los clips de publicidad de unos segundos que salen antes de los vídeos, sino también al contenido patrocinado o branded content: por un lado, los que generan canales de marca como el de McDonald's o el de Monster High, y por otro el fenómeno de los unboxing de juguetes (que se ha convertido en un negocio millonario tanto para los creadores de contenido como para las marcas que ceden sus productos).

Queremos que Google retire los vídeos de unboxing de la app. No se revela quién está realmente detrás de estos canales, en esencia son anuncios de juguetes. Han ignorado deliberadamente las investigaciones bien documentadas sobre las limitaciones de los pequeños frente a los anuncios

Es lo que dice Jeff Chester, director del "Center for Digital Democracy", una de las voces que firman la carta junto con "Consumers Union", "Campaign for a Commercial-Free Childhood", "Children Now" y otras seis organizaciones. Chester ya ganó una batalla por la privacidad de los niños en Internet en 1998 (gracias a él, las webs no pueden tener datos personales de los menores de 13 sin el consentimiento de sus padres) y ahora cree estar iniciando una nueva guerra:

Estamos abriendo fuego en una nueva batalla con Google, Nickelodeon, Amazon, Netflix, Cartoon Network y otras empresas que intentan monetizar esta generación de niños

¿Sin branded content no hay vídeos gratis?

«Alguien tiene que pagar por el contenido gratuito»

¿Son los vídeos de canales como Lego o My Little Pony anuncios largos para hacer que los niños quieran sus productos? Creo que estaremos más o menos de acuerdo en que sí: el branded content genera afinidad con las marcas, y sus dueñas lo que quieren es vender. ¿Hay que pararlo? Aquí es donde disentiremos, o al menos donde disienten en Estados Unidos.

En Mercury News citan a Parry Aftab —una abogada especializada en privacidad e Internet— en el lado de "la defensa". Aftab cree que la queja es una reacción exagerada y que, si hay tanto contenido y es gratuito, es porque alguien paga por él. «Estamos en Estados Unidos, una nación impulsada por la publicidad».

No me preocupan los anuncios siempre que no sean de Viagra o de Victoria Secret o cosas así, y siempre que enseñemos a nuestros niños la realidad de la publicidad

Google: «estamos muy en desacuerdo»

Desde Reuters han podido contactar con una portavoz de YouTube que comenta el asunto:

Hemos trabajado con numerosos socios y grupos para la defensa de los niños durante el desarrollo de YouTube Kids y, aunque siempre estamos abiertos a comentarios para mejorar la aplicación, no hemos sido contactados por ninguno de los que firman la carta y estamos muy en desacuerdo con su opinión

Para conocer si hay acciones por parte de Google y YouTube, primero tendremos que esperar a la respuesta de la FTC cuando reciban la queja formal, que ha sido redactada por el Instituto de Relaciones Públicas de la Facultad de Derecho de Georgetown.

Imagen | Wayan Vota

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio