Publicidad

El Gobierno da marcha atrás con la 'tasa Google' española, y promoverá su aplicación en la Unión Europea

El Gobierno da marcha atrás con la 'tasa Google' española, y promoverá su aplicación en la Unión Europea
19 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Hasta ahora, España ha sido uno de los países que más ha apoyado la 'tasa Google' o impuesto GAFA a las grandes tecnológicas. Tras ser bloqueado en el seno de la UE, el Gobierno de Pedro Sánchez ha sido uno de sus máximos defensores junto al ejecutivo francés. Sin embargo, según recoge La Información, el impuesto ha quedado enterrado en el documento 'España avanza', con el que el PSOE quiere sentar las bases para la investidura de Pedro Sánchez.

En el apartado de fiscalidad del citado documento, el PSOE habla ahora de que en la presente legislatura quiere "Aprobar la Ley del Impuesto sobre las Transacciones Financieras y promover la creación de la denominada “tasa Google” en el ámbito europeo".

El último apartado es el clave. El PSOE y los defensores de estos impuestos siempre han estado a favor de gravar globalmente a las empresas tecnológicas por su baja tributación en países como España o Francia (que ha aprobado su tasa) y "desvío" de fondos hacia Irlanda y países con sistemas tributarios similares. Sin embargo, al haberse bloqueado en la Unión Europea un impuesto comunitario, el Gobierno estaba más que decidido a sacarlo adelante a nivel español.

El Gobierno ya había aprobado la 'tasa Google' para España, por lo que se trata de un paso atrás evidente

Google

Los Presupuestos Generales del Estado que no salieron adelante, lo que entre otras cosas llevó al adelanto electoral, contenían ya una previsión de ingresos con la fórmula de la 'tasa Google' que el Gobierno había llegado a aprobar. Con ella esperaban recaudar 1.200 millones, gravando con un 3% a las empresas que superasen los 750 millones de ingresos a nivel mundial y de 3 millones de euros en España, que es lo que se había debatido en la Unión Europea.

Con el adelanto electoral, la medida quedó en el limbo, porque requería aprobación expresa tanto del Senado como del Congreso de los Diputados. Que se trata de un paso atrás es incluso más claro si tenemos en cuenta que en mayo, tras las elecciones, el Gobierno envió a la Comisión Europea el Programa de Estabilidad 2019-2022, donde todavía figuraban los 1.200 millones de euros como ingresos por impuesto sobre los servicios digitales.

Irlanda, Suecia, Finlandia y Dinamarca han sido los grandes opositores a este impuesto

¿Qué ha cambiado entonces? En La Información citan las presiones de las grandes tecnológicas como la principal causa de que ahora el Gobierno lo fíe todo a una aprobación comunitaria, que por otra parte ahora no parece estar entre las máximas prioridades de la Comisión y del Parlamento Europeo. Eso sí, Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos, reafirmó la intención de la Comisión implementar la tasa.

La Unión también lo ha fiado todo a esperar a ver si se logra una solución internacional (global) a final de año. En ese sentido, el G20 impulsará su propia 'tasa Google', pero de momento se trata todo de algo muy preliminar sin refrendar en documentos con cuerpo legislativo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir