La policía sueca no previó que el bitcoin podía cambiar de valor y ahora debe 1 millón de dólares a unos traficantes de drogas

La policía sueca no previó que el bitcoin podía cambiar de valor y ahora debe 1 millón de dólares a unos traficantes de drogas
4 comentarios

Las autoridades suecas confiscaron en abril de 2019 36 bitcoins a unos traficantes de droga como parte de una condena por vender droga online, que impuso un fiscal. Estos 36 bitcoins tenían un valor de 150.000 dólares en ese momento y ahora el valor se ha multiplicado por 10 hasta llegar a los 1,5 millones de dólares.

Mientras otras personas pierden dinero por el bitcoin, la policía sueca ha conseguido revalorizar con creces las criptomonedas confiscadas. Pero esto les trae un problema y es que ahora deben ese dinero ganado a los mencionados traficantes. Esto es porque las autoridades no cambiaron las criptomonedas a una moneda fiduciaria en el momento, como es común hacer. Sino que esperaron dos años para hacer este cambio y, al realizarlo, se encontraron con 1,35 millones de dólares de más.

Las autoridades no quisieron arriesgar

bitcoin

Esto se traduce a que, si la multa es de 150.000 dólares (la condena fue por el valor que tenían aquellos 36 bitcoins en su momento y no por los bitcoins como tal), las autoridades no pueden quedarse con el resto del dinero que al cambio vale diez veces más y ahora deben de devolverlo a los condenados. El dinero ahora tendrá que ser devuelto a los traficantes de drogas.

Por su parte, las autoridades dicen que este es uno de los primeros casos en su historia en la que tuvieron que poner una condena con criptomonedas (porque era la forma de recaudar el dinero de los traficantes) y que no tenían conocimientos sobre bitcoins para hacer la sentencia de otro modo. Por ello, en la decisión, decidieron ir a por lo seguro (el dinero al cambio), en vez de arriesgar pidiendo los bitcoins que pueden subir o pueden también perder su valor.

La fiscal Tove Kullberg ya había conseguido argumentar ante el tribunal que a el hombre (anónimo) había que requisarle sus 36 bitcoins, ya que las había obtenido mediante la venta ilegal de drogas.

Ahora, cuando decidieron cambiar esas bitcoins, con retraso, sólo tuvieron que vender tres de estas criptomonedas para generar la cantidad demandada debido al aumento del valor de la criptodivisa. Kullberg admitió su error y ha dicho que su desconocimiento de este tema "ha llevado a consecuencias que no pude prever en su momento".

Temas
Inicio