Compartir
Publicidad

Empleados de Google y Amnistía Internacional protestan por Dragonfly, el buscador con censura para China

Empleados de Google y Amnistía Internacional protestan por Dragonfly, el buscador con censura para China
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Project Dragonfly es, junto con la colaboración en inteligencia artificial destinaba a fines bélicos de Project Maven, el proyecto más polémico de los que Google ha presentado recientemente. Ante la incapacidad o imposibilidad de operar como buscador en China, debido a la censura, Google ha comenzado a trabajar en Dragonfly como buscador que sí podría funcionar en el país asiático. Para ello, ocho años después de salir de aquel mercado, tendría que aplicar la censura y suministrar todos los datos que el Gobierno chino le ordene.

Ante tal situación, un grupo de trabajadores de la compañía de Mountain View se ha manifestado públicamente en una carta abierta dirigida a los directivos con poder para frenar el proyecto a tiempo. La novedad es que para su redacción, se han unido a Amnistía Internacional, que también ha demandado a la empresa dirigida por Sundar Pichai que no ceda a las peticiones de censura del régimen chino.

"Google debe cancelar Dragonfly"

Photo 1506158669146 619067262a00

La carta es muy dura y clara con los ejecutivos de Google. Más que con el caso chino, el grupo de empleados y Amnistía Internacional quiere que Google no favorezca la opresión: "nos oponemos a las tecnologías que ayudan a los poderosos a oprimir a los vulnerables, dondequiera que estén. El gobierno chino no es el único que está dispuesto a sofocar la libertad de expresión y a utilizar la vigilancia para reprimir la disidencia".

Con Dragonfly en China se daría un precedente que podría precipitar acciones similares por otros gobiernos autoritarios, en "un momento político volátil". Esto haría difícil oponerse a quien demandase un caso similar, aunque China, como sabemos, tiene especial interés ya que es el único gran mercado que Google no consigue monetizar de forma alguna. Android, por ejemplo, está muy extendido allí, pero todos los terminales se venden sin servicios de Google, y si los llevan, no funcionan.

El momento tampoco ayuda. La carta advierte que la decisión "se produce cuando el gobierno chino está ampliando abiertamente sus poderes de vigilancia y sus herramientas de control de la población", en referencia al sistema de crédito social que ya se ha implementado y que, por cierto, cuenta con fallos clamorosos.

Los empleados afirman que muchos trabajan en la empresa por cómo solían tratarse los casos de censura, citando las medidas que adoptó Google en 2010, cuando en lugar de censurar las búsquedas comenzaron a redirigir a Google Hong Kong. Con Dragonfly, quizás Google siga sin ser "evil", pero se acerca mucho a quien sí lo es.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio