Compartir
Publicidad

El fundador de Uber se toma un descanso indefinido ante el alud de problemas al que se enfrenta

El fundador de Uber se toma un descanso indefinido ante el alud de problemas al que se enfrenta
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Uber está a la deriva. Su junta directiva se rompe, y ahora su consejero delegado y fundador se toma un descanso indefinido para intentar reponerse de todo lo sucedido en los últimos meses y mejorar como empresario para realizar la necesaria transformación que la compañía necesita, envuelta en una cultura empresarial tóxica y prácticas de negocio demasiado belicosas.

En un email dirigido a 12.000 empleados, Travis Kalanick aceptó la responsabilidad de lo que ocurre en la compañía y dijo que necesitaba reponerse de la muerte de su madre y convertirse en “Travis 2.0” para construir el “Uber 2.0”.

Pero Kalanick no es el único directivo de alto rango absorbido por el huracán que azota a la compañía emergente más valorada del mundo. Este lunes, Emil Michael, vicepresidente de negocios y mano derecha del fundador, abandonó la compañía. David Bonderman, inversor y miembro de la junta directiva, también se fue tras realizar un chiste inapropiado sobre mujeres en una junta.

Todo comenzó a raíz del artículo de Susan Fowler, una exingeniera de Uber, que detalló el acoso que sufrió y la sorprendente tolerancia que había en la compañía a estas prácticas. Si no hubiese tenido el coraje de hacerlo público, tal vez este huracán hubiera empezado por otro escándalo.

La compañía legal Covington & Burling, que investiga la cultura de la empresa y la tolerancia con el acoso y comportamientos tóxicos dentro de ella, concluyó un informe de 13 páginas en el que se recomienda cosas como restringir el consumo de alcohol en horas de trabajo o controlar lo que se destina a ello fuera de él.

Este terremoto es también una sacudida a la cultura de Silicon Valley, donde los fundadores siempre han gozado de mucha libertad para llevar sus compañías a expandirse internacionalmente. Los escándalos han hecho que Uber ahora tenga que esperar la llegada de Travis 2.0. Esperemos que allí a donde vaya tenga una sala adecuada para meditar.

En Genbeta | Abusos y sexismo en Uber: una mirada a la cultura del desenfreno de la empresa

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos