Compartir
Publicidad
Exresponsable de vigilancia de Uber: "Robar secretos comerciales era parte de la misión"
Actualidad

Exresponsable de vigilancia de Uber: "Robar secretos comerciales era parte de la misión"

Publicidad
Publicidad

Ayer se supo que el juicio entre Waymo y Uber podría retrasarse a petición de la empresa de coches autónomos de Alphabet por la aparición de nuevas pruebas que demostrarían la conspiración de uno de sus exempleados con Uber. Una demora que en las últimas horas se ha confirmado.

Ahora, el juez que lleva el caso ha aceptado la solicitud de Waymo al comprobar que Uber ocultó pruebas durante el proceso de investigación sobre el robo de piezas tecnológicas clave del proyecto de coche autónomo de Google.

Revelaciones en privado y una treintena de páginas llenas de secretos

El que fuese responsable de un equipo de vigilancia en Uber, Richard Jacobs, reveló privadamente a los fiscales federales la existencia de un sistema secreto de mensajería y el aleccionamiento que recibían los empleados de la compañía para "destruir comunicaciones que pudieran ser consideradas sensibles", según revela la información publicada por Bloomberg.

Estas revelaciones preocuparon al juez de la causa, William Alsup, llevando a Jacobs al estrado de testigos durante el día de ayer. Finalmente, teniendo en cuenta que la información relevante proporcionada por este exresponsable de seguridad no hubiese sido compartida con Waymo, siendo esto una retención de pruebas, el magistrado decidió posponer indefinidamente el juicio.

Usaban dispositivos no rastreables y aplicaciones de chats autodestructivos
Hiding 1209131 1280

Jacobs testificó que el llamado "Strategic Services Group" de Uber se centró esencialmente en tratar de obtener una ventaja competitiva respecto a rivales fuera de Estados Unidos. Según Bloomberg, dijo que robar secretos comerciales era parte de esa misión, aunque afirmó no saber nada respecto a los trabajos llevados a cabo para extraer información confidencial de compañías estadounidenses como lo es Waymo.

La declaración de esta pieza clave enturbia todavía más este esperado proceso sobre las acusaciones de robo que recaen sobre Uber. A principio de año, el abogado Richard Jacobs envió un memorándum de 37 páginas que ha recibido el nombre de "la carta de Jacobs". Estaba dirigido al equipo legal de la compañía de transporte y en especial a la abogada interna, Angela Padilla.

Mediante estas prácticas buscaban obtener ventaja respecto a la competencia

En él se aseguraría que existió un equipo de empleados cuyo propósito fue hacerse con "secretos comerciales, código base" y otros datos de inteligencia de empresas de la competencia como Waymo, según recoge The Verge, citando a una redactora de Gizmodo. Además, se encargarían de "impedir, obstruir o influenciar" las investigaciones que se hacían a la empresa debido a varias demandas, al mismo tiempo que buscaban en repositorios de códigos "datos derramados" de firmas rivales, añade una información de The Guardian.

Esta misiva también transmitiría preocupación por prácticas clandestinas, como el uso de dispositivos "no atribuibles" y aplicaciones de chats autodestructivos como Wickr, que habrían ayudado a ocultar las comunicaciones relacionadas con estas actividades.

Las pérdidas de Uber suben casi un 40 %

Los casos sonados se le acumulan a Uber, siendo uno de los más recientes la grave ocultación de un ciberataque y el pago a los responsables, y esa situación parece trasladarse de alguna manera a sus resultados financieros. Aunque la causa de las cifras reveladas en los documentos que ha enviado a algunos de sus accionistas sean otras.

Atendiendo a estos datos, Uber perdió más de mil millones de dólares estadounidenses en dos trimestres seguidos, subiendo las pérdidas trimestrales casi un 40 %. De 1.060 millones de dólares registrados como pérdidas netas en el segundo trimestre han pasado a los 1.460 del tercero.

Los ingresos del tercer trimestre alcanzaron los 2.000 millones

Según informa Recode, el aumento de las pérdidas se podría atribuir en gran medida a la mayor competencia que sufre en todo el mundo empezando por Estados Unidos, donde Lyft ha hecho grandes inversiones para ganar cuota de mercado, o el sueste asiático, donde compiten fuertemente con Grab.

Por otro lado, los ingresos netos de Uber para el tercer trimestre alcanzaron los 2.000 millones de dólares, con un aumento de 1.660 millones respecto al trimestre anterior. Se destacan, además, los 9.710 millones de dólares en reservas brutas contabilizados en el tercer trimestre, un aumento de 970 millones respecto al trimestre anterior.

Imágenes | Web Summit y Free-Photos
En Xataka | Waymo (Google) demanda a Uber por robo de información secreta para el desarrollo de coches autónomos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio