Publicidad

Un lituano consigue estafar 122 millones de dólares a Facebook y Google enviando emails con facturas falsas

Un lituano consigue estafar 122 millones de dólares a Facebook y Google enviando emails con facturas falsas
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si algo proliferan por Internet son las estafas para intentar robar dinero a la gente más ingenua. Mi preferida es la del príncipe nigeriano que te pide que le ofrezcas apoyo económico y que así pueda acceder a una herencia (que luego, obviamente, compartirá contigo).

Si alguien tiene que estar al tanto de las estafas en Internet son gigantes como Google y Facebook, y cuesta imaginar que hayan caído en una trampa en la que les han conseguido robar 122 millones de dólares.

Se hizo pasar por un fabricante taiwanés

La persona que está detrás de esta estafa es Evaldas Rimasauskas, un lituano que se ha declarado culplable frente a la justicia de EEUU de haber estafado 99 millones de dólares a Facebook y 23 millones a Google a través de facturas falsas.

Ocurrió entre los años 2013 y 2015, periodo en el que Rimasauskas se hizo pasar por el fabricante de hardware taiwanés 'Quanta Computer Inc'. Para ello, registró esta marca en Lituania, y fue entonces cuando comenzó a enviar facturas a ambas compañías por productos que ni habían enviado ni habían sido comprados.

No estaba solo, y varias personas (que de momento se desconoce su identidad) se hacían pasar por empleados de Quanta Computer Inc. Estos falsos trabajadores se encargaban de enviar facturas a Google y Facebook, pidiendo que pagaran urgentemente los importes que todavía estaban pendientes.

Google y Facebook dicen que han recuperado los fondos
Imagen 26 3 19 12 18 Pegada

Sorprendentemente, ambas compañías cayeron en el engaño y enviaron trasnferencias millonarias a cuentas bancarias de diferentes países: Lituania, Chipre, Eslovaquia, Hungría, Hong Kong o Letonia. Por todo esto, Rimasauskas se enfrenta a 30 años de cárcel.

Tanto Google como Facebook han declarado que fueron capaces de detectar este fraude, "alertar a las autoridades con celeridad" y "recuperar los fondos". Como decíamos, Rimasauskas se ha declarado culpable y ha aceptado pagar una multa de 50 millones de dólares. Eso significa que hay más de 70 millones de dólares que no sabemos dónde se han quedado.

Empresas como Google o Facebook son gigantes que tienen diferentes divisiones y están acostumbradas a manejar cantidades multimillonarias. De todos modos, sorprende que el ingenio (y la caradura) de este lituano haya sido capaz de aprovecharse de esta situación y robarles más de 120 millones de dólares enviando emails.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir