Compartir
Publicidad

El sistema de reconocimiento facial chino confunde un rostro de un anuncio con un peatón imprudente

El sistema de reconocimiento facial chino confunde un rostro de un anuncio con un peatón imprudente
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los sistemas de reconocimiento facial se utilizan en China para prácticamente todo. Identificar ciudadanos, localizar a delincuentes, seguir a periodistas e incluso avergonzar a peatones impudentes. Esta práctica ha saltado al actualidad esta semana al exponer, para escarnio público, el rostro de una conocida mujer de negocios tras haber cruzado la calle de forma imprudente.

Una cámara registró su rostro, supuestamente protagonizando la temeraria acción, y este terminó en una pantalla gigante ubicada en la vía pública de una ciudad de la provincia de Zhejiang, al sur de Shanghai. Un pequeño texto acompañaba la fotografía señalando que esta señora, Dong Mingzhu, presidenta de la compañía de aire acondicionado más importante de China, había violado la ley.

La mujer nunca estuvo allí

Gfdsgfsdgfdsgfds El rostro de la conocida empresaria en una pantalla gigante en la calle. (Weibo)

El problema es que ella nunca estuvo allí. Al menos, no estuvo físicamente. El sistema de reconocimiento facial encargado de analizar la cara de los peatones imprudentes registró su rostro sí, pero no de su propio cuerpo, sino de un anuncio colocado en el costado de un autobús que atravesaba la calle.

La policía local de tráfico de la ciudad no tardó en admitir en una declaración hecha en Weibo que la identificación de Dong como una peatón imprudente fue un error cometido por el sistema de reconocimiento facial y, según aseguró, el problema se había solucionado con una actualización. Además, aclararon que el registro de la supuesta violación de la ley fue eliminado.

Avergonzar a peatones imprudentes a través de sistemas de reconocimiento facial y pantallas en las calles comienza a ser habitual en China

Este error se une a otras polémicas en torno a la utilización gubernamental de la tecnología de reconocimiento facial, como en Europa o Estados Unidos, donde preocupa la tasa de falsos positivos y los problemas de privacidad que puede comportar una vigilancia masiva e indiscriminada de la ciudadanía.

En cualquier caso, en China, un país en el que se contabilizan 20 millones de cámaras equipadas con inteligencia artificial para las labores de reconocimiento, este hecho casi resulta una anécdota. Al igual que la práctica de avergonzar peatones imprudentes. Tal y como explican desde Abacus, una ciudad como Shenzhen, por ejemplo, asegura que ha avergonzado a casi 14.000 peatones imprudentes en diez meses y solamente en una intersección.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio