Publicidad

SETI@Home cierra sus puertas: 1,8 millones de usuarios colaboraban con su capacidad de cálculo a la búsqueda de E.T.

SETI@Home cierra sus puertas: 1,8 millones de usuarios colaboraban con su capacidad de cálculo a la búsqueda de E.T.
9 comentarios

Publicidad

Publicidad

El proyecto SETI@Home entrará en estado de "hibernación", según acaban de anunciar sus responsables, a partir del próximo 31 de marzo de 2020, tras más de 20 años en activo ayudando a coordinar los esfuerzos -totalmente infructuosos, bien es cierto- en la búsqueda inteligencias extraterrestres (tal es el significado de SETI: "Search for Extraterrestrial Intelligence").

Pero entonces... ¿desaparece el famoso proyecto SETI que llegó a 'protagonizar' películas como 'Contact'? No: SETI@Home tan sólo era una pequeña parte de dicho proyecto, destinada a desglosar las señales recibidas desde el espacio para dividirlas en paquetes de datos que luego se distribuían entre equipos informáticos de todos el mundo, que ayudaban a analizarlos cediendo parte de su capacidad de procesamiento.

Dos décadas buscando a E.T. (o a Predator) desde nuestros PCs

Gran parte de esos equipos eran sencillos PCs domésticos, que sólo tenían que instalar una pequeña aplicación para colaborar en el proyecto. Dicha aplicación fue, en primera instancia, específica de SETI@Home (y, de hecho, se llamaba igual) y estuvo activa entre 1999 y 2005.

Boinc La versión para Windows de la aplicación BOINC, que permite colaborar con varios proyectos de índole científica. / Imagen: BOINC.

Luego, SETI se sumó a la plataforma BOINC, que permitía a los usuarios 'apuntarse' a uno o varios proyectos científicos que necesitaban recurrir a la computación distribuida (y que contaba, además, con versión móvil). Actualmente, SETI@Home cuenta con 1'8 millones de usuarios, lo que lo convierte en el proyecto más popular entre los alojados en BOINC.

Sin embargo, en los últimos tiempos se habían visto superados por un competidor a la hora de 'reclutar' la capacidad de procesamiento de los usuarios: las criptomonedas, culpables de que hace dos años los responsables de SETI tuvieran que dar la voz de alarma porque la escasez de GPUs (en plena fiebre por el minado de bitcoins) amenazaba con entorpecer su búsqueda de otras inteligencias.

En aquel momento, Dan Werthimer, investigador jefe del Centro de Investigación SETI de Berkeley explicaba que

"En SETI queremos ver tantos canales de frecuencia como sea posible, porque no sabemos en qué frecuencia transmitirá ET, y queremos buscar muchos tipos diferentes de señales. Eso requiere de mucho poder de computación".

Pero la culpa ahora no es de las criptomonedas. Entre los motivos alegados para finiquitar esta iniciativa se destacan dos: en primer lugar, sus responsables reconocen que han "analizado todos los datos que necesitan por ahora".

En segundo, el trabajo de gestionar todo el procesamiento distribuido de los datos se había convertido en demasiado complejo para ellos. En cualquier caso, han querido tranquilizar a los sorprendidos usuarios anunciando que próximamente anunciarán nuevas formas de colaborar con SETI.

Vía | gHacks

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios