Compartir
Publicidad
Publicidad

Facebook no fue quien apretó el gatillo

Facebook no fue quien apretó el gatillo
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La policía de Cleveland está buscando a un hombre después de que asesinara a un transeúnte, lo grabara y lo subiese a Facebook este domingo. En el vídeo se ve cómo el sujeto, identificado como Steve Stephens de 37 años, dispara en la cabeza a un anciano de 74 años tras pedirle que cite el nombre de su exnovia, a quien hace responsable de su crimen. Fue una de las numerosas actualizaciones que el sospechoso realizó en la red social, asegurando haber matado a 15 personas. Pero la policía, que todavía no ha logrado arrestarle, sólo tiene noción de un asesinato.

En un principio se creyó que el suceso fue retransmitido en directo a través de Facebook Live, pero la compañía lo desmintió horas después.

Facebook eliminó el vídeo horas más tarde y envío el siguiente comunicado a la prensa estadounidense: “Es un crimen horrible y nosotros no permitimos este tipo de contenido en Facebook. Trabajamos duro para mantener un buen ambiente en Facebook, y estamos en contacto con las fuerzas de la ley para cooperar cuando se amenaza la integridad física de alguien”.

Para Facebook, que prohíbe cualquier exhibición de contenido que incite o haga apología de la violencia, es cada vez más costoso revisar el tipo de contenido que se sube a su red. Están promoviendo el tiempo real y lo efímero; lo difícil de moderar.

Facebook es solo un espacio más de nuestra sociedad. Aunque los crímenes sean noticia internacional por ser retrasmitidos allí, la culpa de que sucedan nunca será de la red social.

Live ha estado envuelto de polémica desde su lanzamiento. Este mismo mes, la policía de Chicago arrestó a dos sospechosos de violar a una joven de 15 años y rentrasmitirlo en directo a través de esta plataforma de vídeo en directo. Los arrestados tienen 14 y 15 años de entre los seis implicados. Más de 40 personas pudieron ver la violación. Pero ninguno de ellos llamó al 911, lo que hace cuestionarse si los espectadores, desde sus casas, han sido cómplices del crimen.

“Hemos visto algunos delitos relacionados con las redes sociales, y me disgusta que la gente que los ve no coja el teléfono y nos avise”, dijo el superintendente de la policía de Chicago Eddie Johnson. “Te preguntas, ¿qué estamos haciendo como sociedad?”.

Facebook es solo un espacio más de nuestra sociedad. Aunque los crímenes sean noticia internacional por ser retrasmitidos allí, la culpa nunca será de la red social. Es una herramienta. Facebook tendrá que encontrar la forma de moderar ese contenido y avisar a las autoridades inmediatamente. A través de moderación humana o de algoritmos. Encontrarán la forma.

Es más preocupante que nos cuestionemos lo que hace Facebook en estos casos en lugar de preguntarnos por qué un chiflado que no sabe llevar una ruptura tiene una pistola, por qué unos menores de edad violan y se regodean de ello, por qué llaman a la policía cuando se es testigo de un crimen. Parece como si los crímenes se transformasen en anécdotas que contar si se presencian a través de una pantalla.

¿Hemos pasado a ser impermeables a las barbaridades que vemos en Internet?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos