Compartir
Publicidad
Publicidad

El impacto del ciberataque ruso en las elecciones estadounidenses es más grande de lo que se pensaba

El impacto del ciberataque ruso en las elecciones estadounidenses es más grande de lo que se pensaba
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Sigue el culebrón. El operativo ruso se propagó por casi el doble de estados de los que se informó públicamente, dice Bloomberg, que ha podido conversar con tres personas con información directa sobre la investigación que está llevando a cabo Estados Unidos.

En Illinois, se han encontrado evidencias de que los atacantes intentaron borrar o modificar los datos de los votantes al haber accedido al software utilizado en las votaciones. En al menos un estado, accedieron a la base de datos de las finanzas de la campaña. Los hackers desplegaron sus acciones sobre 39 estados, dicen.

Estos intentos fallidos de alterar bases de datos no se conocían, y el ataque ya no sólo parece una acción de espionaje, sino una posible prueba para realizar ataques más significativos en el futuro, según fuentes relacionadas con las agencias de inteligencia norteamericanas.

La sofisticación de las incursiones preocupó a la Administración Obama, que tomó, según las fuentes cercanas al caso, una "acción sin precedente" al comunicarse directamente con el Kremlin a través de un "teléfono rojo" moderno (canal de comunicación cifrado) para ofrecer los documentos que acreditaban dichas acciones, advirtiendo de que podrían generar un conflicto entre ambas potencias a mayor escala.

Unido a la filtración de la investigación de la Agencia Nacional de Seguridad por una joven bastante descuidada en sus acciones, alertan a Estados Unidos sobre la vulnerabilidad de su sistema electoral ante potencias como Rusia, que cada vez plantea ataques más sofisticados. El exdirector del FBI, James Comey, advirtió al senado que "Rusia va a por América". Un senador piensa que "Putin no es republicano ni demócrata, sino un oportunista", visión que Comey compartió públicamente.

Esto es solo el principio, y Estados Unidos espera ataques a mayor escala que puedan alterar el justo desarrollo del ejercicio democrático. Un exoficial dijo a Bloomberg que Rusia tiene tres años para construir una nueva batería de ataques a partir de lo aprendido en esta elecciones.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos